Las arañas ancestrales no hacían telas

spider_web

Se encontraba un día  encontraba el psicolingüista Steven Pinker visitando una exposición sobre Arañas en el Museo de Ciencias Naturales de Washington, cuando al admirar la elegancia y funcionalidad de las telas pensó: “cómo puede haber alguien que vea esto y no crea en la selección natural”. Prácticamente en el mismo instante, una mujer que se encontraba cerca admirando las mismas telas exclamó: “cómo puede haber alguien que vea esto y no crea en Dios”.

Curiosamente, como todas las adaptaciones complejas, las telas de araña plantean un dilema evolutivo. Para tejer la tela, el animal tiene que sintetizar unas proteínas muy especiales, que constituyen la “seda” y guardarlas en unas glándulas ad hoc. Estas proteínas salen a presión y adquieren la configuración tridimensional que proporciona a la tela sus propiedades mecánicas, y para ello la araña utiliza unos apéndices especiales denominados “hileras”. Al mismo tiempo, la araña necesita unos patrones psicomotrices innatos para tejer la tela (aunque éstos se refinan con la práctica). Si alguno de estos elementos no estuviera presente, la trampa no funcionaría y la araña se moriría de hambre. Por otra parte, es muy difícil que todos estos elementos surjan de repente por azar (recordemos que la araña tiene que comer, si no todos los días, por lo menos de vez en cuando).

Lo más probable es que algunos de estos elementos existieran antes y es muy posible que tuvieran otra función. Este parece ser el caso; según un trabajo recientemente publicado en PNAS, los antepasados de las arañas producían seda pero no tejían telas ya que no poseían “hileras”. Se basan en un fósil de proto-araña, clasificado como Attercopus fimbriunguis y fue hallado en Nueva York en los años 90; sencillamente, los paleontólogos han tardado bastante en interpretarlo. Al no tener hileras, Attercopus debía poseer un control muy imperfecto sobre la seda. Es posible que utilizase la seda para envolver los huevos (se han sugerido otras posibilidades), cosa que hacen algunas arañas actuales.

Otro hallazgo curioso en este fósil es que poseía una pequeña cola, a diferencia de las arañas modernas.

En resumen, los antepasados de las arañas podían fabricar seda pero su función era distinta a la de las actuales. En algún momento debieron aparecer hileras rudimentarias y la seda debió adquirir una nueva función. Al descomponerse en una serie de pasos independientes y adaptativos, y al disponer de mucho, mucho tiempo, los sucesos improbables dejan de serlo.


Anuncios

5 comentarios

Archivado bajo Animales, Biología, Evolución, Uncategorized

5 Respuestas a “Las arañas ancestrales no hacían telas

  1. Pablo, te recomiento las conferencias magistrales que dio Richard Dawkins en la Royal Society de Londres en 1991. Sencillamente magistral. Las puedes conseguir bajandolas de la mula, ups perdón. Si te cuento la selección de documentales al respecto que tengo…
    Al tema, que me pierdo. En una de ellas explica mediante la informática el cómo se ha ido desarrollando la tela de araña a lo largo de millones de años, o por lo menos es una teoría muy convincente. Ensayo y error, como todo en la vida. Un programa va bombardeando con insectos una tela de araña totalmente asimétrica. Poco a poco se va confeccionando hasta que se llega a un patrón que no necesita ser modificado.
    Lo siento sobretodo por el bueno de Pinker. ¡Hay que ver el desconocimiento existente respecto a la evolución! La mejor hipótesis para todo… sin duda la de Dios.

  2. Aloe

    Me parece recordar que hay arañas que usan hilos de seda para que les ayuden a “planear”, moverse o dejarse caer (de hecho, ahora que lo pienso, las arañas que hacen telas también usan hilos para desplazarse). Este parece un uso para las hebras útil y más simple que cazar con las telas perfeccionadas.
    Creo que también hay artrópodos (no sé si arañas o insectos) que tejen una tela entrecruzada a la entrada de sus trampas o madrigueras. No es tan elegante ni tiene propiedades tan complicadas, pero sirve también para cazar al acecho.
    Total, que hay montones de vías por las que la capacidad de producir un hilo más o menos resistente o pegajoso es útil y puede ser seleccionado. Para cazar, desplazarse o envolver los huevos como señalas.
    No me parece tan difícil, aunque a los creacionistas les debe parecer difícil hasta atarse los zapatos (“¡ser capaz de atarse los zapatos!: ¿qué mejor prueba de que Dios nos dio un alma, eh? eh?”)

  3. Omar

    Que tal Pablo,

    Creo que esta vez se olvidaste poner la referencia del articulo. Me interesa sobre todo por el asunto de la cola y la relación de estas con los euriptéridos y alacránes. Saludos,

    Omar

  4. Oye Aloe creo que deberiamos respetar las posturas de todos ya se de cualquier tipo como la de los creacionistas. Me parece interesante que descubrieran como aprendieron a hacer esas figuras con la telaraña.

  5. ¡Hasta las arañas creen en Dios!.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s