Hablar con los muertos

Ser enterrado vivo es, sin ningún género de duda, el más terrorífico extremo que jamás haya caído en suerte a un simple mortal.

Así expresaba Edgar Alan Poe una de sus más terribles pesadillas en su famoso relato “El entierro prematuro”. Al parecer, el miedo a ser enterrado vivo era algo corriente en la época victoriana e incluso se diseñaban ataúdes con “medidas de seguridad” para que el infortunado pudiera pedir auxilio en tal caso.  En nuestros días, este miedo parece haber disminuido mucho o al menos no es un tema que esté particularmente de modoa Y sin embargo, en la actualidad podría existir un situación similar, padecida por miles de personas en todo el mundo, y que es aun más terrorífica. Al fin y al cabo, el enterrado vivo moriría a las pocas horas de asfixia, mientras que en el otro caso puede prolongarse años o incluso décadas.

Imaginemos la situación. Tenemos un accidente de coche y nos “despertamos” en la cama de un hospital. El problema es que no podemos movernos, ni hablar, ni abrir los ojos, ni realizar ningún tipo de acción. Los médicos certifican que estamos en “estado vegetativo” (E.V.) y ahí nos quedamos, ni vivos ni muertos… pero somos conscientes de lo que nos está pasando. Los años van pasando; nos tratan como si estuviéramos muertos. pero estamos ahí, encerrados en nuestro propio cuerpo.

Hasta hace poco, se suponía que los pacientes en estado vegetativo estaban completamente inconscientes. Podía debatirse si tenía o no sentido mantenerlos en este estado, pero nadie dudaba de su incapacidad para pensar o sentir. Sin embargo, según trabajos recientes de varios equipos de neuro-biólogos, la realidad es mucho más aterradora. Algunos pacientes parecen mantener al menos un cierto grado de consciencia y los investigadores han sido capaces de comunicarse con ellos.

Para ello conectaron a un número de pacientes en E.V.a un escáner cerebral, lo que les permitía observar qué áreas particulares se activaban cuando les hacían determinadas preguntas. Para responder “sí” los pacientes debían pensar en “jugar al tenis”;  para responder “no” debían pensar en “estar andando por su casa”. Las áreas cerebrales que se activan en cada caso son muy diferentes y fácilmente distinguibles en el escáner.

Los familiares de los pacientes certificaron luego que las respuestas eran correctas (información que no tenían los médicos durante el experimento). Por ejemplo, uno de ellos fue capaz de contestar que el nombre de su padre era Thomas.

Desgraciadamente, esta técnica es muy cara y difícil de realizar, por lo que no puede constituir un medio de comunicación rutinario. Los científicos están trabajando en desarrollar un método que pueda aplicarse más fácilmente. Es evidente, que las consecuencias de estos experimentos son muy perturbadoras para la práctica clínica.

La “vida” y la “consciencia” no son cuestiones de blanco o negro. Más sobre el tema  aquí

“Willful Modulation of Brain Activity in Disorders of Consciousness.”
Monti, Martin M., Vanhaudenhuyse, Audrey, Coleman, Martin R., Boly, Melanie, Pickard, John D., Tshibanda, Luaba, Owen, Adrian M., Laureys, Steven.
N Engl J Med Published online 3 February 2010.
DOI: 10.1056/NEJMoa0905370

13 comentarios

Archivado bajo Biología, Neurobiología, Salud

13 Respuestas a “Hablar con los muertos

  1. ¡¡¡Joder qué yuyu!!!

  2. Buscando información sobre el tema de preferencias de pareja, me he encontrado con un post suyo de 2008 (“las guapas piden la luna”).
    No voy a emitir mi opinión. Solo quiero informarle de que no es Donald Buss sino David Buss.
    Un saludo

  3. Gracias leugim62
    Lo corrijo
    El post se titula “las chicas guapas piden la luna”, no “las guapas piden la luna”…
    y en cualquier caso puedes emitir tu opinión siempre que lo hagas educadamente

    Un saludo

  4. Madre mía. Corro ha hacerme un testamento vital para que me maten rápidamente si caigo en estado vegetativo…

    Imaginar pasar años sin poder hacer absolutamente nada más que ver pasar las horas… segundo tras segundo… ¡No se me ocurre peor tortura! ¿Cómo permanecer cuerdo?

    Un saludo

  5. Efectivamente, la consciencia es un “continuum”. No parece existir un límite claro entre la conciencia de sí mismo y la no conciencia.

    Vide:
    http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Estimulacion/cerebral/comer/hablar/peinarse/conciencia/minima/elpepisoc/20070803elpepisoc_6/Tes/

    Saludos

  6. McCourtain

    Pablo, cuando te da por darnos el día…🙂

  7. Pingback: Hablar con los muertos

  8. What happened with you???

  9. La primera vez que leí la historia de Fray Luis de León, que fue enterrado vivo, sentí por dentro una angustia enorme.
    No puedo lelgar a imaginar la que se sienta en un caso como el que citas en el artículo, ser consciente de todo y no poder expresar nada de nada. terrorífica.

    Salu2 y enhorabuena por el blog

  10. HORAS ROTAS

    …cuando
    la noche,
    en
    cuarentena
    encuentre
    al
    dia
    y te
    abrace
    al mediodia.
    ¡Me diras
    amada mia !
    ¿Como te
    amo aun
    todavia ?
    Y si
    de ese
    amor ido
    no hubiera
    o ni
    lo hubiese
    + abrazos.
    Entre
    – yo,tu ,el –
    seria
    mi limo:
    ¡limon y
    vida via.
    ¡Hasta que
    se une
    sin ella
    hoyo mio
    aya es
    aunque
    se muera
    alla vivas
    don de ti
    para contigo
    y siempre…

    En un mayo donde
    cargado de flores aun
    se resiste los envites de la nieve
    que da tras el aguacero
    surgido de lo inesperado.
    hado con sabor a fuente
    agua planchada y vision
    de roca al paso de la gaviota
    mudo y quedo nos da
    saludos sin que nos toque,
    para tod@s.

    un fuerte abrazo con olas salvajes
    dentro + horas vuestr@s sin reloj.

    desde mis
    HORAS ROTAS
    Y AULA DE PAZ

    TE SIGO TU BLOG

    CON saludos de la luna al
    reflejarse en el mar de la
    poesía…

    AFECTUOSAMENTE

    ESPERO SEAN DE VUESTRO AGRADO EL POST POETIZADO DE CHOCOLATE, EL NAZARENO- LOVE STORY,- Y- CABALLO, .

    a tod@s,

    vuestro amigo:

    jose
    ramon….

  11. ene

    Pues si se me permite, creo que es necesario hacer algunas puntualizaciones:

    Primero, la definición clínica de E.V. se refiere a los pacientes en los que existe un cese de las funciones cerebrales por destrucción cerebral masiva, en preservación de la actividad del tronco cerebral (que permite la permanencia del organismo, al controlar latidos, respiración…).

    Por otro lado, en la valoración del estado de la conciencia hace mucho que se abandonó el blanco y negro. Es más, en esta valoración, se incluyen parámetros mucho más amplios que la percepción del yo.

    Sobre el estado de muerte cerebral, éste se define con unos criterios muy estrictos, que implican (entre otras cosas) la comprobación del cese de las funciones cerebrales superiores por numerosas vías, que van desde comprobar que el registro eléctrico del cerebro no muestra actividad en varias ocasiones, hasta la demostración de la ausencia de flujo sanguíneo a nivel cerebral (que es imprescindible para que cualquier tejido, y en especial el nervioso, funcione).

    Fuera de la definición de muerte cerebral, ninguna persona con conciencia disminuida es considerada como muerta. Y he dicho ninguna.

    Sobre la apreciación de que “se quedan ahí” sin más, no es cierto. La permanencia en cama o no de los pacientes en estado de disminución de conciencia depende de muchas variables, y si la decisión es la de mantenerlos no será vacía.

  12. Fleischman

    Uff, precisamente hoy leía esta noticia:
    http://www.20minutos.es/noticia/764993/0/parpadeo/mantiene/vida/
    (Seguramente hay medios más serios que tratan la noticia.)

    También leí una vez que la expresión “salvado por la campana” viene precisamente de una cuerda que se ataba a la mano del (presunto) difunto, y que hacía sonar una campana en caso necesario (en aquella época no había móviles…).

    Un saludo.

  13. Coincido con lo que se expone en el artículo; debe ser una de las peores pesadillas que nos puede pasar en la vida. Conocía esto a través de la TEDxBuenosAires, a la que tuve la suerte de poder asistir, donde un conferencista habló de la comunicación con los pacientes mediante la técnica de imaginar “la cancha de tenis” y el “paseo por la casa”.
    Dejo el link al video de la charla, donde también se tocan otros temas por demás interesantes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s