Diversas formas de ser ignorante

Leí el otro día este artículo en El País (aquí), donde el autor hace (medio en broma) un panegírico de lo que podríamos llamar “intuición pueblerina” frente a formas de pensamiento más sofisticadas, como es el razonamiento estadístico. En esencia, lo que dice Trueba es que los estudios científicos no valen para nada y están mayoritariamente manipulados. En contrapartida, siempre podemos fiarnos del “sentido común” para andar por la vida.

El caso es que esta línea de pensamiento ‘post-moderno’ es bastante frecuente. Implícitamente, afirma que la ciencia es una ‘realidad construida socialmente’ y que por tanto, los avances no tienen una validez objetiva, ya que se trata simplemente de cambios en la ‘moda’ (de ‘paradigma’ utilizando la terminología de Kuhn) que favorecen unas u otras teorías. Este tipo de argumentación resulta muy poco convincente. Es cierto que la verdad absoluta no existe y que los resultados de la ciencia son a veces erróneos, frecuentemente incompletos y siempre revisables; no sólo eso, sino que el proceso de investigación está sesgado por los intereses de los propios investigadores, las prioridades de las administraciones que los financian, los avances tecnológicos y un sinfín de factores adicionales. Pero esto no quiere decir que el avance en la investigación sea imposible. De hecho, es vertiginoso. Las pruebas del avance de la ciencia están alrededor nuestro en forma de nuevas tecnologías que, para bien y para mal, están por todas partes.

Si la ciencia no tiene ninguna ‘validez objetiva’ por qué tomamos medicinas cuando estamos enfermos, cómo es que la mortalidad infantil ha disminuido enormemente, cómo es posible que un porcentaje mínimo de la población sea capaz de producir alimentos suficientes para el resto, por qué  razón viajar el otro extremo del mundo resulta tan sencillo, etc.…Evidentemente, estas ventajas no son accesibles a todos lo habitantes del planeta y tienen sus contrapartidas, pero el hecho de que la tecnología ‘funcione’ indica que las teorías científicas subyacentes deben estar ‘conectadas’ con la realidad.

Naturalmente, hay algunos estudios científicos queestán equivocados, bien porque se han producido errores, o porque las conclusiones se hayan manipulado con algún fin. No obstante, vista la cosa en conjunto, es evidente que los científicos mienten muchísimo menos que (digamos) los políticos, los publicistas o incluso los periodistas. Y no porque los científicos sean mejores personas, sino porque lo escrito queda en las bases de datos y otros pueden comprobar que no es cierto y desdecir al autor. Para un científico, meter la gamba tiene un coste considerable.

Una persona que quiera considerarse “culta” en estos tiempos tiene que manejar la información de primera mano que proporciona la ciencia sobre muchísimos asuntos que afectan a nuestras vidas. Esto es difícil ya que la evidencia suele ser escurridiza. Pero el decidir a priori que “yo no me creo nada por principio” es una  tontería como una casa.

Habría que ir pensando en quitarse la boina.

Nota: El término “boina” alude a ciertas actitudes mentales y no tiene nada que ver con el hecho de llevar o no “boina física”.

20 comentarios

Archivado bajo Ciencia, Uncategorized

20 Respuestas a “Diversas formas de ser ignorante

  1. Pingback: Diversas formas de ser ignorante

  2. malalechestudio

    La verdad es que estoy contigo en eso de que no debemos dejar al campechanismo y la intuición de andar por casa cuestiones que sin duda se escapan a nuestro entendimiento, o de las que no tenemos datos que, como bien dices, sí tienen otras ciencias y estadísticas. Eso y la superstición es prácticamente lo mismo.

    Sin embargo me parece muy inocente por tu parte pensar que por ejemplo la medicina está por encima de lo humano y no se ve influída por la realidad social y política. En efecto, hay medicinas falsas y encontradas por casualidad, en efecto se pagan estudios que falseen datos y en efecto, un científico puede desdecirse al año siguiente de publicar un estudio, y nadie le arranca la cabeza. El precio una vez más vuelve a ser político, se le expulsa de tal colegio, se le retira la publicación de tal libro… pero nada más.

    Una gran parte de la investigación más avanzada la mueven las empresas, y estas tienen por definición intereses económicos.

    Mientras los científicos sean personas la ciencia sigue estando sujeta a todos los fallos y corrupciones humanas posibles. Y aunque un científico tiene un código ético fuerte derivado del método científico, y unos valores diferentes a los imperantes en la sociedad en general, muchas veces la misma ciencia puede arrojar resultados engañosos. No sería la primera vez en la historia que, cumpliendo todos los requisitos, se demuestran de forma válida en el plazo de pocos años teorías totalmente opuestas y que anulan a la otra.

    Así que, ni se puede desdeñar la ciencia sin realmente tener un conocimiento de esta ni creerla ciegamente.

    Un saludo.

  3. McCourtain

    ¿Se creerá David Trueba la veracidad científica del magnífico documental rodado en 2001 por su hermano Javier?

    http://www.megavideo.com/?v=2YXRBFX6

  4. Dejemos en paz la boina y critiquemos otras fundas mentales, como la religión, política, comercio, publicidad o las finanzas, con las que tenemos que convivir los boinados y que precisamente un conocimiento científico, no ayuda precisamente mucho.
    Item mas, los boinados, inventaron la dieta mediterránea, que los científicos aún se empeñan en desvelar. ¡Ojo!
    La boina es entre todas, la funda mental mas leve y fácil de quitar y de poner de todas las conocidas, con una capacidad asombrosa de evitar insolaciones.
    Salud y saludos.

  5. izsk

    Para no meter demasiado la pata hablando de ciencia es necesario tener en cuenta al menos dos pequeños detalles:
    No tiene nada que ver con la fé, no hay que creer en ella.
    La ciencia es dinámica, nuevos datos desmontan teorías que eran válidas antes de conocer dichos datos.

    Y es que, en definitiva, la ciencia NO es una religión.

  6. Azarías

    Un refrán popular resume mi opinión sobre el artículo de Trueba: La ignorancia es atrevida (y muy peligrosa, añado)

  7. He leído el artículo al que alude la entrada, de David Trueba, y creo que él se refiere más bien a otra cosa; concretamente a esos pseudoestudios que a menudo vemos publicados en prensa donde se establecen conexiones entre cosas que no tienen relación entre sí. Suelen ser estadísticas engañosas. Así, alguien puede hacer una encuesta entre personas afectadas de cáncer de piel acerca de si leían habitualmente el periódico, y como el 70% de ellos sí leía el periódico, pues leer el periódico es una causa o factor importante de cáncer de piel (¡!). Esto es disparatado y totalmente acientífico. No obstante, llama la atención la frecuencia con que los media se hacen eco de estas payasadas.

    En cambio, echo en falta un pronunciamiento científico sobre cuestiones importantes que preocupan a la sociedad y para las que la Ciencia debe tener respuesta. La Ciencia, y no los políticos. Por ejemplo, la gestión hidrológica (trasvases vs. plantas desalinizadoras).

    El año pasado, con la epidemia (que luego no lo fue, o no tanto) de Gripe A, muchos nos preguntamos: ¿conviene vacunarse o no? Y no había ninguna autoridad CIENTÍFICA que dijera: claramente sí, o claramente no. Entonces los no científicos qué hacíamos: ¿echarlo a cara o cruz?

    Como dices, la Ciencia -los científicos- inspiran mucha más confianza que los políticos, pues éstos últimos mienten con inusitada frecuencia. Y por eso echamos de menos la opinión cualificada y rigurosa de los científicos en un sinfín de cuestiones vitales.

  8. Lo malo es que no es cosa de paletos, sino de supuestos “intelectuales”. Claro, que con esta casta “intelectual” que tenemos viviendo del cuento (básicamente, del cuento guerracivilista), ¿qué podemos esperar?

  9. El matemático Perelman no acude a recoger su premio de un millón de dólares.
    ¿Es Perelman un ignorante?
    Seguramente tampoco.
    ¿Es Perelman un científico?
    Hay otras cosas y otro sentido de las cosas

  10. Estaría muy bueno que cuando alguien bromea tuviera gracia lo que dice.
    “Por ejemplo, nunca tendremos ni idea de si la exposición al teléfono móvil es causa de tumores cerebrales.”
    Jajaja que bueno… ¬¬ el teléfono móvil no produce cáncer
    “Nunca entenderemos por qué las redes wifi se prohíben en lugares públicos de Francia por daños a la salud, pero aquí se fomentan desde escuelas y Ayuntamientos”
    ¿Porque no solo en el diario el país hay paranoicos ignorantes?
    Saludos pablo buen post

  11. Brockman ya lo decía. A los postmodernos, incluida una parte de la izquierda, la ciencia les parece un contructo social reprobable. Él lo decía diplomáticamente, pero, a la vista de qué hace mover el mundo actual, opiniones del tipo de David Trueba son de simple asno con orejeras.

  12. Hola ZuMo De PoEsÍa,
    Buena sugerencia. ALgunas “autoridades científicas” (un contrasentido, en la ciencia no vale el argumento de autoridad) se han pronunciado claramente al respecto. Dedicaré el próximo post a recoger estas opiniones.
    Salu2

  13. Zumo de poesía (puf, vaya nick), a estas alturas decir que no hay información sobre algo es absurdo: hay información de más para cualquier cosa, incluso para la ciencia. Ahora, hay que ver de dónde la sacan los Trueba, porque creo que no se molesta mucho.

    Raztez: “¿Porque no solo en el diario el país hay paranoicos ignorantes?” Simple: en su círculo eso es güay.

  14. No pretendía ofender a los que literalmente usan boina

  15. malalechestudio,
    Soy muy consciente de que los científicos son humanos y que existen muchos factores que pueden influir en el proceso (incluida la “compra” directa de resultados por alguna empresa). Sin embargo, es muy difícil comprar a toda la comunidad científica (más que nada porque haría falta mucho dinero) y siempre surgen voces que no están de acuerdo y esto suele generar un debate. Para ir más lejos en este razonamiento tendríamos que pasar al terreno de lo concreto; es decir, en qué casos se acepta de forma general un información falsa o manipulada. Por otro lado, hay muchas cuestiones importantes para las que no existe una respuesta (científica) clara.

  16. Ricardo Amaya

    Si los políticos tuvieran como asesores a los mejores científicos del momento las cosas podrían mejorar mucho. La ciencia es objetiva por principio, otra cosa, como bien se dice aqui, son las manipulaciones que de ella se pueden hacer con fines políticos. Por otro lado la ciencia tambien nos dice (lease a E. Punset) que para muchos aspectos de la vida, la ciencia y el pensamiento racional no sirven, (o al menos son menos utiles), es mucho mejor dejarse llevar por el pensamiento emboinado, por el subconsciente, que sin mucho esfuerzo mental, en la mayoría de los casos, acierta en sus conclusiones. Aún así, para todo lo demás :¡¡Científicos al poder!!!. Un saludo.

  17. Evolutionibus, es verdad que hay mucha información, incluso demasiada (sobre todo desde la irrupción de Internet, por otro lado tan beneficioso en muchos aspectos), lo cual finalmente se traduce en desinformación. Porque, si no hay una “autoridad científica” neutral e independiente de que fiarse (ojo: digo “autoridad” no en sentido político, sino en el sentido de “digno de crédito, merecedor de confianza”), entonces los no-científicos no sabemos a qué atenernos.

    Supongo que los científicos están condicionados por factores económicos (por ejemplo, que una empresa de yogures le pague a un catedrático de universidad por avalar que determinado componente o bacteria añadida al yogur eleva las defensas del organismo), y también lamentablemente por factores ideológicos y hasta religiosos (hombres de ciencia que apoyan el “diseño inteligente”), pero los ciudadanos necesitamos un referente seguro de científicos honestos, imparciales y confiables.

    Porque digo yo que existen científicos honestos, imparciales, fiables, insobornables… ¿O tan imposible lo veis?

  18. Emilia,
    No creo que los científicos sean mejores, desde un punto de vista ético, que la media de la población. Lo que ocurre es que el sistema de publicación en revistas con “revisión por pares” pone un gran incentivo en que lo que se publica coincida esencialmente con la realidad. Para que una teoría empiece a ser aceptada es necesario que los resultados puedan ser replicados por equipos independientes. Si alguien mete una “bola” puede disfrutar de 5 minutos de gloria, pero muy pronto a alguien empezará a no “cuadrarle” algún detalle, y ese alguien estará encantado de contarlo y desenmascarar al farsante. Los científicos mienten poco porque hacerlo supone una mala estrategia. Lo que sí se hace es exagerar todo lo posible la relevancia de los descubrimientos, pero esto tiene un límite; exagerar demasiado suele debilitar la contundencia del mensaje.
    En resumen, el sistema funciona bastante bien en el sentido de que el conocimiento avance, y eso a pesar de que los estándares éticos de los científicos no son necesariamente mejores que los de la población general.

  19. Imagino que Trueba cree que la Tierra es plana, por esa regla de tres… Es lo que le dice su intuición (supongo).

  20. Gonzalo

    No deberíamos burlarnos de las boinas, pues
    evitan en invierno la pérdida de calor, y por tanto de energía, del cuerpo humano, amén de proteger de las insolaciones en verano.
    Son tal vez una herencia vestimentaria más propia de la “pequeña edad de hielo” (S.XIV-XIX), pero tienen su encanto, al haber perdurado cual entrañable vestigio en un país montañoso como el nuestro.
    Otro argumento que habla en favor de la boina es la selección natural positiva de los seres humanos, los cuales tenemos una única zona extensa cubierta de pelo frondoso: la cabeza.
    El cabello sería pues la “boina natural”, boina genética seleccionada como rasgo favorable a la reproducción exitosa.
    Sería interesante dilucidar por qué factor evolutivo se explica que tantos varones maduros tengamos alopecia… ¿Adaptación al calentamiento climático? Lo dejo en tus manos de especialista.
    Un saludo de simpatizante boinista:
    {;-)
    P.D.: Ya sé que lo de boina era una metáfora en tu post, pero metáfora por metáfora…
    Pienso en general que debemos evitar caer en el desprecio fácil a las tradiciones (al ridiculizar ciertos hábitos vestimentarios ciertamente dignos), al cual a veces nos induce una actitud excesivamente cientifista.
    Proverbio vasco: “Cubre esa cabeza”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s