Cómo aterrorizar a un bebé (manual conductista)

albert

Hace unas semanas recibí un comentario indignado y cuajado de insultos, acerca de un post mío sobre el ominoso periodo en el que los conductistas dominaban la Psicología (el post aquí). Puedo entender que a los  irreductibles les moleste que su particular credo haya perdido relevancia, lo que me resulta difícil de entender es que una persona que dice dedicarse a la Psicología tenga tan poco auto-control.

Conste que yo no afirmo que todos los experimentos de la Psicología conductista sean irrelevantes, sólo que los “cabecillas” de este movimiento (sobre todo Watson y Skinner) tenían la irritante costumbre de llevar sus conclusiones mucho más lejos de lo que permitía la evidencia experimental. Esto es un pecado grave para un científico y corresponde a otros científicos señalarlo (aunque éstos trabajen en campos totalmente diferentes). Peor aun, estos trabajos traslucen una notable falta de empatía entre los investigadores y los sujetos de la investigación, fueran éstos ratas, palomas o humanos.

Espoleado por el insultante mensaje (que naturalmente borré), vaya este post también dedicado al siniestro J.B. Watson  ¿Querías caldo…?

El “pequeño Albert” (en la imagen) era un hermoso bebé de algo más de un año. Aunque sabemos poco de este personaje, debió ser un bebé relativamente feliz y, en palabras del propio Watson “extremadamente flemático”. Al parecer, nada asustaba al pequeño Albert, ni una rata, ni un perro…nada. De hecho, Albert era hijo de una empleada de la prestigiosa Universidad John Hopkins, a la que pertenecía Watson. Por razones que ahora resultan difíciles de entender, éste decidió que la confiada actitud ante el mundo del bebé constituía un interesante objeto de estudio psicológico. Ni corto ni perezoso (y sin informar a su madre), el profesor Watson y su joven ayudante iniciaron un experimento cuyo objetivo era enseñar a Albert a tener miedo a las ratas.

El dispositivo experimental era simple (estímulo…respuesta…estímulo…respuesta). “Mira a la rata, Albert” decía la ayudante. Y en ese momento BAAAAAMMMM, Watson producía un ruido ensordecedor con un martillo. Tras una cuantas sesiones, los científicos observaron con satisfacción que el pequeño Albert lloraba ante la mera visión de la rata, sin necesidad del ruido. Un pequeño problema.Albert no sólo lloraba con la rata sino con otros muchos objetos que antes sólo le producían curiosidad. Lo que Watson y Rayner habían conseguido en realidad era aterrorizar al bebé.

Llegado a este punto, la idea era revertir el miedo a la rata inducido por lo psicólogos. Para ello, Watson tenía pensado ofrecerle caramelos a la vez que veía al animal. Si esto no funcionaba, el plan B consistía en “estimular sus zonas erógenas, incluso los genitales si fuera necesario” (¿se imaginan el pollo que se montaría en estos tiempos ante una cosa así?). Sin embargo, no se llegó a esta fase del experimento. La madre de Albert sospechó algó y se lo llevó, poniendo buen cuidado en que nadie supiera su dirección. Nadie ha vuelto a saber del pequeño Albert.

No cabe duda de que el experimento era éticamente cuestionable y científicamente dudoso (¿qué pretendían averiguar realmente?). Pero no desconecten, que ahora es cuando la historia se pone realmente interesante. Un tiempo después de este extraño episodio, la señora Watson descubrió que su marido estaba liado con su ayudante, Rayner, razón por la cual pidió y obtuvo el divorcio. Hasta ahora nada que se salga de lo normal, sin embargo, la historia es un pelín más escabrosa. Al parecer, Watson no sólo se acostaba con Rayner, sino que también la empleaba como sujeto de sus investigaciones, en asuntos tales como medir su pulso cardiaco durante el sexo. Según los rumores, lo que descubrió la señora Watson fue ¡el cuaderno de laboratorio secreto de su marido! Tal vez fue por esa razón por la que fue expulsado de la Universidad y cayó en desgracia ante la comunidad científica. Esta historia llegó a ser un objeto de un artículo de investigación en 2007, según el cual no hay evidencia sólida para confirmar o descartar los rumores.

RATBOX

Watson, J.B. & Rayner R. (1920) J. Exp. Pshychol. 3:1-14.

21 comentarios

Archivado bajo Animales, Conductismo, Psicología, Uncategorized

21 Respuestas a “Cómo aterrorizar a un bebé (manual conductista)

  1. Lo del pequeño Albert no es un experimento: es una canallada.
    Saludos,

    Diego

  2. Pingback: http://www.mundo.es/4904/noticia-como-aterrorizar-a-un-bebe--manual-conductista-

  3. Jose

    Cuánto daño ha hecho la psicología…

  4. “Cuánto daño ha hecho la psicología” Lo que hay que leer…¡Madre mía!

  5. Federico

    Pelín psicópata el tal Watson…

  6. Mmmmmm. no creo, a mi me parece que es un simple rumor, hace falta evidencia, no creo que así hayan sido las cosas, lo mismo cuentan de Freud en su vida íntima, rumores, simples rumores. pero si así fue en realidad… pobre Albert.

    Nota del webmaster:El rumor no pudo ser confirmado, aunque se llegó a publicar un artículo en American Psychologist para estudiar la cuestión. El problema de fondo no es la vida personal de Watson el hecho de ir “mucho más allá de lo que permiten los datos”

  7. La psicología no hace daños, lo hacen las personas, sobre todo cuando alteran los hechos por sus creencias y rumores

    http://skinnersboxclub.blogspot.com/2009/08/el-experimento-del-pequeno-albert.html

    Cordiales saludos

  8. Sandra,
    No hay ninguna alteración de hechos. El post indica explícitamente que una parte de la historia se basa en “rumores no confirmados” (Benjamin et al. (2007) American Psychologist 4:465-51). La otra parte la cuenta el propio Watson en su artículo.

  9. muchas gracias por la referencia y por tu respuesta, saludos

  10. Alguna vez he leído que los conductistas intentaban curar la homosexualidad con técnicas semejantes. Sonaba a la Naranja Mecánica, haciéndoles ver películas que presentaban situaciones homosexuales a la vez que se les producía no sé qué estímulos dolorosos. ¿Sabes algo de eso?

    Un saludo y enhorabuena por el blog.

  11. Lorenzo

    Soy psicólogo, de orientación evolucionista. Conozco bien el programa conductista, y sus implicaciones sociales y filosóficas. Estoy de acuerdo en lo de que se salió de madre, y todo eso. Tengo ciertas “peleas” académicas con otros psicólogos que siguen defendiendo el paradigma científico del conductismo como válido aún después de la revolución cognitiva de los 70 (casi no ha llovido desde entonces).

    Y sin embargo, este post y el anterior no me han gustando nada de nada. No porque lo que digan no es cierto, sino por la apelación al sentimiento de que hace gala (“el verdugo de Skinner”, “aterrorizar niños”), destinada a pintar un cuadro de los conductistas como científicos desalmados y crueles.

    Está claro que Watson no era un personaje simpático, pero no me parece pertinente incidir en lo malo de su carácter para desacreditar sus teorías (y otro tanto con Skinner). Éstas deben ser criticadas por sí solas, con independencia de los valores de los que las plantearon, y con independencia de las consecuencias sociales y/o políticas que (algunos) puedan derivar de las mismas.

    Al fin y al cabo, Newton era un misántropo, misógino meapilas arrogante e hiriente, pero eso no significa que no tuviera razón.

  12. Lorenzo,
    De acuerdo que las bondad de una teoría no tiene nada que ver con la ética personal de su autor (puede que un poco con su arrogancia). Me autocito:
    Conste que yo no afirmo que todos los experimentos de la Psicología conductista sean irrelevantes, sólo que los “cabecillas” de este movimiento (sobre todo Watson y Skinner) tenían la irritante costumbre de llevar sus conclusiones mucho más lejos de lo que permitía la evidencia experimental

    Entiendo tu punto de vista, pero yo no tengo que lidiar diariamente con conductistas ortodoxos, ni pretendo convencerles de que los 70s ya están lejos.

  13. Néstor Mayer

    Veo que a mucha gente no le simpatiza el lado humano de Skinner. Para suavizarlo un poco, recomiendo el reportaje que le realizara un psicólogo argentino en 1987* A mi modo de ver era un intelectual de genio y figura. Un auténtico representante del monismo físico.
    Saludos
    * Dr. Guillermo Blanck:
    http://hipotesis-carolus.blogspot.com/2008/10/entrevista-bf-skinner-univ-de-harvard.html

  14. Marta

    Uan qüestion. He estudiado un poquitín de psicologia y tengo una duda:
    ¿Es conductismo eso de: si te portas bien (más bien dicho, si haces lo que yo quiero) te doy un chupa chup y si te portas mal, te doy una ostia?
    Gracias

    Por cierto, me encantan las polemicas que se montan, y como escribes. Felicidades por tu trabajo.

  15. Hola Marta,
    Los conductistas protestarían por una definición así, pero…

  16. emerson

    El niño murió a los 6 años de hidrofalia, nadie se ocupó de él, ni siquiera Watson.

  17. Charlie

    ¿Y este se considera un blog científico o dedicado a la ciencia? Siento pena….comentarios acerca de la maldad de los conductistas, su falta de sentimientos, definiciones absurdas e infantiles del conductismo que el autor del blog valora (“los conductistas se enfadarían, pero…”).
    En resumen, una sarta de tópicos que pretenden tirar por tierra (en un par de post de un blog) años y años de investigación, de ideas, de aportaciones experimentales, de teorías…
    Que balanza tan injustamente desequilibrada. No hacen falta más que un par de entradas en la red, así muy ligeritas, para convencer al que no sabe de que el conductismo está acabado (aunque la realidad académica y profesional sea otra).
    Lo de leerse a fondo la obra de Skinner, eso para qué. Aunque solo fuera “Sobre el conductismo”, donde desmonta muchos mitos y malentendidos sobre sus teorías.
    En fin, con censurar también este comentario, asunto arreglado, ¿verdad?

  18. Este es el típico tono de las personas que se sienten heridas en su Fé, lo cual lamento. No disfruto en absoluto molestando a la gente, pero por otra parte “para mí no hay nada sagrado”. Empiezo el post diciendo literalmente que NO considero que todas las investigaciones de la escuela conductista sean irrelevantes, sólo que sus fundadores llevaron sus conclusiones demasiado lejos y que considero que algunos de sus métodos experimentales bordean (o directamente transgeden el más elemental código ético). Como es el caso del artículo al que se refiere el post. Esto no es sólo una opinión mía sino una opinión generalizada entre los investigadores en Psicología excepto, naturalmente, los de la escuela conductista.
    El anónimo e indignado “Charlie” debería, al menos, leerse el artículo del propio Watson cuyo link está colocado al final del texto, y que es el objeto directo de este post. Dice literalmente:

    One of the two experimenters caused the child to turn its head and fixate her moving hand ; the other stationed back of the child, struck the steel bar a sharp blow. The child started violently, his breathing was checked and the arms were raised in a characteristic manner. On the second stimulation the same thing occurred, and in addition the lips began to pucker and tremble. On the third stimulation the child broke into a sudden crying fit. This is the first time an emotional situation in the laboratory has produced any fear or even crying in Albert.

    Resulta evidente para cualquiera (excepto para los sectarios) que el experimento en cuestión es éticamente inaceptable y científicamente discutible. El anónimo Charlie debería empezar por reconocer esto, y luego reivindicar otras investigaciones conductistas que considerase ética y científicamente válidas. Pero eso es lo que haría un científico. Un doctrinario sandría en defensa de la Fé.

    También es evidente que no hay nada en este post que falte a la verdad, y para demostrarlo, basta con leer el artículo del propio Watson. Mi compromiso moral con los lectores de este blog consiste en decir la verdad al menos en la medida de lo posible (siempre se colará algún gazapo). Pero desde luego escribo (y voy a seguir haciéndolo) sobre lo que yo quiero. Aunque se molesten los conductistas y fundamentalistas de diverso pelaje.

  19. Fede Brito

    Amen Pablo… Amen!

    Gracias por este blog, qué mas allá de eso, es un excelente espacio de debate.

  20. montse

    pz yo creo q talvez ay muchos q para verificar una teoria serian capases de cualquier cosa, aunqe aveces es inevitable tener q hacer varias practicas para combrobarlo talvez ellos se edsedieron qerienedo tocar las partes genitales del animal pero igual q todo , pz todas las cosas tienen dos caras, dos formas de verse, una por el bien de la spcologia pero por otro lado pz sio se pasaron con lo del bebe :3

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s