Archivo diario: 28 enero , 2009

Las arañas ancestrales no hacían telas

spider_web

Se encontraba un día  encontraba el psicolingüista Steven Pinker visitando una exposición sobre Arañas en el Museo de Ciencias Naturales de Washington, cuando al admirar la elegancia y funcionalidad de las telas pensó: “cómo puede haber alguien que vea esto y no crea en la selección natural”. Prácticamente en el mismo instante, una mujer que se encontraba cerca admirando las mismas telas exclamó: “cómo puede haber alguien que vea esto y no crea en Dios”.

Curiosamente, como todas las adaptaciones complejas, las telas de araña plantean un dilema evolutivo. Para tejer la tela, el animal tiene que sintetizar unas proteínas muy especiales, que constituyen la “seda” y guardarlas en unas glándulas ad hoc. Estas proteínas salen a presión y adquieren la configuración tridimensional que proporciona a la tela sus propiedades mecánicas, y para ello la araña utiliza unos apéndices especiales denominados “hileras”. Al mismo tiempo, la araña necesita unos patrones psicomotrices innatos para tejer la tela (aunque éstos se refinan con la práctica). Si alguno de estos elementos no estuviera presente, la trampa no funcionaría y la araña se moriría de hambre. Por otra parte, es muy difícil que todos estos elementos surjan de repente por azar (recordemos que la araña tiene que comer, si no todos los días, por lo menos de vez en cuando).

Lo más probable es que algunos de estos elementos existieran antes y es muy posible que tuvieran otra función. Este parece ser el caso; según un trabajo recientemente publicado en PNAS, los antepasados de las arañas producían seda pero no tejían telas ya que no poseían “hileras”. Se basan en un fósil de proto-araña, clasificado como Attercopus fimbriunguis y fue hallado en Nueva York en los años 90; sencillamente, los paleontólogos han tardado bastante en interpretarlo. Al no tener hileras, Attercopus debía poseer un control muy imperfecto sobre la seda. Es posible que utilizase la seda para envolver los huevos (se han sugerido otras posibilidades), cosa que hacen algunas arañas actuales.

Otro hallazgo curioso en este fósil es que poseía una pequeña cola, a diferencia de las arañas modernas.

En resumen, los antepasados de las arañas podían fabricar seda pero su función era distinta a la de las actuales. En algún momento debieron aparecer hileras rudimentarias y la seda debió adquirir una nueva función. Al descomponerse en una serie de pasos independientes y adaptativos, y al disponer de mucho, mucho tiempo, los sucesos improbables dejan de serlo.


Anuncios

5 comentarios

Archivado bajo Animales, Biología, Evolución, Uncategorized