Cats

fiorucci-100-cats-and-a-mouse-2104979

Hace unas semanas fuí con mi familia de excursión al famoso Torcal de Antequera (Málaga) y  aparte de disfrutar del impresionante paisaje kárstico y de los no menos impresionantes ejemplares de Capra hispanica, presenciamos algo verdaderamente asombroso.

Nos cruzamos con un grupo de escolares que estaban, a la sazón, comiéndose un bocadillo. De repente, un revuelo. Gritos de excitación. El causante era un zorro joven atraído por el olor de la comida y que, de hecho, no se fue sin ganarse un buen bocado. Por lo que yo había leído sobre esta especie, esto es algo bastante raro. Se supone que los zorros son huidizos y es muy difícil mantenerlos en cautividad (entre otras cosas, porque viven en un estado de permanente terror). No obstante, en los años 50s, el científico ruso D. Belyaev inició un proyecto de mejora genética que culminó con la creación de una raza de zorro domesticada (más info aquí), pero el proceso llevó casi 50 años de cruces selectivos. Aparentemente, este mismo proceso está en marcha en el Torcal de Antequera, con la diferencia de que está sucediendo de manera espontánea. Los zorros se domestican solos.

Aquí una foto, para que me crean.

zorro

Pero no era mi intención dedicar este post al zorro, sino a otro caso de animal que al parecer también se domesticó solo: el gato.

Tradicionalmente se pensaba que el gato había sido domesticado en el antiguo Egipto, pero una serie de estudios recientes (basados en evidencia arqueológica y genética) indican que probablemente ocurrió en el Oriente Próximo y en una fecha muy anterior: unos 10.000 años.

Hasta hace poco, el origen de los gatos era un misterio difícil de romper. Lógicamente deriva del gato montés Felis silvetris, pero ¿de qué población exactamente? Como en muchas otras ocasiones, el análisis del DNA mitocondrial nos ha dado una respuesta clara. Cuando se compararon las secuencias de  mitocondrias procedentes de cientos de gatos domésticos y de las cinco subespecies conocidas de gato silvestre, los árboles filogenéticos agruparon a todos los gatos domésticos con F. silvestris lybica; una subespecie que habita en Oriente Próximo y Medio.

Sin embargo, en cuanto a la fecha de domesticación, el reloj molecular no nos permite afinar mucho más allá de unos 10.000 años. En cambio, la arqueología acude ahora en nuestra ayuda. En 2004 se encontró un esqueleto de un  gato de unos ocho meses de edad (en la misma orientación que el esqueleto humano) en un enterramiento de la isla de Chipre de unos 9.500 años de antigüedad. Esto sugiere una relación especial entre ambos.

La verdad es que -a priori- el gato no es buen candidato para la domesticación. En primer lugar (en su estado salvaje) es un cazador solitario y territorial; la mayoría de las especies domesticadas son sociales y típicamente jerárquicas (lo que facilita el proceso, ya que los humanos juegan el papel de individuos alfa). En segundo lugar, es exclusivamente carnívoro, con muy poca capacidad de utilizar alimentos vegetales.

La hipótesis más probable (en línea con lo que también debió ocurrir en el caso del perro) es que los gatos se domesticaran solos. Los excedentes de grano en los primeros asentamientos agrícolas debieron atraer a un gran número de ratones. Y seguramente los ratones atrajeron a los gatos. En cuanto a los humanos, lo más probable es que los tolerasen, ya que poco daño podían hacer, y en cambio comían ratones y serpientes de vez en cuando. Así debió domesticarse el gato.

¿Domesticado? No tan deprisa. La verdad es que no lo están totalmente , ya que suelen sobrevivir y reproducirse sin intervención directa de los humanos. Todo el que haya convivido con uno, sabe que un gato es un espíritu libre.

Cuando las técnicas neolíticas empezaron a expandirse, los gatos domésticos viajaron con ellas. Las autoridades del Antiguo Egipto, que realmente (y literalmente)  los adoraban, prohibieron su exportación; una medida que naturalmente no tuvo éxito. Así, los gatos se expandieron con el imperio romano y a través de las rutas comerciales con China. También se sabe que Colón llevaba algún gato en las carabelas.

A diferencia del perro, el gato no ha pasado por un proceso de selección artificial demasiado exigente. Los perros llevan milenios siendo seleccionados para determinadas funciones (pastor, guardián, cazador). No así los gatos que, como todo el mundo sabe, resulta imposible entrenarlos (no porque no sean inteligentes sino más bien por ser muy reacios a aceptar órdenes). Prueba de ello es la enorme diversidad fenotípica en los perros (compárese un San Bernardo y un chihuahua) que no se produce en los gatos. Si acaso, es posible que hayan sido “seleccionados” para resultar estéticamente agradables a los humanos (¿no son irresistibles de pequeños?). La cría y selección en serio no ha tenido lugar hasta periodos muy recientes.

El inicio de la agricultura supuso una revolución en toda regla, no sólo para los humanos, sino para otras muchas especies, ya que se generaron cambios radicales en los ecosistemas. Eso debió suponer un desastre para algunas y un oportunidad para otras, como nuestros domésticos amigos. Es evidente, que todo esto aceleró la evolución en algunos casos. En las últimas décadas, los cambios en los ecosistemas han sido también tan radicales que muchas especies se han puesto contra las cuerdas (o se han extinguido directamente). En cambio otras (las menos)  se están adaptando, como parece que está haciendo el simpático zorrito del Torcal de Antequera.

The Evolution of House Cats
Genetic and archaeological findings hint that wildcats became house cats earlier–and in a different place–than previously thought
By Carlos A. Driscoll, Juliet Clutton-Brock, Andrew C. Kitchener and Stephen J. O’Brien

Scientific American, June 2009

14 comentarios

Archivado bajo Animales, Arqueología, Biología, Evolución, Gatos, Genes, Medio Ambiente

14 Respuestas a “Cats

  1. Uno

    Lo de los zorros que se acercan a zonas de merienda yo lo he visto en varios sitios. Recuerdo una vez, en el parque natural del hayedo de Tejera Negra, en la sierra norte de Guadalajara, yendo con alumnos míos, un grupo de una docena de personas, con un ejemplar que literalmente comía en nuestras manos, no sin cierta precaución. Cogía un trozo de comida, se lo llevaba, lo escondía a un par de cientos de metros de nosotros, y volvía a por más. El zorro es un animal oportunista que se adapta a cualquier situación. Muy buen artículo, enhorabuena.

  2. Pingback: Origen de los gatos domésticos

  3. Excelente post, me ha parecido interesantísimo.

    Un apunte: los perros también son capaces de sobrevivir y reproducirse sin humanos de por medio ¿no? No hay más que ver a las jaurías de perros asilvestrados que circulan últimamente por el campo. Eso sí, las razas más “seleccionadas” tipo bulldog, yorkshire, etc., seguro tienen muchos más problemas para desenvolverse en libertad. Es más fácil dar órdenes a un perro porque como sabemos son animales muy sociales y jerarquizados, y más difícil a un gato por lo que ya has comentado, pero me refiero a que no se debería tomar la capacidad de sobrevivir o no sin humanos como signo de mayor o menor domesticación en este caso.

    Un saludo

  4. Tienes razón. Lo lógico es medir el grado de domesticación en función de la diferencia (genética, morfológica) entre la especies silvestre y la domesticada. En la mayor parte de los casos, esto lleva a una dependencia de la especie domesticada, pero no es así necesariamente.
    Salu2

  5. tay

    Yo tengo “amaestrada” a mi gata🙂 … en un futuro próximo espero poder demostrarlo con un vídeo.

    Un artículo muy interesante.

    Respecto a esto…

    “Si acaso, es posible que hayan sido “seleccionados” para resultar estéticamente agradables a los humanos (¿no son irresistibles de pequeños?). La cría y selección en serio no ha tenido lugar hasta periodos muy recientes”

    Es una impresión que tengo desde hace tiempo, mira que me gustan, pero siempre los he visto como parásitos… engañando nuestros instintos más básicos de protección infantil, con esos ojos gigantes y esas cabezas redondas…

    Un saludo

  6. Aloe

    A juzgar por la marea de pepetés que circulan por el email los cachorros deben ser irresistibles, en efecto.
    A mi de los gatos me gusta precisamente esa independencia un poco despectiva y que sigan pareciendo fieras en miniatura: no hay más que ver a un gato doméstico, que no ha comido un ratón en su vida, “cazar” al acecho en un jardín suburbano, que tal parece la leona esa del Serengueti que conocimos durante años, con los omóplatos saliéndole en la espalda y pisando con infinitas precauciones.

  7. Aprendo mucho leyendo las entradas y los comentarios. Respecto de los gatos no cabe duda de que, primero los egipcios y después otros pueblos, se dieron cuenta de su importancia para combatir a los ratones. Esto probablemente no lo calibramos hoy con toda su importancia, pero la verdad es que hasta hace poco la gente no tenía gatos por el hecho de ser hermosos (y realmente lo son) sino porque cazan ratones. Yo he vivido en un pueblo rural y de pequeña me han prohibido dar de comer a los gatos porque si estaban ahí era para cazar.

    En general creo que las culturas rurales distinguen perfectamente los animales dañinos y los benéficos, desplegando receptividad hacia los últimos . Entre éstos, algunas aves como cigüeñas y golondrinas (que no comen vegetales sino insectos u otros animales dañinos para el campo). Para que nadie dañara a las golondrinas, había una leyenda según la cual éstas quitaron las espinas a Cristo y así se ganaron el derecho a ser respetadas.

    Bueno, no me extiendo más. Son viejas historias que me reverdecen al leer el artículo sobre la domesticación de los gatos. Acerca de esto último, ¿creéis que el ronroneo gatuno es anterior a su domesticación, o surgió a raíz de ésta?

    (Saludos a todos y perdón si mis intervenciones tan poco científicas os aburren.)

  8. Hola Emilia,
    gracias por tus comentarios (que nunca son aburridos). Buena pregunta. He encontrado algo de info en internet pero no sé si es fiable o no (en principio no tengo razones para pensar que no lo sea, pero no tiene citas que pueda cotejar)
    http://www.mascotamigas.com/ronroneos.htm

  9. McCourtain

    Cómo disfruto leyendo acerca de la revolución neolítica… Tienes otro ejemplo de este zorro en la zona del puerto de la fuenfría. está cojo y se te aproxima hasta pedirte casi la hora.
    ¡Qué gusto que el blog vuelva a coger ritmo!

  10. McCourtain

    Se me olvidaba. El puerto de la Fuenfría está en la sierra de guadarrama de la Comunidad de Madrid

  11. Conozco otro zorro cojo que se gana la vida pidiendo comida a los turistas. Vive en el Parque Natural de Monfragüe”, y ronda una zona donde la gente, sobre todo aficionados a la ornitología, deja los vehículos para comenzar la ruta a pie. Y ahí se zampa los bocatas que el personal le ofrece sin hacer ningún asco ni presentar una actitud mínimamente huidiza.
    Oportunista y listo, porque ha sabido elegir el tipo de ser humano con el que poder tratar sin correr demasiados riesgos.

  12. Azarías

    En Navas del Rey hay un “centro de recuperación de fauna salvaje”, en realidad en la mayoría de los casos es una especie de residencia para individuos heridos e irrecuperables, los tratan bien y ahí están los pobres, el promotor es una naturalista de esos que hay por los pueblos que saben de todo sobre el monte y los bichos, es un sitio curioso.
    Bien, pues ahí, cuando lo visité hace un par de años había dos zorritos, uno se comportaba como un zorro y estaba francamente recuperado por lo que le iban a devolver a la vida salvaje, pero el otro era increíble, lamía la mano del ciudador, se ponía panza arriba para que le rascases, movía la cola, un cuadro…al parecer había aparecido herido en el sofá del salón de un chalet, viendo la tele. Muy bueno el artículo.

  13. Pingback: Sobre la domesticación de los gatos: artículo del blog “La Lógica del Titiritero”

  14. Pingback: Sobre la domesticación de los gatos: artículo del blog “La Lógica del Titiritero” « Los Perros Primero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s