¿Y a mí…quién me protege?

toro_banderillas_sangre

De un mal gusto indescriptible. Así se podría calificar la campaña de la Conferencia Episcopal frente al proyecto de modificación de la Ley de interrupción voluntaria del embarazo. Y de una demagogia incalificable.

En primer lugar, los niños de unos 10 meses de edad, como el de la foto de la campaña, están protegidos por la leyes de este país (como no podría ser de otra manera). En segundo lugar, ¿qué tendrá que ver la protección de la Naturaleza con la cuestión del aborto? Para empezar, al proteger al lince se está conservando todo un ecosistema único, sin el cual el lince no puede sobrevivir; así que no se trata sólo del lince, sino de la liebre, al perdiz roja, el buitre negro, las encinas y muchas más especies de animales y plantas. Se me ocurren muchas razones para desear que el tesoro de biodiversidad que hemos heredado no desaparezca en pocos años.

La campaña no sólo dibuja una ecuación surrealista (protección al feto vs protección a la naturaleza), sino que lo hace en el país europeo que está a la cabeza en el maltrato animal y el único donde la tortura organizada constituye un motivo de diversión (y es difundida por las cadenas públicas de televisión).

Dejando de lado el mal gusto de la campaña publicitaria, vamos al fondo de la cuestión, en cuyo núcleo nos encontramos un problema biológico: el hecho que el desarrollo de un nuevo individuo sea un proceso gradual.  Cierto que el momento de la fecundación y el del nacimiento constituyen hitos del mismo, pero no por ello el proceso deja de ser gradual. El recién nacido es muy parecido al feto un momento antes de nacer.

En general, nuestros conceptos (sobre todo en materia legal) se adaptan mal a este tipo de procesos y preferimos distinciones claras y tajantes. Los problemas vienen cuando tratamos de “imponer” categorías claras y disjuntas sobre procesos que no las tienen.

Es evidente que todo ser humano tiene derecho a la protección de las leyes, y es igualmente evidente, que los padres no tienen derecho sobre la vida de sus hijos, aunque en un momento se la dieran. Ninguna legislación (que yo sepa) admite el infanticidio, aunque en algunas sociedades ha sido relativamente frecuente.

Por otra parte, es también evidente que los humanos (en particular, las mujeres) tienen derecho a decir cuándo y cuántos hijos desean tener. En las condiciones sociales “normales” en Europa, las mujeres tienen muchos menos hijos de los que son biológicamente posibles. Por lo tanto, es muy importante (para la madre, para el hijo y para la sociedad) que la reproducción se produzca cuando la madre considere que las condiciones son favorables para ello. Tener hijos supone un compromiso importante y duradero: es muy importante que salga bien.

Si ninguna mujer puede ser obligada a tener hijos, tendrá que poder decidir en qué punto para el proceso: no teniendo relaciones sexuales, empleando métodos anticonceptivos, interrumpiendo voluntariamente el embarazo ¿dónde acaba el derecho de la madre a decidir? ¿cuándo empieza a tener derechos legales el feto? Se pongan donde se pongan los límites, éstos serán (hasta cierto punto) arbitrarios y el tema es naturalmente opinable y debatible, pero la ley tiene que trazar una raya en algún sitio.

El debate se complica cuando entran en juego las consideraciones religiosas. Al parecer, la Iglesia Católica cree que el alma se crea en el momento de la fecundación, por lo que un zigoto (formado por una sola célula más un núcleo paterno) sería un ser humano de pleno derecho. Esto es problemático porque no hay ninguna evidencia de que el alma exista, en primer lugar, menos aun que se “incorpore” al proceso en el momento de la fecundación. Los católicos tienen derecho a creer en lo que quieran, pero deberían reconocer, al menos, que las creencias basadas puramente en la “Fe” no pueden introducirse en un debate que afecta a todos, católicos y no católicos.

Este es el punto clave. Si no hay evidencia de la existencia del alma, no pueden emplear el argumento. Las creencias religiosas son completamente respetables, pero tienen que quedarse en el ámbito privado. En un post anterior, comentaba que si una religión creyese literalmente en Papá Noel podría exigir que los aviones no volasen el 24 de diciembre, no fueran a chocar contra su trineo de renos. Recibí algún comentario indignado por “equiparar las creencias religiosas a creencias infantiles”. El problema es que si el argumento de la “Fe” se admite para una cosa, puede admitirse para (literalmente) cualquier otra.

En el mundo hay suficiente sufrimiento (padecido por humanos y otros seres sentientes) como para preocuparse demasiado por si el zigoto tiene o no “alma”… creo yo.

36 comentarios

Archivado bajo Biología, Filosofía, Laicismo, Libertad de expresión, Maltrato animal, Religión

36 Respuestas a “¿Y a mí…quién me protege?

  1. Aranguren

    Los catolicos tiene ademas un problema de falta de congruencia teológica con su maximalista tesis de que el alma se infunde en el mismo momento de la fecundacion. En efecto, ¿bajo qué forma resucitarían esas personas despues del juicio final?. ¿con que personalidad deambularian en ese mundo de resucitados esas pocas células del feto?.

    Tampoco aclaran qué pasa con los numerosísimos fetos abortados, la mayoría de forma espontánea, entre el momento del aborto y ese momento del juicio final. Hubo una época en que se hablaba del limbo, lugar extraño que estaría por lo tanto lleno de millones de fetos con unas pocas células, pero recientemente la propia iglesia católica ha dicho que el limbo “no existe”. Entonces: ¿donde estan y qué hacen esos abortos hasta el día del Juicio Final?.

    Estas y muchas preguntas más, cuya contestación nunca ha sido clara ni concluyente dentro de la iglesia católica, refleja la hipocresía de un clero que ni siquera ha sido capaz de contestar en público a la única pregunta que se está pretendiendo contestar con esta ley: ¿Hay que meter en la carcel a las mujeres que abortan?. ¿A partir de qué momento es el aborto un delito que conlleva la carcel?.

  2. 100% de acuerdo.
    En asuntos de “escolástica” prefiero no meterme, más que nada por no perder tiempo.
    Un saludo

  3. Yo propondría que el aborto fuera pecado, y ya está (ya castigará el Señor a los pecadores en el más allá).

  4. Tay

    Hola Pablo, además, es importante destacar lo que Siespierre apunta en su blog, en la campaña publicitaria, para mas “inri” el niño utilizado es ario y el lince es auroasiatico, ninguno de ellos en peligro de extinción.

    http://misteriosaldescubierto.wordpress.com/2009/03/19/campana-de-la-iglesia/

    Un saludo

  5. Tienes toda la razón, Jesús, eso es lo más lógico.

  6. Alfredo

    Tampoco explican qué pasa cuando ese zigoto se divide total o parcialmente en dos individuos (siameses o gemelos idénticos) o en los casos de fusión de dos zigotos (personas en “mosaico”); en fin, más que fe parecen “palos de ciego”.

  7. Matafetos.

    Te quejas de demagogia y tú mismo explicas la idea de los curas de la continuidad del proceso. Que no sea esa tú idea no descalifica como demagógico lo que otros hagan con ella.

    A mi me parece estupenda esa campaña. Sobre todo por cómo han saltado haciendo aspavientos tanta gente. De ti no me lo esperaba, la verdad y me produce un poco de desazón.

    Desde mi punto de vista todo lo que puedan hacer los curas contra la ley del aborto que se avecina es poco. No se puede tachar de demagogia algo dejando de lado el contexto. Por lo que te he dicho, que su idea es de que tanto vale el feto como el niño, como por lo que denuncian: algo moralmente despreciable como esa ley. Se ha hecho mal, se ha hecho desde los modos despóticos tan característicos de la izquierda y desde la peor demagogia por lo que tiene de fascista, la de la pretensión que una mayoría de votos legitima la imposición de la santísima voluntad del partido en contra de lo que sea y de quien sea. Y, sobre todo, es la suma de la ley de plazos y la ley de ahora con aborto a niñas con puenteo de padres.

    No tengo ni idea de qué argumento hay sosteniendo tu tercer párrafo. Si lo de los curas no viene a cuento, lo de los toros menos. Al fin y al cabo los curas no se quejan de la falta de protección de los toros respecto del lince sino de los fetos respecto del lince.

    Yo creo que habría puesto el proyecto “Gran Simio” mejor que el lince.

    Y me parece demagógico eso de las creencias religiosas en privado. El argumento, no os dais ni cuenta los que lo esgrimís, a los primeros que os calla es a vosotros porque estáis hablando de vuestras creencias sobre la vida y la muerte. Debe ser que vuestras ideas sobre la vida y la muerte son supercalificadas porque no vienen de la religión sino de la racionalidad, ente con el que es más difícil de tratar que con Dios y que convirtieron en diosa hace un par de siglos gente que demostraba ser más coherente que vosotros (los del argumento). A mi ya me cansa eso de que “lo dicen porque su religión se lo indica” porque ¿y qué narices importa? al fin y al cabo tienen una idea de la vida y la muerte que puede discutirse, más cuando se trata de una ley que nos afecta a todos (sobre todo por las niñas de 16 a las que puentearán los padres). Esto nos afecta a todos y todos tenemos derecho a decir la nuestra (yo la digo para intentar avergonzar a los que parece que no tienen ni pajolera idea de que se está matando a fetos, algunos muy crecidos o les importa un pimiento eso) y me parece de mal gusto intentar acallar una opinión porque se basa en la religión.

    Yo, personalmente soy un ateo de moral católica. En concreto, creo que el embrión no merece especial respeto, pero el feto sí. Y esta ley lamentablemente afecta a los fetos de la manera más tremenda: convierte al aborto en un derecho, algo que la incluso a la diosa razón repugna profundamente.

    Luego están los listos que afinan mucho más que tú y apuntan a la especie de lince, no sé si queriendo decir que los curas son racistas, ignorantes o las dos cosas. Yo sólo le digo que me importa un pimiento si el lince es de Doñana o se llama Pedro, que sigo pensando que la campaña es un acierto y que sigan por ahí hilando fino con tonterías.

  8. Néstor Mayer

    Si los eclesiásticos pudieran quedar embarazados, el aborto sería un estándar.

  9. Muy bueno Pablo, 100% de acuerdo. Parece que nos hemos puesto de acuerdo para escibir sobre lo mismo, incluso con los mismos argumentos en ciertos apartados… ¿No habrás leído mi post antes de escribir el tuyo? 🙂
    http://sexoconsultas.blogspot.com/2009/03/ley-del-aborto.html
    Con cariño, un afectuoso saludo de un fiel seguidor de tu blog.

  10. mrtncordoba

    Por supuesto, me parece un argumento muy respetable el del blog, pero tambien hay que tener en cuenta una serie de puntos.
    Por ejemplo, es totalmente cierto que es lamujer quien decide cuando sí o cuando no se debe tener el bebé, lo que no es lógico es que, con tantos métodos anticonceptivos que hay, y no me refiero al aborto, la mujer decida no concevir a esa persona, porque no olvidemos que conocemos por ser humano (sano) todo ser vivo que tenga 23 pares de cromosomas.
    No olvidemos que un feto de tres meses sonríe, patalea y se restriega los ojos(por tanto, siente).
    Para acabar, decir que esta polémica es un tanto, por no decir bastante absurda. Por supuesto, no se refiere a las fotos en sí, sino que hace una comparación.

  11. FXavier

    La investigación biológica está dejando obsoletos los viejos dogmas.
    Juguemos a biología-ficción:
    Substituyamos el nucleo haploide de un óvulo por el núcleo diploide de una célula epitelial. Tenemos un embrión humano? Potencialmente, sí. Hemos hecho un clon.
    Ahora devolvemos el núcleo a su vieja célula. ¿sigue existiendo aquel ser humano creado o volvemos a tener una mera célula de la piel? Uy que lío.
    Más todavía: Colocamos de nuevo el núcleo en el óvulo. Volvemos a tener un embrión, pero ¿es el mismo ser humano que antes o es uno nuevo’?
    ¿Y si esa segunda vez hubiésemos colocado el núcleo de otra célula epitelial, que es idéntico al de la primera? ¿Seria un individuo nuevo o el mismo anterior?
    Etc. etc. etc. Podríamos seguir con la biología-ficción hasta el infinito. Y a medida que avance la investigación, todavía se podrá jugar a filigranas més alucinantes.
    Ningún viejo libro sagrado tiene respuesta para estas nuevas situaciones.
    Todas las iglesias deberían callar para no repetir el ridículo cometido con Galileo, para no pontificar sobre lo que ignoran.
    Si no callan, no es porque tengan imperiosas razones morales, sino imperiales campañas políticas.

  12. Aloe

    Un añadido sangrante a esta cuestión es que cuando se trata de proteger a los niños de verdad los mismos de la campaña se contradicen, porque precisamente lo que defienden es que no se les proteja.
    Les parece estupendamente que una niña de 9 años violada tenga que llevar adelante un doble embarazo, es más, castigan a los que procuran impedirlo. No les importa en absoluto que se contagien de Sida cientos de miles de niños a través de sus madres, o que se queden huérfanos por ello. No les importa que millones de niños a quienes sus padres no pueden (o no quieren) mantener y educar nazcan cada año.
    La gente a la que preocupan los niños se comporta de muy otra manera y defiende cosas muy diferentes. Por ejemplo, prevenir las ETS, facilitar la anticoncepción y darle prioridad al gasto público y la protección de los niños y sus familias.

  13. Hola Matafetos (¿?),
    Considero que es la campaña lo que es demagógica. El tema en sí (lo digo explícitamente) lo considero opinable. Evidentemente, pienso que el aborto es un mal menor y es la afectada quien debe tener la última palabra. El límite que ponga la ley (para la interrupción) siempre será arbitrario.

    Evidentemente, argumentar que un embrión tiene derechos porque tiene alma requería demostrar que el alma existe.
    Un saludo

  14. Benedicto

    A mi la frase que mas me choca de tu entrada es: Las creencias religiosas son completamente respetables. ¿Porque? No entiendo que deba ser así, sin mas. Me parece muy buena la idea de que lo que no quiere la iglesia se ha pecado y punto. Me parece muy peligroso que las leyes de un pais sean reflejo de una creencia religiosa (¿Esto de que me suena?). No hay Dios.

  15. Las creencias religiosas son perfectamente respetables en el ámbito privado. Las personas tienen derecho a ser creyentes, a asociarse como tales, a tener ritos propios etc… Si el Estado se lo prohibiese yo estaría en contra y apoyaría su derecho a la libertad de expresión y de credo. Al mismo tiempo, las creencias religiosas no deberían tratar de imponerse al resto de la sociedad.

  16. Ernestotaku

    Yo tengo uno delante de mi casa y este fin de semana será saboteado, una cosa es libertad de expresión y otra es libertad de confusión y mentira.

  17. Aloe

    Pablo, perdona lo que a lo mejor es pedantería, pero eso de las “creencias son siempre respetables” no me parece cierto. Las creencias pueden ser perfectamente odiosas y no merecer respeto alguno.
    Lo que creo que se quiere decir en esos casos, y tú dices en el último comentario, es que “las personas tienen derecho a ser creyentes…” etc. Eso es otra cosa diferente: son las personas las que merecen respeto y tienen derechos, entre otras cosas a tener y expresar creencias y opiniones.
    La diferencia puede parecer escolástica, pero la respetabilidad de las creencias suele ser un mantra continuamente invocado para censurar o criminalizar las críticas a las creencias: “Oiga usted, no me lleve la contraria ni diga que mis creencias son estúpidas, porque todas las creencias son respetables”.
    Hay una propia contradicción lógica en ello, porque si lo respetable es la creencia A, tan respetable será la creencia “A es dañina, estúpida y supersticiosa” , que no es mostrar por A mucho respeto que digamos.

    Por terminar con un ejemplo, la doctrina de la Iglesia sobre los preservativos a mi me parece criminal, estúpida y altamente ofensiva. No la respeto. Ni me parece que esa misma doctrina sea respetuosa con las demás creencias.
    Sin embargo, otra cosa muy distinta es que las personas tengan derecho a creer esa doctrina y decirlo en público: lo tienen, y si no nos gusta nos tendremos que aguantar. Ese sería el respeto.
    (Otra cosa es que consideremos socialmente deseable o admisible que se ejerza presión sobre los pobres para dificultarles hacer su propia elección y se emplee dinero público en propaganda contra la salud pública y en extender falsedades de hecho, como es el caso concreto, que probablemente es el caso límite de la doctrina que plantea la duda de si debería permitirse propagarla).

  18. Brillante y absolutamente respetuoso. Los argumentos que esgrimes con orden y sentido común son importantes para evitar cosas tan flagrantes y de doble moral como los cientos de miles de mujeres que mueren por abortos sépticos en latinoamérica, y los millones de hijos inoportunos e indeseados que pueblan las cárceles, las casas de acogida, los hogares infelices y destrozados… gracias. Hay que mijarse y tu lo haces con corrección y respeto.

  19. Manning

    No sólo la campaña de la Conferencia Episcopal es demagógica (completamente de acuerdo). También lo es la ilustración de este post, además de estas palabras “(España es) el país europeo que está a la cabeza en el maltrato animal y el único donde la tortura organizada constituye un motivo de diversión (y es difundida por las cadenas públicas de televisión)”.

    Curiosamente, la forma en que se realiza la cría del toro bravo, en dehesas y en estado semisalvaje, permite la conservación del medio ambiente de una forma mucho más adecuada que cualquier tipo de protección estatal al lince o a otra especie.

    Todas las actividades en torno al toro bravo implican un alto grado de conservación de la naturaleza. Se puede estar en contra de la llamada “fiesta nacional”, pero al menos hay que reconocer lo evidente.

    Por lo demás, un comentario muy acertado.

    Saludos y felicidades por su blog.

  20. Hola Manning,
    No discuto que las dehesas constituyan un ecosistema muy rico y que su conservación sea deseable. Tampoco creo que el toro de lidia sea la única opción; podría haber ganadería extensiva (sin lidia), o conservación pura y dura con fauna exclusivamente silvestre. Análogamente, las corridas podrían hacerse sin dañar al toro (lo que posiblemente sería más peligroso para el torero, pero él verá). No obstante creo que la frase “(España es) el país europeo que está a la cabeza en el maltrato animal y el único donde la tortura organizada constituye un motivo de diversión (y es difundida por las cadenas públicas de televisión)” es literalmente cierta. Cito este hecho porque me rechina la comparación “protección al feto vs protección al lince” (en general no soy partidaria de mezclar churras con merinas).

    Creo que el “círculo” de responsabilidad debe extenderse (al menos en cierta medida) a los seres que pueden sertir dolor, incluso si no pertencen a nuestra especie; particularmente cuando el dolor inflingido es fácilmente evitable.

  21. Hola Aloe,
    Tienes razón. Tu puntualización es totalmente pertinente. Y, sí, eso era exactamente lo que quería decir.
    Un abrazo

  22. Goyo

    Parecería lógico que una organización que rechaza tan tajantemente el aborto utilizara todos sus medios en INTENTAR EVITAR QUE PUDIERA LLEGAR A DARSE. Cabe imaginar a una tal organización, ENCABEZANDO las campañas para el uso de anticonceptivos y el control responsable del uso del cuerpo: bueno, pues eso tampoco; justo lo contrario.
    Yo me opongo frontalmente a la viruela, pero rechazo categóricamente las campañas de vacunación; rechazo el dolor innecesario y me opongo a los analgésicos; rechazo el analfabetismo y me opongo a la inversión en educación, rechazo la sed y prohibo beber.
    Apunto ésto como signo de la solidez intelectual de la posición de la iglesia, sin entrar a comentar otros aspectos, ya suficientemente debatidos. Estoy de acuerdo con la Ley y con el post de Pablo.

  23. Lamentablemente os hablo desde la experiencia reciente de sujetar a mi hijo de 14 semanas con mis manos:

    Vayamos por partes y en orden cronológico:
    1-El Gobierno hace trampa al sacar esta ley que no contemplaba en su campaña electoral (muy propio de la izquierda) y que lo mezcla, en boca de una lamentable ministra, con la igualdad.
    2-La Conferencia Episcopal hace trampa al ofrecer una campaña tan demagógica y manipuladora.
    3-Esta ley tiene carias partes que han de ser tratadas por separado. Personalmente lo que me parece patético es favorecer que una niña de 16 años no tenga por qué comunicárselo a sus padres. Es una inconsciencia y una irresponsabilidad. Son momentos muy duros y extremadamente delicados que requieren de mucha madurez y que muchos de vosotros (XY) no tenéis ni puta idea de lo que sienten las XX.

    A partir del cigoto se da la vida humana de igual forma que lo tiene una semilla germinada. Pero esto es un tema de AFINIDAD RELATIVA EN LA PERCEPCIÓN, SEGÚN LA CUAL SE GENERAN EN NOSOTROS EMOCIONES VARIABLES Y MÁS PROFUNDAS. Me explico:

    A medida que el feto se va asemejando más a nosotros lo consideramos más como persona y más empalizamos (emocionamos) con su desarrollo. Éste es tema de fondo.

    No es lo mismo talar un arbolito de apenas 3 meses de vida que el mismo tras 45 años. El árbol es el mismo, pero de cara a su incidencia en el medio y según nuestra percepción, no. De cara a nuestras emociones, no es lo mismo que atropellen a un niño en Bangladesh, que en nuestra comunidad de vecinos, que si es un familiar o si se trata de nuestro hijo. La pérdida de la vida humana es la misma, pero no así su percepción. Y es aquí cuando surge el debate. Plantear éste, que yo mismo defendía hasta hace unas semanas, de en qué momento es persona es absurdo y me recuerda a cuando el creacionista ignorante de turno apela a un creador para explicar la vida.
    ¿Cuántos de los que estáis leyendo hasta aquí habéis presenciado ecografías en directo? No más tonterías de cuánto, cuándo y cómo percibe (vosotros) o de la ridiculez del alma (ellos). ¿Sabéis qué diferencia hay entre interrumpir un embarazo de un mes y unos de tres?

    Lo mismo ocurre con cualquier cría de mamífero y aquí es donde estamos metidos.
    La percepción de un microaborto en mórula o blastocito no es la misma que un feto de un mes, de 3 meses o de 7 meses.

    El problema no es científico sino MORAL. La sociabilidad entre seres humanos está formada por LÍMITES y por códigos éticos. No lo podemos evitar.
    Y esta sociedad ha decidido, más bien sus juristas en base a un determinado consenso científico, que el límite son las 14 ó 15 semanas. Pero el fondo del debate es otro.

    Desde el buen uso de la razón, dejemos en paz a la Conferencia Episcopal que no tienen ni idea de biología, del origen de la vida ni de la evolución homínida. ¿Qué esperabais de esta campaña?

    El debate ha de ser planteado en otros términos que ya he esbozado antes y por lo que no pretendo aburriros más. Lo que estoy diciendo hace falta haberlo vivido y como habréis comprobado el tema me enerva un poco. Os pido disculpas.

    Un saludo

  24. Manning

    OK. Entiendo ahora la comparación: se trataba de ponerse a la misma altura, por así decirlo, de la Conferencia Episcopal.

    Únicamente quiero apuntar -y discúlpame por ahondar más en este off-topic-, que la cría del toro bravo sería la forma más rentable económicamente de conservación del ecosistema en grandes superficies; probablemente más que cualquier tipo de ganadería extensiva e indudablemente más que la conservación de fauna silvestre.

    Saludos y enhorabuena por el blog que, pese a ser estos mis primeros comentarios, sigo desde hace meses con mucho interés y, eso sí, desde bastante ignorancia biológica y científica (soy de letras, aunque curioso).

  25. Aloe

    McCourtain, sólo una diminuta puntualización: Puede ser discutible la autonomía del paciente a los 16 años, pero eso es así para todo (excepto participación en ensayos clínicos y aborto y no sé si alguna otra cosa) desde 2002 (con otra mayoría, que tampoco recuerdo que llevara esto en su programa).
    O sea, que desde 2002 te puedes hacer operar del apéndice, trasplantar un riñón, hurgar en el cerebro, esterilizarte o ponerte un dispositivo anticonceptivo, todo ello con 16 años y sin permiso de nadie. Para todo eso sería deseable contar con el apoyo de los padres, no me cabe duda.
    No es un tema facil, y lo digo yo que mis hijos están mucho más cerca que el tuyo en verse involucrados en estos temas. Pero debería ser igual para todos los actos médicos de similar importancia.

  26. Aloe.

    A mi hijo ya le han hecho una autopsia.

    No todas las operaciones son lo mismo. Una cosa es una urgencia médica cuya cirujía no precise del permiso de los padres, porque se trata precisamente de una urgencia, y otra cosa muy diferente es una decisión pausada y meditada de la interrupción de un embarazo, algo muy muy delicado que ha de ser muy bien conducido psicológicamente.

  27. Aloe

    McCourtain: Lo siento mucho. El dolor de pasar por eso me parece terrible.
    Lo que dices no tiene que ver con lo que yo decía, que era: “a lo mejor tienes razón, pero hace 6 años que es así para todas la operaciones quirúrgicas menos esta, y a nadie le pareció raro que la ley lo permitiese (no obligase, ciertamente) para los demás casos, empezando por los que lo promovieron entonces, que son los mismos que se escandalizan ahora.”

  28. marianolozano

    Una decepción de post, pero bueno así da valor a los demás y no vamos a cargarnos tu trayectoria por un tropiezo. En la línea de la foto de tu artículo, “una mala tarde la tiene cualquiera”.

    No es una cuestión exclusivamente religiosa, sino ética. Reducir el debate a atacar contra postura religiososa es, cuanto menos, de ignorantes.

    Por ejemplo, ¿sería ético que Palmolive contratara 50 mujeres que se quedaran preñadas, que no embarazadas, sólo para conseguir placenta natural, de buena calidad? ¿O eso ya es humillar a la mujer aunque sea voluntario?

    Saludos de un suscriptor de hace mucho tiempo.

  29. Hola Mariano,
    Encantado de conocerte, aunque discrepemos sobre este asunto. No obstante, sigo pensando que lo que digo en el post es razonable. En resumen:
    1) Que no debería mezclarse la cuestión del aborto con la protección a los animales
    2) Que el argumento “un embrión tiene alma” no debería emplearse en un debate de la sociedad en general
    3) Que los límites (para la interrupción) son siempre arbitrarios y, por tanto, la cuestión es siempre opinable
    Un saludo

  30. Saludos. Interesada entrada. La Iglesia no dice eso o no dice sólo eso. Y defiende científicamente, como muchos científicos – por ejemplo los 1.000 miembros del Manifiesto de Madrid – de contrastada reputación, que hay vida humana en el mismo momento de la fecundación. Saludos.

  31. Opusprima,
    Lo de que hay “vida humana” en el mismo momento de fecundación es un mero juego de palabras. Las células de un embrión son humanas, lo mismo que las células epiteliales. Eso no significa que un embrión sea equiparable a un ser humano (como no lo son las células epiteliales). Cierto, un embrión puede convertirse en un individuo, pero lo mismo puede decirse de un óvulo. Potencialmente, las células somáticas también podrían convertirse en un individuo (como en la famosa oveja Dolly).

    Los debates científicos se hacen con datos, no con argumentos de autoridad.

    Y en cualquier caso, los elementos de la religión (Dios, alma,…) no son hipótesis científicas.

    He leído tu post y creo que Torquemada era un liberal a tu lado.

    Saludos

    PS La palabra “grabe” no suele escribirse con “b”

  32. A Opus prima
    Me remito a los comentarios que escribí unas líneas más arriba.

  33. La mayoría de los que están a favor o en contra del aborto,(ya sean legisladores o la cúspide de mando en una religión) son hombres, ven los toros desde la barrera, nunca abortaran ni tendrán hijos.

    -Aparte de que lo primero que tiene que hacer la sociedad es enseñar responsabilidad a sus individuos para evitar embarazos no deseados.
    -Segundo enseñar respeto a sus individuos para que no ejerzan la violencia sexual, que derivan en embarazos no deseados.
    el aborto en si mismo nunca es deseable, no es motivo de fiesta, ni alegria, no es la solución es a evitar.
    Tengo la impresión que aparte de la “moral” y “la ética” se fondo… cualquier cosa que implique libertad de elección para la mujer es anulada, no vaya ser que en otras áreas la mujer vaya también a ejercer su libertad, no conviene que la mujer sepa que puede decidir y si hay que hacer demagogia se hace.

  34. Estoy de acuerdo con Aloe, de entrada, en que los criterios de edad deben ser coherentes. Si a los 16 puedes decidir cualquier intervención médica, ¿por qué no un aborto? Hasta ahí, todo claro.

    Sin embargo, creo que el problema tiene dos caras y sólo se está enfocando desde una de ellas. Me explico: ante un embarazo no deseado, la decisión puede ser abortar, pero también puede ser tener el hijo. Y tal y como tenemos montada esta sociedad, serán precisamente los padres de esa joven de 16 años quienes se hagan cargo de sacar adelante a la criatura, por lo menos en una gran parte de los casos. Siendo así, creo que deberían tener algo que decir.

    Ah, por cierto, estupendo blog🙂

  35. Lorenzo

    100% de acuerdo, Pablo.

    La Iglesia ha demostrado una vez más el peligro de
    mezclar ignorancia con demagogia.

    Desgraciadamente en este país los curas siguen teniendo un peso moral que desde luego no les
    corresponde.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s