La influencia de la influencia

dilema

En los años 40 del siglo XX, el matemático John von Neuman y el economista Oskar Morgenstern desarrollaron una teoría matemática denominada ‘teoría de juegos’, con la intención de construir modelos que ‘predigan’ la conducta de los individuos en situaciones de competencia, tal como ocurre en muchos juegos de ‘mesa’. La teoría de juegos asume que los individuos se comportan de manera absolutamente racional y toman las decisiones que sean precisas para optimizar su beneficio. Esta teoría analiza situaciones hipotéticas, donde los individuos tienen que tomar decisiones que afectan a su bienestar y al de otras personas. Sin duda, una de estas situaciones que ha adquirido mucha relevancia es el llamado ‘dilema del prisionero’.

Este juego fue descrito por Robert Axelrod y William Hamilton en 1981 y plantea una situación en que la cooperación entre dos individuos puede resultar beneficiosa, pero puede resultar aun más beneficioso para los jugadores individuales el hecho de no cooperar. El dilema del prisionero puede describirse brevemente así: supongamos que dos personas han cometido un crimen y están siendo interrogadas en celdas aparte, sin que hayan podido ponerse de acuerdo con antelación. Claramente, lo que más les interesa a ambos es mantener la boca cerrada, porque la policía no tiene muchas pruebas y ambos podrían salir con una sentencia leve. Sin embargo, el fiscal le ofrece a cada uno la posibilidad de que no se presenten cargos si culpa a la otra persona. Los modelos matemáticos que se han construido para resolver este caso indican con gran consistencia que la mejor estrategia consiste en delatar al compañero, siempre que –y esta es una condición crucial- el juego se realice una única vez o en un número pequeño de ocasiones.

En la realidad las cosas son más complicadas y las personas, como los arrieros, pueden encontrarse varias veces en el camino. Si tratásemos de analizar el caso de una forma más realista, aunque tal vez menos rigurosa, tendríamos que considerar un buen número de factores. Por ejemplo, un prisionero real tendría que valorar el tipo de relación que tiene con su compañero de crimen, cuál es la probabilidad de que éste le delate y cuáles serían las consecuencias de delatarle a él. Es posible que el compañero tenga buenos amigos y pueda vengarse a pesar de estar en prisión. Asimismo, el prisionero tendrá que considerar las desventajas de convertirse en un ‘traidor’, circunstancia que acabará siendo conocida por todos. Cuando se analizan todos estos factores, no es evidente que la mejor estrategia sea la deserción.

Justamente, los científicos están esforzándose por crear nuevas versiones del juego más realistas (no se trata de juegos reales, sino de simulaciones realizadas con modelos matemáticos). En ellas, el juego se realiza con “repeticiones” de manera que los jugadores se “conocen” y pueden ejercer “influencia” sobre otros. En un trabajo reciente publicado por Matjaz Perc, de la Universidad de Maribor en Eslovenia, el modelo estudiaba la evolución de estas “redes sociales”. Curiosamente, las estrategias cooperativas se imponían a las estrategias egoístas cuando el número de “jugadores” se aproximaba a 50. Si el número era menor o mayor, acababa ganando la estrategia clásica. Aparte del número de jugadores, para que una estrategia cooperativa pueda ganar, es necesario que se forme una red de “cooperativistas”; en otros casos, los egoístas ganan.

Puede argumentarse que estas simulaciones no prueban nada… pero dan que pensar.

Making new connections towards cooperation in the prisoner’s dilemma game

A. Szolnoki et al 2008 EPL 84

Anuncios

15 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

15 Respuestas a “La influencia de la influencia

  1. Me encanta el título del post, creo que lo dice todo. (ya ves me estoy poniendo al día con tu blog en cuanto puedo). Un saludo.

  2. Es la estrategia del “tic for tac”. Os recomiendo el documental de Richard Dawkins “Nice guys finnish first” del que os adjunto un enlace. Lo podéis encontrar en la mula (con perdón).

    También os adjunto esta conferencia en donde se explica la Teoría de juegos

    http://www.unavarra.es/puresoc/pdfs/c_ponencias/Miller.pdf

    Un saludo

  3. Sólo comentar que el juego del “dilema del prisionero” fue ideado en los años 50. Lo que hicieron Axelrod y Hamilton fue aplicarlo a un tipo de competición evolutiva por ordenador.
    Hay un libro muy bonito con el título precisamente de “El dilema del prisionero”, de William Poundstone, publicado en Alianza, que cuenta la historia de los primeros matemáticos y economistas que desarrollaron la teoría de juegos.

  4. Lorenzo

    El libro de Axelrod ‘La evolución de la cooperación’ es también muy interesante y recomendable.

    Le echaré un vistazo a esa referencia que mencionas, Pablo. ¿Qué revista es la EPL?

  5. McCourtain, ¿no será “Tit for Tat”?

  6. No. Es “tic for tac”.

  7. Si era un juego de palabras, lo siento, no lo había pillado (sigo sin hacerlo).

    Si simplemente te referías a la estrategia en teoría de juegos, insisto: es “Tit for Tat” (pensaba que era un lapsus).

  8. Omar

    Sería interesante ver la aplicacion de alguno de estos modelos para identificar el exito a mediano y largo plazo de modelos de desarrollo cooperativo de software (del cual es el sistema operativo Linux su mayor exponente) y, de ser posible, la influencia que tienen en el situaciones de “crisis” como las que vive el mundo actual. Si bien el modelo parece exitoso considerando los tiempos de desarrollo y la calidad de los productos, muchos estan empezando a vaticinar su caida, tal vez efecto de la crisis, puesto que el producto en sí (el software desarrollado) muchas veces se distribuye en forma gratuita o a menor costo que el software denominado propietario.

  9. Omar

    Tal vez no esté de más decir que el anterior ha sido mi primer comentario en este blog, al que sigo desde hace un par de meses via RSS, y que si bien no estoy de acuerdo con el tratamiento de ciertos articulos de temática religiosa o relativos a la iglesia católica, de la cual soy seguidor, lo encuentro de muy buena calidad y son casi todos los articulos motivo de conversación en la mesa o reuniones familiares y de amigos. Felicitaciones, Pablo. Omar de Argentina.

  10. Hola Omar,
    gracias por tus comentarios, y perdona si te ha ofendido algo de lo que hay aquí, aunque espero que no.

  11. McCourtain,
    Yo también creo que es Tit for tat.

  12. Lorenzo

    Es “tit for tat”:

    http://en.wikipedia.org/wiki/Tit_for_tat

    Pablo, es tu blog y lo administras como quieres, pero realmente veo innecesario pedir disculpas por si ofendes inintencionadamente (ésta creo que es la clave) a alguien. Se podría discutir acerca del tema del respeto a las ideas frente al respeto al derecho a tener ideas, que en mi opinión es otra cosa.

    Pero esto es off-topic. Gracias por la referencia, por cierto. Buscaré en el archivo de la UCM a ver si pudiera hacerme con él.

    Un saludo,

    Lorenzo

  13. Gracias Lorenzo,
    El caso es que siento ofender a la gente, aunque mantengo todo lo escrito en el blog.
    Un saludo

  14. Me hace gracia:

    Reconozco lo tremendamente útil que resulta la wikipedia. Reconozco también que a menudo recurro a ella para una primera aproximación a un concepto o persona que desconozco. Y me alegro enormemente de su existencia, así como de su éxito. Sin embargo, no deja de ser un recurso online, fácil, rápido, pero de rigurosidad no comprobada. Hay que usarla en su justa medida. Uno se encuentra a veces entradas que puede constatar que están muy bien redactadas (tanto por nítidas como por rigurosas), sin embargo, también se encuentra otras parciales, incorrectas, ambiguas, etc.
    Por eso nunca la utilizaría como “cita” para demostrar algo, ni como prueba sobre la que apoyar un argumento u opinión (llamadme tiquismiquis).

    Lo del “Tit for Tat” es un modelo clásico de la teoría de juegos de sobra conocido (si lo corregí no fue por ser impertinente, si no porque pensé que se trataba de una errata; y después, de un juego de palabras o algo), pero, si hubiera que “justificar” su escritura, mejor sería recurrir a una fuente realmente fiable, no la wikipedia, que últimamente parece que es la única fuente que maneja la gente.

    Lo que me hace gracia es que, aunque el acceso a la información de repente se ha facilitado exponencialmente, la gente recurre (me incluyo) a lo fácil y se “conforma” con la wikipedia (por lo menos en muchas ocasiones). Supongo que era de esperar y mejor la wikipedia que la incultura. Claro que de ahí a utilizarla como “autoridad” que zanja discusiones… 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s