Savater se equivoca

Extremadamente floja, aunque -hay que reconocerlo- algo ambivalente, la defensa que hace  Savater de las corridas de toros en EL PAIS de hoy  (El artículo aquí) que -significativamente- acaba con la frase “Fernando Savater es escritor”, imagino que para dejar claro que habla a título estrictamente personal y no como miembro de comunidad académica.

Pero vayamos por partes.  El principal hilo argumental está reflejado en la frase “la civilización humana se basa en el maltrato de los animales” ¡Falacia Naturalista Pura y Dura! Vale que los humanos hemos sido cazadores primero y agricultores después, y que durante toda nuestra historia como especie el maltrato animal haya sido una constante, pero eso no significa que deba seguir siéndolo y que debamos aprobarlo. El transporte ya no se realiza (fundamentalmente) a caballo, son los tractores los que aran la tierra y los tanques -y no los elefantes- los que acompañan a los soldados. Análogamente se podría argumentar que la violencia y las guerras han formado parte constante de nuestra historia (La civilización humana se basa en la guerra), así como la esclavitud, o la  marginación y violencia contra las mujeres. Es evidente que tenemos el derecho (y el deber) de romper con las tradiciones que consideremos aberrantes o simplemente inadecuadas ¿o no?

Sin solución de continuidad, Savater utiliza el conocido argumento de “es una salvajada, pero existen otras salvajadas“, como la caza, la experimentación animal y la misma producción ganadera. Curiosamente,  la agenda completa de los defensores de los animales se emplea como una razón para no abolir las corridas. Es evidente que cada una de las situaciones mencionadas plantea problemas morales, me parece muy raro defender las corridas de toros por el hecho de que algunos animales sean maltratados de otras formas. Es como decir que nos oponemos a que se acabe con el hambre en Mali si no acaba con ella simultáneamente en Etiopía.

Pero las corridas de toros son diferentes a las otras actividades mencionadas. En ellas no se hace una Fiesta pública (¡incluso televisada!) de un acto de innegable tortura. En los mataderos, señor Savater, los animales mueren pero sufren lo menos posible, al menos con la legislación vigente en Europa.

¿Y eso de que un Parlamento no es lugar para hablar de moral? Los Parlamentos hacen las leyes y sobre éstas tiene que haber (necesariamente) un planteamiento moral. Si la violencia machista fuera considerada algo aceptable no se habrían promulgado leyes para evitarla. Si los Parlamentos de muchas naciones no hubieran pensado que la esclavitud era inmoral no la habrían abolido en el siglo XIX.

Tampoco aclara  a quién alude con la frase “Existen más razonamientos éticos en el cielo y la tierra de lo que la filosofía de Peter Singer supone”. No sé a qué filósofo se refiere, pero en este sentido, el consenso parece ser aplastante: a la inmensa mayoría de los habitantes de los países de nuestro entorno las corridas les resultan un espectáculo degradante, e incluso en España el interés por ellas es minoritario (Encuesta Gallup sobre el interés por las corridas en España).

La mención de que Hitler fuera vegetariano y “promulgara leyes para proteger la naturaleza” es otra salida de pata de banco ¿es malo ser vegetariano porque lo fuera Hitler? ¿Deberíamos cargarnos la naturaleza más deprisa para llevarle la contraria a su espectro?

Y acaba con una frase lapidaria “[las posturas abolicionistas]no reflejan un acercamiento a la naturaleza, sino el predominio humanista de dos instancias desconocidas en ella: la compasión y la hipocresía”. De acuerdo en la primera parte: la oposición a las corridas no tiene nada que ver con el ecologismo y es perfectamente posible ser pro-taurino y ecologista; tiene que ver con el problema moral que nos plantea a algunas “almas delicadas” (en palabras del propio Savater) que la tortura de un ser capaz de sentir dolor sea objeto de diversión y regocijo para algunos.

Y lo de la hipocresía ¿de quién es la hipocresía?

29 comentarios

Archivado bajo Animales, Ganadería, Maltrato animal, Uncategorized

29 Respuestas a “Savater se equivoca

  1. Para mí el problema es complacerse en el sufrimiento o la muerte.

    Un saludo

  2. Pingback: Savater se equivoca

  3. gerg

    Si alguien cree que un aficionado taurino va a la plaza a recrearse con la muerte y la tortura animal difícilmente puede comprender el sentido de la tauromaquia ni de otras muchas cosas. Y yo soy de los que no van a la plaza porque ver sufrir a un animal y ponerse en peligro a un ser humano no me compensa todo lo demás que tiene la fiesta.

  4. Tay

    Has hecho muy bien en realizar este análisis, deberían ponerlo de seguido del horrible texto de Savater.

    Aunque discrepo en ese punto de que los animales de granja sufren lo menos posible, el resto del análisis me parece acertadísimo.

    Un saludo

  5. Hitler era malo.
    Hitler respiraba.

    Los que respiran son malos.

    (menos mal que tengo branquias)

  6. Totalmente de acuerdo con la crítica. Me resulta cuanto menos curioso, por otro lado, lo mucho que hube de leer los textos de Sabater en clase de filosofía, la misma asignatura en la que enseñaban lógica. Porque acostumbro a leer en las opiniones de este escritor la mayor cantidad de falacias por párrafo posible (imbuidas en mala leche y socarronería).

    Al final va a resultar que lo más lógico para los amantes de la naturaleza sería dedicarse a ajusticiar animales con espadas.

  7. Hola Tay,
    Coincido en que la forma en que tratamos a los animales de granja requiere una reflexión aparte, pero es un asunto diferente al del toreo. Sin duda, la forma en que se realiza el sacrificio en los mataderos intenta minimizar el dolor.

  8. gerg,
    Nadie niega que los aficionados a las corridas vean “algo más” en ellas, algo que consideran valioso y de alguna forma “arte”. Pero también es innegable que ese “arte” está construido sobre la tortura /dolor/ sangre. Hace unos años un “artista contemporáneo” organizó un performance que consistía en dejar a un perro atado en la galería de arte, sin comida ni bebida, hasta que se murió. El tipo inisitía en que eso esa “arte” y que los demás no lo entendíamos.

  9. Pues Savater patina en esto, como con el tema de las bodas gays, y mira que muchas buenas ideas se las debo a este filósofo.

    @gerg te respondo en mi última entrada http://bit.ly/aoqvYA

  10. Heli, ¿Savater también está en contra del matrimonio homosexual? También está contra el aborto y, por lo visto, a favor de los toros. No entiendo nada.

  11. loxias

    con todo el respeto del mundo al “filósofo” y sin perjuicio de la monumental ignorancia que me reviste….. Fernando Savater me parece (y siempre me ha parecido ) un reverendo pelotudo.

  12. Silverio Franconetti

    Y sin embargo, en el debate humanismo antitaurino contra ecologismo taurino, hay algo que no deja de ser cierto.

    ¿Fue realmente bueno que los asnos fuesen substituidos por los tractores como dices en tu post?

    Sinceramente creo que no, a día de hoy los asnos están casi extinguidos en España y los tractores emponzoñan el medio ambiente.

    Con los toros pasa otro tanto. Sin corridas de toros su cría carece de sentido y carecen de sentido las enormes dehesas que se dedican a tal actividad; de forma que, una sensibilidad humanista, podría acabar convirtiendo al toro de lidia en una rara avis (como el asno) y las dehesas cambiarian de finalidad. Podemos protegerlas por ley y ordenar que continúe la actividad ganadera en las dehesas pero, en pocos años, la lógica del mercado se impondrá. Como los tractores sobre los asnos.

    Creo sinceramente que los taurinos son ecologistas y aman a los animales; sin embargo creo sinceramente también que su sensibilidad es distinta a la nuestra.

    No quiero ver sufrir a un toro (no sé si por él o por mi naturaleza empática de mamífero) pero tampoco quiero verlo en vías de extinción como a los asnos. Dudo siempre de si en el fondo tendré o no razón. Sé que no me gustan las corridas y no voy a ellas. Sé, por otro lado, que puedo estar equivocado y por ello no trataré de imponer a nadie mi sensibilidad.

    Ustedes me sabrán disculpar que no sea beligerante en esta guerra.

  13. Este señor, Savater, ya nos tiene tristemente acostumbrado a usar mucha palabrería para, al final, no decir nada. Parece como si disfrutase alardeando de su erudición. Y ésa es una forma un tanto cínica de salirse por la tangente y no abordar el núcleo del asunto.

    La cuestión es simplísima: ¿Debemos aceptar el sufrimiento innecesario? ¿Es compatible ello con la moralidad que se ha de suponer a la especie más inteligente del planeta?

    Aun cuando admitamos seguir alimentándonos de animales, los humanos podemos (y debemos) asumir el reto de no causar dolor, o al menos reducirlo al mínimo posible.

    En este punto no faltan sofistas que arguyen cosas como ¿Pero entonces no mataremos a los piojos cuando nos infecten el cabello? ¿No usaremos insecticidas para proteger los cultivos? ¿No emplearemos antibióticos para destruir a las bacterias (que, a fin de cuentas, son también seres vivos)? Sí, dicen muchas sandeces así para desviar la atención del núcleo del problema.

    Porque la respuesta es que sí, que vamos a seguir eliminando seres vivos porque no parece haber más remedio, pero hemos de hacerlo siempre por motivos justificados (entre los cuales no está la mera diversión o pasatiempo) y siempre, siempre, siempre causando el mínimo dolor posible a esos seres.

    Así pues, en definitiva, un cero patatero para el señor Savater.

  14. Silverio,
    1) Evidentemente, es bueno que haya tractores. Sin tecnología, el 90% de la población tendría que dedicarse a la agricultura y el efecto de los tractores sobre el medio-ambiente no es particularmente grave comparado con, digamos, el de los coches (aunque sólo sea por su número). Volver a emplear animales para carga y labranza no es una propuesta seria. Evidentemente, sería un error dejar que el burro y otros miles de razas y variedades de animales y plantas domésticos desaparezcan. Habrá que buscar soluciones imaginativas.
    2) La cuestión de las corridas constituye un problema ético sobre si es aceptable hacer una fiesta de la tortura de un animal. No tiene nada que ver con el ecologismo. El posible “problema” de qué hacer con las dehesas es un argumento traído por los pelos. Análogamente, si se prohíben las corridas los toreros se quedarán en paro y las plazas de toros tendrán que buscar un uso alternativo.

  15. Creo recordar (añadiría yo) que el circo romano dejó de funcionar y no por eso se extinguieron los leones.

    De todas formas, hay algo claro, y es que las corridas de toros cada vez concitan menos seguimiento, menos afición. Felizmente la mayoría de los jóvenes de hoy (adultos de mañana) no muestran ningún interés hacia esa manifestación de infracultura, y se lo pasan mucho mejor conectándose, relacionándose y haciendo amigos o parejas a través de las redes sociales.

    Como en tantos aspectos, Internet acabará con esta lacra que es la tauromaquia, pues en el fondo y como otras tantas cosas, la afición a los toros tiene su origen en un espíritu pueblerino que es incompatible con la universalidad, el cosmopolitismo y la democratización que Internet propicia.

  16. Pingback: Terapia de Choque - Ensalada de enlaces

  17. klosewaitz

    > Silverio

    Llevemos el argumento de ‘sin las corridas de toros la especie se extinguiría’ a otros ámbitos.

    Hoy en día han caído las barreras entres razas en la mayor parte del mundo. En Estados Unidos, por ejemplo, los ‘negros’ puros cada vez van a serán dificiles de encontrar (Obama es un buen ejemplo de ello). ¿Significa eso que deberíamos volver a estrablecer barreras raciales para evitar la desaparición de las razas?

    Porque si el mantenimiento de una raza es argumento suficiente como justificar la tortura, en mucha mayor medida lo sería para prohibir las parejas interraciales (esta prohibición nunca será tan grave como el hecho de permitir la tortura). ¿Quiero eso decir que está a favor de ambas cosas?

  18. Juan Jose Diez

    Supongo que si Gallup dice que hay cada vez menos partidarios de las corridas, lo mejor sería que la fiesta se fuera agotando naturalmente, sin que políticos hipócritas (no prohiben los encierros si son catalanes) la finiquitaran con papeleos.Los argumentos de Savater son flojos, pero las corridas en España son un rasgo identitario muy fuerte, muy anclado no sólo en nuestra cultura con mayúsculas (musical, pictórica, literaria) sino en la popular. Y abolir por decreto una costumbre de siglos me parece un empeño artificial e inútil.

  19. carlos

    Creo sinceramente que hay gente que o no se ha leído el texto de Savater o bien no lo ha entendido, pero critica igualmente.

    Primero de todo, por mucho que quieras el Parlamento no decide lo que es bueno o es malo. Faltaría más. El Parlamenteo decide lo que es legal o no. Independientemente de que lo legal y lo bueno coincidan para algunas personas o no. Cada uno pensará qué es bueno o deja de serlo.

    Si te parece que algo ilegal es bueno, te jodes, que para algo estamos en democracia. Pero lo que decide el Parlamento es la legalidad de las cosas, repito, independientemente de la controversia moral que tenga en otras personas.

    Y a lo que voy, Savater ha escrito algo para incitar al debate. No veo ninguna defensa abrumadora de las corridas de toros. Veo simplemente que aporta argumentos de por qué esto no se zanja tan simple como algunos creen.

    Aquí estamos hablando de que se va a permitir a unas personas prohibir a otras ver corridas de toros. Vale, igual que ahora se prohíben otras muchas cosas. Estamos en democracia, de eso va.

    La cuestión es si esta prohibición en particular se sustenta en algún argumento, si las torturas que yo hago a animales son mejores que las que hace el otro. Por eso habla de hipocresía.

    Tú dices:

    “defender las corridas de toros por el hecho de que algunos animales sean maltratados de otras formas.”

    No creo que esté defendiendo, ya digo, las corridas, sino criticando qué criterio es el que permite distinguir que las corridas de toros son lo primero en ser ilegalizado.

    Por qué ésto en particular es lo primero del programa de los ecologistas.

    Teniendo en cuenta que salvajadas hay muchas, por qué ésta en particular.

    Y en el artículo Savater no da ninguna respuesta, ni a favor ni en contra. Sólo muestra los argumentos y la poca solidez de algunos de ellos.

    La cuestión es, teniendo en cuenta que “salvajadas hay muchas”, por qué empezar prohibiendo una “con tirón” en determinados sectores de población.

    Yo no sé la respuesta. Sé que no me gustan las corridas y por eso no voy a verlas. Pero no sé qué es lo que os vuelve tan convencidos de que hay que prohibirlas.

  20. carlos,
    Algunas obviedades:
    1) He leído el artículo de Savater
    2) Savater defiende las corridas de toros
    3) La legislación española prohíbe el maltrato de animales en general, pero establece algunas excepciones como las corridas y otras barbaridades tradicionales (tipo el toro de la Vega), así que no se trata de “empezar” por las corridas sino “terminar”. El criterio por el cual deberían prohibirse ya está claramente establecido y es obvio: no está bien hacer una fiesta de la tortura de un animal.
    4) La tortura pública de animales es un hecho absolutamente excepcional en los países de nuestro entorno. No existe una salvajada comparable (distribuida por los medios y receptora de dinero público)
    5) Los defensores de los animales no son (necesariamente) ecologistas
    6) Sin una ética subyacente, la mera idea de “legislar” carece de sentido

  21. carlos

    Lo de no haber leído el artículo no iba por ti, sino por otros comentarios que no sé exactamente qué texto estaban criticando.

    Sobre lo de la legislación. Pero vamos a ver, ¿me estás diciendo que la intención de la legislación es que toda la población considere bueno lo legal y malo lo ilegal?

    Para nada. La idea de legislar es crear un marco donde morales diferentes puedan convivir de la mejor manera posible. ¿Pero dónde queda la libertad de conciencia si me dices que yo debo considerar bueno lo legal y malo lo ilegal?

    Vamos a ver, por ejemplo. Yo puedo perfectamente pensar que las drogas son buenas. Nadie me va a encerrar por eso. Otra cosa es que el marco de convivencia que nos hemos dado democráticamente nos impide consumirlas.

    De hecho, sino pudiera pensar distinto a la legislación, nunca se cambiaría.

    O, por ejemplo, que el aborto sea legal hasta un determinado tiempo no quiere decir que todo embarazo no deseado tenga que ser abortado. No quiere decir que el aborto sea bueno.

    Lo que quiere decir que el aborto sea legal es que aquellas personas que quieran, puedan hacerlo. Y aquellas a las que le parece mal pues no lo hacen y ya está.

    PD: casi prefiero discutir de esto que de las corridas, que me parece un debate estéril.

    Es que si lo que me acabas diciendo es que el argumento es “no está bien hacer una fiesta de la tortura de un animal”, volvemos al punto de partida y a lo que critica Savater.

    Vamos a ver, yo soy fumador y no fumo porque disfrute destrozándome la salud. Si fuera eso lo que me gustara, entonces me tiraría por un puente y acabaría antes.

    Pues eso dice Savater, que los que no nos gustan los toros no comprendemos qué es lo que le ve la gente a las corridas. Pero desde luego, no puede ser que a esa gente le guste simplemente torturar animales, porque para eso se quedaban en casa y torturaban a sus gatos.

    Es que me parece muy simple.

  22. carlos,
    Es evidente que “legalidad” y “ética” son cosas diferentes y también es evidente que están (tienen que estar) estrechamente relacionadas.
    No creo que merezca la pena seguir abundando en esto

  23. maistro

    ¿Y por qué no le hacen como le hacían en Creta?

  24. Argant

    Tras haber leído el artículo de Savater la entrada y los comentarios se puede ver que:

    El tema principal del artículo no es la defensa ni tampoco la crítica a la tauromaquia; de hecho, ni siquiera se centra en eso. Lo que el afirma es cómo el hecho de tomar una decisión respecto a ella es y debe ser puramente política, tomando como figura el parlamento y critica el hecho que esta la gente base esta decisión en la moralidad; y resalta que esta es es INDIVIDUAL, y como bien mencionó, el parlamento no se puede poner a satisfacer las visiones (la moral) de cada persona, sino la manera de que todas estas convivan pacíficamente.

    Para ilustrar eso podemos poner el ejemplo de Carlos.

    “O, por ejemplo, que el aborto sea legal hasta un determinado tiempo no quiere decir que todo embarazo no deseado tenga que ser abortado. No quiere decir que el aborto sea bueno. ”

    Volviéndo a sus críticas, creo que hay que analizar sólo las que hace hincapié.

    “La civilización humana se basa en el maltrato de los animales”: Si bien no es la única base de la civilización (en esto sí pienso que exageró Savater), es una de las más importantes. Y no, no hablamos sólo de usted lector, o de mí, millones de personas consumen queso, usan cueros, y sí, el consumo de huevos también sería maltrato animal, ya que en los 3 casos (de los muchos que hay) se explotan las muertes para obtener recursos y eso es innnegable. Y no creo que el queso ni las hamburguesas desaparezcan en poco tiempo.
    Mi opinión: Poco valor tiene decir que un futuro medio-lejano no va a ser así, hablamos del presente y en el día de hoy la explotación y maltrato de animales es indispensable para la ciencia, la alimentación como mínimo.

    Luego se hace una mención de cómo se han utilizado los animales a traves del tiempo y lo que diferentes personas decían acerca del maltrato. Hasta el momento no se ha tomado ninguna posición de lo que si se algo es correcto o no, sólo resalta la gran cantidad de pensamientos morales diferentes en distintas personas.
    Mi opinión: El análisis que hace Savater si me parece hace erróneo en este caso, porque como bien ha dicho el autor de la entrada, se intenta minimizar en lo posible el sufrimiento de los animales y no tiene sentido buscar tortura en zonas de producción de cárnicos y derivados.
    Pero el punto de Savater no era ese, la pregunta es:

    “El asunto de fondo sigue siendo el mismo: ¿tenemos derecho o no?, ¿es crueldad o no?”

    Dejando de lado el dolor, el uso de los animales como recursos sigue y esa pregunta se deja al aire, él nunca da una respuesta.

    Después el menciona en el artículo y creo que es la parte más controversial :

    “No revelan acercamiento a la naturaleza, sino el predominio humanista de dos instancias desconocidas en ella: la compasión y la hipocresía”

    Refiriéndose a las medidas “piadosas como se menciona en el artículo”.

    Mi opinión: En la naturaleza como la conozco, (en los documentales de TV), nunca he visto la compasión y tampoco la hipocresía y si existen están una grandísima minoría. Un lobo que tiene hambre no perdonará a un conejo la vida por estar vivo, y tampoco le importará si sufre dolor o no, lo que importa es saciar sus necesidades.

    Pienso que a eso se refiere el autor, los sentimientos como la hipocresía y la compasión son netamente humanos y sólo lo extendemos a la naturaleza. ¡Fíjese lector que nunca se ha dicho que esto sea bueno o sea malo! es simplemente humano, nada más que decir.

    Por último y tal vez más lo importante: El autor sí dio su opinión acerca del tema sólo que tomó los 4 últimos renglones:

    “Yo me quedo con el arrebato de Nietzsche en la plaza Carlo Alberto de Turín, abrazado llorando al cuello del viejo caballo fustigado por su cochero. ¿Síntoma de locura o comprensión abismal de la irreductible desdicha de existir?”

    Piensen en eso un momento y si tienen tiempo vuelvan a leer el artículo.

    Gracias por su atención.

  25. Argant:

    y resalta que esta es es INDIVIDUAL, y como bien mencionó, el parlamento no se puede poner a satisfacer las visiones (la moral) de cada persona, sino la manera de que todas estas convivan pacíficamente.”

    Todo eso suena muy bien. Pero si profundizamos, la supuesta distinción entre lo individual y lo colectivo es falaz, o cuando menos borrosa. En otras palabras: la libertad individual o de elección no vale aquí como argumento, dado que el derecho al bienestar de los animales está por encima del derecho a divertirse a costa de ellos. Si los protaurinos no lo ven así, no podemos esperar a que les dé por aprender ética. El Parlamento tiene el deber de ser paternalista cuando se trata de derechos esenciales. Y lo ha sido. Ya lo fue con los negros, más recientemente con las mujeres, y lo está siendo, o lo será, con los animales.

    Un saludo.

  26. Miguel

    “Sin corridas de toros su cría carece de sentido y carecen de sentido las enormes dehesas que se dedican a tal actividad; de forma que, una sensibilidad humanista, podría acabar convirtiendo al toro de lidia en una rara avis (como el asno) y las dehesas cambiarian de finalidad. Podemos protegerlas por ley y ordenar que continúe la actividad ganadera en las dehesas pero, en pocos años, la lógica del mercado se impondrá.”

    Es que de hecho, el papel de los toros de lidia en el uso y conservación de las dehesas se ha exagerado bastante, y de forma interesada a mi entender. La cría de reses bravas es francamente minoritaria respecto a otros usos ganaderos.

    http://losmonostambiencuran.blogspot.com/2010/01/cuando-un-conservador-no-sabe-que-lo-es.html

  27. ¿En estos tiempos es necesario convertir el sacrificio de un animal en un espectáculo?

    http://losdeabajoalaizquierda.blogspot.com/2010/03/el-debate-de-los-toros.html

  28. Estos “intelectuales” que en EEUU llaman “libertarians” y que finalmente no son más que cínicos tratando de justificar el imperio del capricho del que tiene por encima de lo que sea… estos tristes profetas de la “mano invisible”, desmentidos una y mil veces por la realidad y condenados a ser los bufones de las nuevas cortes de los plutócratas… estos adictos al “angst” de la “libertad individual”, siempre temerosos, siempre rabiosos, siempre paranoicos de cuando esfuerzo colectivo se intenta llevar a cabo por hacer de este un mundo un poco menos cínico y más humano… estos esclavos de sus egos y adictos a las palmaditas en la espalda de sus editores y mecenas… pobres… qué poca dignidad tienen para despilfarrar en cada “embiste” (y a Savater parece que se le agota el combustible).

  29. Amok

    Muy buena réplica, las ideas de Savater ya hacían que se me revolviesen las tripas cuando en la más tierna infancia leí algún libro suyo. Nada que apuntar, salvo…

    ¿Cómo que los animales no sufren en los mataderos?
    Esto está documentado, y es información facilemente accesible. No es un punto de vista, es una realidad.
    El punto de vista (como todos, discutible) sería aceptar ese sufrimiento como necesario y seguir consumiendo carne. Allá cada uno con su karma, supongo.

    Las corridas son algo absurdo. Pero si nos paramos a analizarlo, el consumo de carne está tan ligado a la historia de la humanidad como la violencia, la destrucción del entorno, las ideas y actitudes nocivas… Y objetivamente es igual de necesario para la supervivencia que éstas.

    A mí me parece muy bien lo que ocurriese hace X años, pero estamos en el presente. A mucha gente le cuesta entender eso.

    Lo que he escrito se parece bastante a lo que escribiste tú en su día, ¿verdad? Lo siento, pero me parece que con esa afirmación sobre los mataderos estás justificando el hambre en Mali. Ningún habre es buena, cuantas más se erradiquen, mejor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s