Homeopatía

homeopathy1

Para un escéptico profesional, resulta difícil entender la fe ciega que ponen algunas personas en teorías que no se tienen en pie ni dos minutos, cuando se examinan con un mínimo de rigor. En un lugar destacado de esa lista se encuentra una de las teorías más extrañas y sorprendentes de los últimos tiempos: la homeopatía.

Esta pintoresca “escuela” médica la inventó un tal Samuel Hahnemann a finales del siglo XVIII. La idea central (literalmente inventada por este sujeto) es que si uno puede encontrar una sustancia que induzca los síntomas de una enfermedad a altas dosis, dicha sustancia cura la enfermedad  a bajas dosis. Al parecer, Hahnemann llegó a esta conclusión tras ponerse hasta arriba de extracto de quinina (Cinchona officinalis), lo que le produjo síntomas parecidos (según él) a los de la malaria.

Armado con esta simple teoría (semejante cura semejante),  Hahnemann abordó la importante cuestión de cómo de baja tenía que ser la dosis para ser realmente eficaz; y aquí realizó un descubrimiento clave: cuanto más baja era la dosis mayor era su poder terapéutico. La homeopatía actual emplea “medicamentos” a dosis tales como 30C, lo que significa que la sustancia original ha sido diluida en proporción 1:100 durante 30 veces sucesivas.  O sea, por cada molécula de la sustancia original tendríamos 100.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000 moléculas de agua. Es decir, lo que contiene el “medicamento” es agua pura ¡En algunos casos, se emplean diluciones 50C!

La cosa va todavía más lejos. Los homeópatas reconocen que el “medicamento” puede no contener ninguna molécula de la sustancia original; no obstante, su poder curativo radica en la particular manera en que éste se prepara, mediante una técnica llamada “sucusión”. Ésta consiste en que cada vez que se realiza una ronda de dilución, la mezcla debe ser golpeada firmemente 10 veces sobre una superficie de cuero (pom pom pom pom pom pom pom pom pom pom ) de esta forma, la sustancia deja una “marca sugestiva” en el agua, la cual se incorpora a la soución gracias a la “memoria del agua”. No hace falta decir que todo esto es una bobada. El medicamento no contiene nada más que el diluyente, el agua no tiene memoria y la sucusión no tiene ningún efecto a parte de garantizar una buena agitación de la mezcla.

Hay más. Con frecuencia, el medicamento acaba siendo una píldora ¿cómo transmite entonces el agua esa “marca sugestiva” al azúcar (o lo que contenga la píldora)? Por increíble que parezca, todo esto no me lo estoy inventando: lo dicen los propios “profesionales” de la homeopatía en sus páginas web.

“El mecanismo no está claro, pero funciona” es un argumento frecuentemente esgrimido. Y es cierto. Se ha comprobado muchas veces que las píldoras homeopáticas (o de cualquier otro tipo) tienen cierto efecto terapéutico siempre que el paciente crea que está tomando un medicamento. El efecto placebo ha sido comprobado experimentalmente muchas veces, aunque -en mi opinión- no se ha estudiado con la debida profundidad. La técnica del meta-análisis ha puesto de manifiesto que los efectos de la homeopatía son indistinguibles del placebo. Aquí el trabajo clásico publicado en Lancet Shang et al. (2005).

Los homeópatas suelen tener una actitud muy defensiva frente a la “medicina convencional” y la ciencia en general. Se equivocan. Nadie dice que a priori que los métodos homeopáticos no funcionen. Sencillamente, lo profesionales de la homeopatía deberían someter sus métodos a las contrastación experimental mediante ensayos clínicos randomizados y con doble ciego (y publicar los estudios en revistas normales y no sólo en revistas de ideología homeopática). Exactamente igual que hacen los medicamentos convencionales ¿Sabían ustedes que para vender un medicamento nuevo hay que demostrar mediante ensayos clínicos que  realmente funciona, pero que los “homeopáticos” pueden venderse en la farmacia sin haber pasado estas pruebas? Tan sólo tienen que estar etiquetados como tales.

Sin duda, en el siglo XVIII la comparación entre medicina convencional y homeopática hubiera resultado bastante más favorable para la segunda. Entonces la medicina convencional tampoco tenía prácticamente ninguna base empírica y los tratamientos tradicionales eran con frecuencia dañinos. Al diluir insólitamente las moléculas “terapeúticas” se garantizaba que -al menos- no podían ser perjudiciales como una “sangría” excesiva. Sin embargo, la medicina convencional ha evolucionado bastante, sobre todo en los últimos 100 años, hasta convertirse en una disciplina basada en la evidencia (al menos, en buena parte).

La paradoja consiste en que la homeopatía es claramente un timo… y sin embargo funciona, en la medida en que el efecto placebo funciona. Para muchas personas esto puede ser razón suficiente para quedarse con ella. Por otra parte, la medicina alternativa está explotando un hueco clamoroso de la medicina convencional. Lo normal es que los médicos puedan dedicar muy poco tiempo a sus pacientes; además, suelen hacer énfasis en el aspecto más farmacológico del proceso (el médico receta y el fármaco cura). Es razonable pensar que un sistema que escuche más al paciente y le dé una atención personalizada podría utilizar el efecto placebo en toda su extensión.

La solución más pragmática consistiría en acudir al médico convencional y además (si uno se lo cree y le sobra el dinero) en ir al homeópata. Usted decide.

28 comentarios

Archivado bajo Biología, Homeopatía, Salud

28 Respuestas a “Homeopatía

  1. Totalmente de acuerdo, la homeopatía solamente cura en los países ricos, donde a falta de malaria, se inventan enfermedades homeopaticas. Lo que no se es si diluyeramos la tontería en agua, podríamos curarla.

  2. asiergallastegi

    Habria que beberse muchos baldes de disolución de tonteria. Yo tengo bastante de esto, je. De echo visito a un homeopata cada tres meses. Ya habia leido las tesis que ilustras en el post en otros lugares. No puedo decir que me dejan indiferente. De hecho me convencen. Creo que dejas de hablar de otra parte de la historia, se intuye cuando hablas del placebo y de la mejora de la atención personalizada.
    Y es que el homeopata al que voy, por cierto también medico, escucha mis dolencias en mi contexto y me orienta. También tengo un buen medico de cabecera pero las respuestas suelen venir mucho más encapsuladas.
    Cuantos infartos podriamos prevenir con un sistema sanitario que recogiera la atención y escucha en su justa manera, no dependiera de la gasolina de las farmaceuticas, …

    Nota del webmaster,
    Te felicito, asiergallastegi, tienes lo mejor de los dos mundos. Estoy de acuerdo en que el sistema sanitario es perfectible (y eso incluye a las farmaúticas).
    Dado que el efecto placebo requiere fe, los escépticos no tenemos nada que ganar visitando al homeópata y sí algunas cosas que perder.
    Un saludo

  3. “¿Sabían ustedes que para vender un medicamento nuevo hay que demostrar mediante ensayos clínicos que realmente funciona, pero que los “homeopáticos” pueden venderse en la farmacia sin haber pasado estas pruebas? Tan sólo tienen que estar etiquetados como tales.” … claro, y eso dice mucho de la pastillahomeopática: que, de antemano, se percibe como inocua.

    De todos modos, Pablo, tu último parrafo me parece algo confuso. Es más, yo apuntaría que en lugar de ir al homeópata que me clava 50 eurazos por escuchar mis tonterías, que es lo que me cura (¿?), me los gastaría en un café y una camareroterapia, que son más sufridos. Porque si lo que me cura el asma, el sida, un tumor de boca o qué se yo es darle a la singüeso … puf.

    De tus post se deduce que todas las dolencias se curan con la homeopatía, y a eso me refiero con que tu último parrafo me parece confuso. ¿O no he entendido bien?

    El problema generalizado es que la homeopatía lo cura todo y no tiene que demostrarlo, mientras que la medicina científica lo que cura lo tiene que demostrar.

    Un saludo y perdón por la diatriba.

  4. “¿Sabían ustedes que para vender un medicamento nuevo hay que demostrar mediante ensayos clínicos que realmente funciona, pero que los “homeopáticos” pueden venderse en la farmacia sin haber pasado estas pruebas? Tan sólo tienen que estar etiquetados como tales.”
    No veo lo de confuso. Evidentemente, es impresentable que exista este doble rasero. Sin embargo, yo no soy partidario de prohibir este tipo de productos; sí de obligarlos a etiquetar con una frase del tipo: no existe evidencia científica de que este medicamento tenga algún efecto curativo.
    Yo tampoco iría al homeópata pero … si alguien quiere ir. Es sumamente improbable que darle a la singüeso cure una dolencia seria, pero puede que algunos pacientes se sientan mejor. El efecto placebo ha sido estudiado de verdad y puede decirse que “existe”, aunque su utilidad sea limitada y dependiente del tipo de dolencia.
    Yo creo que el post dice explicitamente que la homeopatía es un timo y no cura nada, más allá del efecto placebo.
    Un saludo

  5. McCourtain

    ¿Qué diferencia habría entre una disolución homeopática y una vacuna?¿Es “sólo” un tema de proporciones agua-virus?Reconozco mi falta de conocimientos en estos temas.

  6. hurakanpakito

    “[…] no cura nada, más allá del efecto placebo.” Correcto, pero el placebo cura en una medida nada desdeñable (pero totalmente infravalorada). Desde mi punto de vista la homeopatía es el placebo perfecto y si hay algo que reprochar, son los precios de la consulta y de los “medicamentos”. Aunque podría ser que esto también forme parte del efecto placebo.

  7. McCourtain,
    Una vacuna contiene antigenos virales o virus atenuados, los cuales tienen un efecto demostrable sobre el sistema inmunologico.Pueden esta diluidos…pero no tanto. Los ensayos clinicos han demostrado la eficacia de muchas vacunas mas alla de toda duda.
    Un saludo

  8. suso

    Dicen que el 50% de lo que hacen los médicos no tiene aval científico, pero al menos el otro 50% tiene un cierto grado de eficacia demostrada según los requisitos de la ciencia y es infinitamente más que lo que ha demostrado la homeopatía. Que algunos médicos la utilicen no supone ningún tipo de aval científico.
    El efecto placebo es importante y está siendo estudiado por su interés para tratar a los pacientes. Sabemos por ejemplo que el color de los comprimidos o la vía de administración modifican este efecto y que hay patologías en las que al utilizar un placebo como grupo de comparación de posibles medicamentos los pacientes refieren percibir importantes beneficios o efectos secundarios. En realidad la acción de los medicamentos es la suma del efecto placebo y sus acciones propias.
    Los profesionales también modificamos este efecto, no es lo mismo decir “toma este medicamento y esperemos que mejores” que “si tomas este medicamento comenzarás a mejorar en 3 ó 4 días.
    Posiblemente es inevitable que existan estas pseudociencias en la sociedad actual, que en muchas ocasiones tratan a pacientes que no han encontrado alivio con la medicina oficial frecuentemente porque el profesional que lo ha atendido no los ha escuchado ni aprovechado el efecto placebo de sus palabras.

  9. Pablo, simplemente no veía clara la intención de la historia.

    Obviamente, las diatribas antihomeopatía hay que hacérselas a quiénes se valen de la ignorancia ajena para hacer su agosto. Más de un médico la receta a sabiendas de que sólo es placebo ¿esto no es engañar?

    Es curioso que la gente tenga diferente rasero para juzgar. De la medicina científica sólo ven los dos o tres casos de errores médicos que salen por la tele (que habrá más), y no los miles de aciertos (eso sí, al Dr House todos enganchados); de la homeopatía sólo ven el caso del vecino-conocido y no los miles de “tratamientos” inservibles.

    Saludos de nuevo

  10. Pablo:
    No siempre contiene un antígeno. También puede contener un hapten; por ejemplo un polisacárido sin proteínas ni lípidos. En este caso se provoca una respuesta inmunológica inespecífica (p. ej de neutrófilos) y no reactiva (por ausencia de lípidos).

    No soy médico ni bioquímico, sino historiador y caricaturista político. Pero en 1974-5 trabajé en Buenos Aires para un pequeño laboratorio argentino (de Río Cuarto, Córdoba) especializado en haptenes. Tuve la oportunidad de experimentar personalmente la efectividad del polisacárido de Estafilococo Aureo en una infección recidivante (forúnculo) que se contagiaron mutuamente mi hermano y su novia hasta ser resistente a todos los antibióticos. Sólo aceptaron mi intervención cuando el dolor los obligó y a la segunda inyección estaban curados.

    La experiencia más amplia del laboratorio fue con Brucella (muy frecuente en el campo circundante a Río Cuarto) y con Pseudomona Aeruginosa, la de espectro más inespecífico y efectos secundarios inesperados: es un notable normalizador del tejido conectivo (queloides, Peironé) con ventajas sobre la agresividad de los corticoides.

    Mi trabajo fue temporario y luego del golpe militar viajé al exterior por tres años. Con el tiempo supe que el laboratorio no pudo sobreponerse al poder económico de los grandes productores de antibióticos y cedió las patentes. Dejó de producirse.

    Curiosamente, una búsqueda en la web, me permitió encontrar un laboratorio alemán que se basó en aquél para usar los haptenes en…homeopatía. Con lo cual la ciencia ya no volverá a ocuparse de una rama terapéutica que queda perdida. Es estúpido pero es la realidad. Este es el enlace:
    http://www.biomedicine.com/documents/S%20haptens%20therapy.pdf

    Por otra parte un urólogo argentino siguió experimentando con el polisacárido de Pseudomona en próstata y sacó una patente en España y en USA. En su blog hay una buena síntesis histórica de la literatura científica publicada sobre los haptenes que se desarrollaron en Río Cuarto:
    http://protocolosdrbarreiro.blogspot.com/

    En realidad yo llegué hasta aquí buscando despejarme una duda sobre la Psicología Evolutiva de Tooby y Cosmides (ya tuve una polémica con los partidarios de Edge.org y pienso seguirla) que considero un darwinismo conservador por el que lamento la desaparición de Stephen Jay Gould. Será en otra oportunidad. Saludos.

    Roberto Bobrow

  11. Perfecto, pero no me negarán que hay un interés clarísimo de las industrias farmacéuticas en que determinados remedios naturales no sean conocidos por el gran público. Por ejemplo, en relación con los catarros hay una proliferación de medicamentos -que incluso se anuncian en televisión y se venden por millones de unidades-, cuando la llamada “medicina natural” (productos no patentables: por ejemplo, la equinácea) permitiría, si se generalizase su uso, prevenir (o acortar considerablemente la duración de) un gran porcentaje de catarros y gripes al elevar las defensas del organismo. Y ello con gran reducción de costes.

  12. Anibal

    Hugo , una pregunta ¿Quien fabrica o vende la equinácea? ¿Tu la compras? Las farmacéuticas quieren beneficios ¿y porque crees tu que no lo podrían sacar de la equinácea?

  13. Hugo, lo cortés no quita lo valiente, siempre que haya ensayos y pruebas al respecto, no que la prueba sea que me lo dijo el vecino del quinto. De hecho, grandísima cantidad de medicamentos (puedes buscar el porcentaje) proceden del mundo natural.

    Farmacéuticas y pseudofarmacéuticas, porque de Boiron qué me dices? Cada vez que veo su animación de cómo preparan el brebaje homeopático me da pena.

    saludos

  14. Sí, uso equinácea desde hace dos años. Antes de empezar a tomarla los catarros me duraban meses (se convertían en sinusitis). Desde que uso la equinácea no he vuelto a acatarrarme. Por cierto, no debe tomarse de manera continuada, pues -al igual que los medicamentos patentados- puede tener efectos secundarios. Hay que tomarla en ciclos intermitentes (por ejemplo, a la llegada de cada otoño).

    Pero, claro, desde que uso la equinácea he dejado de consumir múltiples productos farmacéuticos -paracetamol, antitusivos, expectorantes. etc (cuyos nombres comerciales no voy a citar aquí)-, y esto sin duda no conviene a la industria farmacéutica.

  15. Veo sustancia en tu blog, centinel

  16. De pequeña, oí hablar sobre la homeopatía. Lo de “lo semejante cura lo semejante” no lo vi disparatado. Pero lo de las diluciones me pareció sin pies ni cabeza. Y todavía sigo sin entender cómo hay quien le encuentra sentido.

  17. Cuando era niña, solian llevarme con curanderos, naturistas y homeopatas, y la mayoria de las veces me curaba porque como niña mi mamá me decía que con eso me iba a curar.

    Yo creo que más que nada es sugestión y efecto placebo. Aunque, según se, para crear defensas para alguna enfermedad, se necesita haberse enfermado alguna vez de eso y las vacunas funcionan más o menos asi; también esto podría darle cierto grado de efectividad a la medicina homeopática. Además nuestro cerebro aun es muy enigmático y existen aquellos que dicen que uno mismo se puede curar de cualquier enfermedad y con el placebo se ayuda a que esto suceda. Entonces la homeopatía podría ser un placebo nada más, pero quien realmente se cura es el paciente por si mismo y no por la medicina.

  18. Jorge

    Siempre habrá cosas en las que creer o no creer será el dilema, la propia existencia de Dios esta entre ellas, sin embargo, ésta se manifiesta a cada momento.Llevo ya bastantes años circulando por este mundo y he sido intervenido quirurgicamente en varias ocasiones y he consumido muchos kilogramos de medicina alópata y seguro que he recibido la cura respectiva pero tambien he recibido los efectos colaterales.Llevo ya muchos años atendiéndome homeopaticamente de manera preferencial y si he consumido solo placebos y me han curado, bienvenidos.

  19. Hola Jorge,
    Sin duda eres libre de elegir. No obstante, los productos homeopáticos deberían estar obligados a advertir que su eficacia no ha sido demostrada científicamente mediante ensayos clínicos.

  20. McCourtain

    Jorge, dime por favor en qué, cómo y dónde se manifiesta la presencia de Dios “en cada momento”. Yo también la quiero experimentar.

  21. Javier

    Me da mucha pena haber leido su articulo, yo soy medico Homeopata con más de 30 años de experiencia.
    Encuentro en su articulo asi como en todos los comentarios una gran falta de información con respecto a los fundamentos de la homeopatía yo les recomendaria que no hablen de lo que no saben.
    La homeopatia es cientifica y lo puede probar y la experimentación de los medicamentos es verdaderamente muy seria y comprobable.

    Respuesta del webmaster,
    Yo soy biólogo molecular con más de 25 años de experiencia en investigación y le recomendaría que dejara de recetar a sus pacientes productos cuya capacidad terapeútica no haya sido establecida con seguridad. La homeopatía no es científica y cuando se ha sometido a contrastación ha resultado ser indistinguible del placebo. Por favor, lea la publicación de Lancet a la que me refiero.

  22. Nagato

    Todo el mundo aquí habla de la ciencia y de pruebas científicas, y critíca a otros diciendo que las opiniones que presentan son “historias escuchadas del vecino de la quinta”; mi pregunta es: ¿Sus supuestas pruebas científicas de dónde las obtuvieron? ¿de artículos publicados en revistas? ¿de la Internet? o por el contrario, ¿Alguno, acaso, ha hecho o está involucrado en una investigación real de laboratorio? porque si no es así, su tales pruebas científicas, por más que aperezcan publicadas en revistas de carácter “cietífico”, no son otra cosa que historias de oídas (o “de leídas”, sería más oportuno decir), con una validez igual a la de los cuentos del vecino de la quinta. Porque lo que no se debe olvidar es que la ciencia tiene su patronos a quienes sirve, al igual que la supercheria. La ciencia es un alivio, pero hay que tomársela, como todo, con cautela, sin fanatismo.

  23. dani

    El artículo está muy bien, con el único pero de la frase “la homeopatía es un timo”. En el peor de los casos la homeopatía parece ser una forma de estimular el efecto placebo(1), que como bien dice el artículo aún está poco estudiado y aprovechado(2).

    (1)
    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16125589?ordinalpos=5&itool=EntrezSystem2.PEntrez.Pubmed.Pubmed_ResultsPanel.Pubmed_DefaultReportPanel.Pubmed_RVDocSum

    (2)
    http://www.usyd.edu.au/news/84.html?newsstoryid=4504

    http://newsroom.ucla.edu/portal/ucla/first-genetic-evidence-for-why-96163.aspx

    http://sciencenow.sciencemag.org/cgi/content/full/2008/1202/1?rss=1

    No digo que la homeopatía funcione (desde el punto de vista científico nadie podrá decirlo sin ensayos adecuados), solo que si realmente está consiguiendo resultados basados en el efecto placebo no sería nada despreciable, más bien algo que debería estudiarse si se puede potenciar.

  24. Sí, dani. Por eso creo que los medicamentos homeopáticos deberían estar etiquetados como:
    “Los ensayos clínicos indican que este medicamento no funciona mejor que el placebo”
    Los medicamentos convencionales no son autorizados si esto ocurre

  25. Pingback: El psicoanálisis no es ciencia « La lógica del titiritero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s