Archivo mensual: febrero 2009

Sólo chicas

cnemidophorus

La cuestión de las ventajas evolutivas de la reproducción sexual ya se ha discutido otras veces en este blog (por ejemplo aquí). En la mayoría de los casos, la reproducción asexual se produce en seres vivos que solemos considerar como “inferiores”: plantas, hongos, invertebrados. Sin embargo, también se da en algunas especies de vertebrados; la más estudiada es una lagartija del género Cnemidophorus. En algunas especies de este género no existen machos y las hembras se reproducen por partenogénesis, esto es, el óvulo no necesita ser fecundado por un espermatozoide para dar lugar a un embrión.

Podría pensarse que la vida sexual de estas criaturas es inexistente, ya que no necesitan encontrar una pareja. Sin embargo, los viejos fantasmas de la reproducción sexual siguen afectando a estos animales y mantienen un ritual de apareamiento, necesariamente homosexual. Algunas hembras adoptan el papel de macho y copulan con otras hembras en celo. Curiosamente, este comportamiento es necesario (o al menos muy conveniente) ya que estimula la producción de hormonas necesaria para desencadenar el proceso. Los “machos” suelen ser hembras que han desovado recientemente. En aislamiento, las lagartijas se reproducen mucho menos.

En teoría, la reproducción sexual aumenta la variabilidad genética en la población, lo que la hace más resistente a enfermedades y a circunstancias variables en general. Podríamos preguntarnos para qué le sirve la partenogénesis a las Cnemidophorus, pero tal vez la pregunta está mal enfocada. Es muy posible que no le sirva para nada. A lo mejor la partenogénesis no es un carácter demasiado negativo y se ha fijado en algunas poblaciones, las cuales –de momento- no se han extinguido.

La Evolución no es un proceso dirigido y cada especie tiene su propia historia, en la cual el azar ha podido jugar un papel importante.

Anuncios

5 comentarios

Archivado bajo Animales, Evolución, Genes, Sexo

Más videos horripilantes

McCourtain me envía el siguiente mensaje:

Desde hace ya años varias organizaciones, en particular Greenpeace, se viene denunciando la pesca indiscriminada de escualos para obtener únicamente sus “preciadas” aletas que serán servidas en la sopa de turno que se ofrece en algunos restaurantes. El video es cruel, muy cruel, pero creo que es importante ver algunos segundos para que tomemos conciencia de algunas de las acciones que hace el hombre y la supuesta supremacía sobre otros animales. Interesante el concepto de especismo.

Aprovecharé que ya has llegado hasta aquí leyendo para denunciar la pesca de arrastre. Brutalidad sin precedentes que podrás ver en cualquier puerto pesquero.

¿Preparado? aquí

24 comentarios

Archivado bajo Animales, Maltrato animal

La ciudad de los gemelos

twinsburg

Los gemelos idénticos constituyen una particularidad de la especie humana, ya que la mayoría de las restantes especies de mamíferos producen camadas de gemelos no idénticos (una curiosa excepción es el armadillo, que produce cuatro gemelos idénticos en cada camada). La razón por la que se produce esta división anómala del zigoto es, hoy por hoy un misterio. La frecuencia de los gemelos no idénticos varía entre diferentes países y grupos étnicos, al parecer debido tanto a factores genéticos como ambientales. El record del mundo lo tienen los yoruba de Nigeria, con una tasa de 45 por mil nacimientos. El ñame, un alimento frecuente en este país contiene sustancias similares a los estrógenos, las cuales estimulan la ovulación, incrementando la probabilidad de que dos óvulos sean fecundados aproximadamente al mismo tiempo. Por el otro extremo, los japoneses tienen el record de baja frecuencia: 6 por cada mil. Se sabe que los nacimientos de gemelos no idénticos son más frecuentes en mujeres de gran tamaño y en mujeres ‘solteras’ que en ‘casadas’ (no me pregunten por qué). El record mundial absoluto de nacimientos múltiples lo detenta una campesina rusa del siglo XIX, la señora Vasilet, que tuvo 16 gemelos, 7 trillizos, 4 cuatrillizos, y ¡ningún parto único!

Hata hace poco se pensaba que la frecuencia de gemelos idénticos era aproximadamente igual en todas las poblaciones humanas; no obstante, un estudio publicado en 1996 (aquí) reveló la existencia de una pequeña ciudad brasileña, donde la tasa de gemelos idénticos era del 10% ¡cinco veces más alta que en el resto del estado de de Rio Grande do Sul! Hoy por hoy, no existe una explicación para tan sorprendente fenómeno, pero hay razones para pensar que la causa radica en factores genéticos recesivos. La primera, que la alta frecuencia de gemelos aparece cada dos generaciones; la segunda, que en esta pequeña localidad brasileña, cercana a la frontera con Argentina, ha habido una alta tasa de endogamia.

No todo el mundo está de acuerdo con está explicación. Según el historiador argentino Jorge Camarasa, el responsable de fenómeno fue el siniestro Josef Mengele, apodado el Ángel de la Muerte. Mengele fue uno de los lugartenientes de Hitler, responsable de los campos de exterminación nazis. El siniestro Dr Mengele tenía una verdadera obsesión con los gemelos idénticos y se dedicó a ‘estudiarlos’ en los campos de concentración. En realidad, los ‘estudios’ de Mengele no respondían a ningún intento sistemático y eran puro sadismo. Al finalizar la guerra logró escapar a Sudamérica donde vivió hasta 1979.

Al parecer, Mengele viajó con cierta frecuencia a esta región de Brasil en los años sesenta. Este dato, y el hecho de que los gemelos brasileños tengan rasgos típicamente “arios” llevan a Camarasa a concluir que el mencionado fenómeno es el resultado de algún “extraño experimento”. Naturalmente, la idea carece por completo de base. Los habitantes de esta zona descienden de colonos alemanes, por lo que no es nada raro que sean frecuentemente rubios y de ojos azules. Por otro lado, las generaciones “altas” en gemelos se han seguido produciendo mucho después de la muerte del personaje. Resulta muy difícil pensar que este individuo tuviera el conocimiento y los medios para lograr una “nueva raza aria” (lo que quiera que esto signifique). La “hipótesis de Camarasa” ha estado circulando en muchos sitios de Internet (p.e. aquí) sin ser cuestionada. Ya se sabe que Internet es un terreno abonado para la pseudociencia.

Ojo, afirmar que esta hipótesis es puro humo no implica (para nada) justificar las burradas de Mengele.

11 comentarios

Archivado bajo Biología, Genes, Psicología

Bio-humor

confundido_www_humor12_com

3 comentarios

Archivado bajo Humor

Secuenciado el genoma del neanderthal

neanderthal

Para un blog interesado en la Evolución (y particularmente en la de los humanos), la noticia de la semana es, sin duda, la secuenciación del genoma (bastante) completo de nuestro querido primo Homo neanderthalensis. El anuncio lo realizó Svante Päabo (Instituto Max Planck, Leipzig, Alemania) en un congreso de la “American Association for the Advancement Science” en Chicago y se espera que los datos se publiquen en unos seis meses. La mayor parte del DNA utilizado proviene de un fragmento fósil encontrado en Vindija (Croacia); tiene unos 38.000 años de antigüedad y perteneció a una mujer.

No es la primera vez que se obtienen datos procedentes del DNA del neanderthal. En 1997 se secuenciaron 400 bases de la mitocondria y en 2008 se completó la secuenciación de este orgánulo. Los investigadores han conseguido lo que se denomina una secuencia 1x, lo que significa que el número de bases leído es similar al número de bases total del genoma (unas 3.000 megabases). El problema es que algunas bases son leídas varias veces y otras ninguna. En general, se requiere un recubrimiento de 10x o mayor para tener una seguridad razonable de que las bases están bien leídas. En definitiva, el genoma del neanderthal es, de momento, una especie de “borrador”, muchos menos seguro que los del chimpancé o el humano. Pero puede esperarse que se pueda obtener DNA de otros fósiles y con el tiempo y mucho esfuerzo, probablemente acabaremos teniendo una idea razonablemente buena de cómo eran los genes neanderthales.

¿Y qué nos dicen estos datos (aunque sean incompletos)? Para empezar, que las diferencias genéticas entre nosotros y nuestros primos son pequeñas; entre 1000 y 2000 aminoácidos diferentes (más un número desconocido de cambios en zonas no codificantes); en comparación, nos separan unos 50.000 cambios de aminoácidos del chimpancé. Otra cuestión que debería aclarar este proyecto es la vieja cuestión de si los neandertales han contribuido significativamente a nuestro pool genético. Para muchos, esta cuestión está razonablemente zanjada con secuenciación de la mitocondria. En fin, la respuesta sigue siendo: no, los neandertales no son nuestros antecesores directos y si hubo hibridación entre las dos especies, ésta debió ser mínima.

Los investigadores tratarán de encontrar posiciones en el DNA donde la secuencia del DNA neanderthal sea ancestral y difiera de la humana; tales sitios podrían identificar genes que hayan sufrido selección positiva durante la historia evolutiva reciente. Estos cambios serían los factores genéticos que nos hacen humanos. De momento, algunos estudios nos permiten “deducir” algunas características de los neandertales aunque no con una seguridad del 100%. Por ejemplo, Carles Lalueza-Fox, de la Universidad de Barcelona, encontró una variante del gen mclr, implicado en pigmentación, lo que sugiere que los neandertales podrían haber sido pelirrojos y de piel clara.

El genoma del neanderthal será una herramienta muy valiosa para escudriñar nuestro pasado; no obstante, no lo va a aclarar todo. Muchos aspectos de esta especie seguirán sin desvelarse. Aunque podamos acceder a su información genética, será imposible correlacionar cambios en los genes con características morfológicas o de conducta, cosa que sí puede hacerse con las especies vivientes.

Nuestros primos seguirán envueltos en la niebla

5 comentarios

Archivado bajo Biología, Evolución, Neandertal, Paleontología

Retratos de familia

img110

Koobi Fora, Kenia 1.750.000 años antes del presente.

Este Homo habilis lleva varios días sin comer. Los leones han abatido una presa y el olor de la carne resulta irresistible. No obstante, sabe bien lo que le pasa a los que molestan a los leones. También sabe que se irán tarde o temprano. Tal vez le de tiempo a llegar antes que las hienas…

Retrato: The Last Humans. G.J.Sawyer and V. Deak. 2007. Yale University Press.

2 comentarios

Archivado bajo Animales, Antropología, Biología, Evolución, Paleontología

Citas rápidas

img111

…Y nunca beso en los primeros dos segundos.

Uno de los problemas recurrentes al investigar la conducta humana tiene que ver con la fiabilidad de la encuestas. En muchos casos, la metodología experimental se basa en cazar a un grupo de aburridos estudiantes universitarios y (a cambio de dinero o créditos académicos) someterlos a una encuesta; los resultados de la misma son procesados con técnicas estadísticas estándar, redactados y enviados a publicar. No quiero decir que la metodología sea completamente inútil, pero ya he expresado varias veces mis dudas al respecto. A nadie se le escapa que los humanos no decimos siempre la verdad, o de forma más precisa, existen discrepancias entre lo que decimos y los que hacemos ¿Cómo saben los investigadores cuánta es la discrepancia que hay en el caso concreto que investigan? Respuesta: no lo saben.

Afortunadamente, para estudiar la conducta humana existen métodos alternativos (aunque generalmente más fatigosos). Sin ir más lejos, el de observar cómo se comportan las personas reales en situaciones reales. Si el tema de investigación está relacionado con las “estrategias de apareamiento” de nuestra especie la cosa puede ser bastante delicada. Sin embargo, en los últimos años ha surgido una costumbre que podría abrir una ventana en este campo: las citas rápidas.

Suele admitirse que las inventó el rabino Yaacov Deyo en 1988 para ayudar a los judíos solteros de Los Angeles a encontrar a su media naranja (conmovedora la preocupación del rabino por el bienestar de sus fieles). La costumbre se ha extendido por varios continentes y grupos sociales. En un evento típico, un grupo de interesados e interesadas paga una pequeña contribución por participar en una especie de “carrusel del amor”, en el que cada pareja dispone de un tiempo aproximado de ocho minutos para conocerse. Pasado este tiempo: ¡cambio de pareja! Por costumbre, son los chicos los que cambian de lugar. Y vuelta a empezar otros ocho minutos hasta que todas las posibles interacciones tengan lugar. Al final, ellos y ellas manifiestan su interés por volver a ver a un subconjunto de afortunados o afortunadas, escribiendo los nombres en una hojita que entregan al organizador. Sólo cuando hay coincidencia se produce el ritual intercambio de teléfonos.

El método parece estar diseñado por un investigador, aunque no es así. Justamente, la “belleza” del asunto radica en que los participantes están realmente interesados en ligar, pero, al mismo tiempo, el método proporciona una oportunidad inmejorable para estudiar cuáles son de verdad los criterios que hacen a un individuo/individua atractivo/atractiva.

Los psicólogos no han tardado en detectar el “chollo” y últimamente están apareciendo artículos en revistas especializadas. Por ejemplo, Peter Todd y sus colegas de la Universidad de Indiana filmaron vídeos de las citas y luego investigaron si otros observadores (de nuevo, estudiantes aburridos) podían predecir el “resultado” del rápido encuentro. En general, las predicciones no eran malas, pero lo más interesante: las mujeres eran mucho más difíciles de “leer” que los hombres. Si alguien quiere participar en un experimento así, puede ponerse en contacto con los miembros del equipo: https://www.indiana.edu/~abcwest/webexp/

Otra dato curioso es que, en general, las mujeres resultaron ser más selectivas que los hombres; sin embargo, cuando se alteró el protocolo y eran las mujeres las que cambiaban de sitio, esta diferencia desapareció.

Imagino que esto de las citas rápidas va dar bastante juego en este blog

Yo participé una vez en una cita rápida y la cosa fue tan bién que a los cinco minutos ya habíamos cortado

7 comentarios

Archivado bajo Animales, Biología, Evolución, Psicología, Sexo