Bacterias gorronas

bacteria

Esta semana ha aparecido una noticia acerca de mis amigas las bacterias que no quiero dejar de comentar, y tiene que ver con la “vida social” de estos seres. El concepto puede parecer un poco raro (¿cómo es posible que las bacterias tengan vida social y yo no?). Y sin embargo existe. Aunque las células bacterianas individuales compiten fieramente por los nutrientes en momentos de abundancia, para sobrevivir en condiciones duras (que son las más frecuentes) suelen depender de la cooperación entre ellas.

Por ejemplo, tienen que “ponerse de acuerdo” para formar “biofilms”: una especie de estructura pluricelular que les permite fijarse a superficies sólidas. También tienen que “ponerse de acuerdo” para efectuar un movimiento de migración en masa denominado “swarmming”.Para este tipo de acciones, las bacterias tienen que comunicarse, y no en un sentido metafórico sino literal, así que le podemos quitar las comillas al ponerse de acuerdo. La comunicación se produce frecuentemente a través de unas sustancias (homoserín-lactonas) que son producidas y excretadas por las células bacterianas. Al mismo tiempo, las bacterias perciben la concentración de homoserín-lactonas que hay a su alrededor, con lo que adquieren una información precisa sobre la densidad de congéneres en el espacio circundante. No es extraño que estos sistemas se hayan denominado “quorum sensing”. Si, efectivamente, hay quórum, las bacterias desencadenan una respuesta adecuada.

¡Qué bonito! Las bacterias hablan entre ellas y cooperan. Lo malo es que este sistema sale caro en términos de energía: hay que sintetizar estas moléculas y enviarlas al exterior. Y de aquí surge el problema de toda actividad cooperativa en cualquier sociedad (humana o no): el problema de los gorrones. ¿Qué pasa si una bacteria individual se ahorra el esfuerzo pero se aprovecha de las ventajas? Pues que se reproduce más deprisa que las bacterias decentes, lo que resta eficacia al conjunto. En el caso de una bacteria patógena, el resultado bien puede ser una menor capacidad para producir enfermedad en el hospedador.

En este trabajo, presentado por Stuart West en un meeting de la Royal Society of London, los científicos encontraron que al co-infectar a hospedadores (ratones) con una mezcla de dos cepas de Pseudomonas aeruginosa (una decente y otra gorrona) la infección era mucho más leve que al infectar sólo con bacterias cooperativas ¿Podrían emplearse estas bacterias tramposas para combatir enfermedades?

Este tipo de fenómenos sugiere que antes de que surgieran los seres pluricelulares propiamente dichos, los antecesores de las bacterias llevaban mucho tiempo “ensayando” diversos tipos de estructuras cooperativas. Un animal pluricelular puede considerarse un caso extremo de cooperación celular.

Natura non facit saltum

Anuncios

7 comentarios

Archivado bajo Animales, Biología, Conducta antisocial, Evolución, Salud, Uncategorized

7 Respuestas a “Bacterias gorronas

  1. Así a priori es interesante y parece una buena estrategia coinfectar con otra cepa “gorrona” y así disminuir su eficacia para atacar mejor con antibióticos. Sin embargo, me pregunto si llevado a la práctica se mostrará esa eficacia, si no se facilitará el desarrollo de resistencias por mutación u otros mecanismos.

  2. Perdona pero no me ha quedado claro cómo hacen las bacterias para que no aparezcan gorrones, ¿o eso todavía no lo saben?

    Saludos

  3. Imagino que si aparece un mutante gorrón el conjunto pierde fitness y es sustituido por otros clones de bacteria. En la práctica no creo que sea un problema porque la cepa gorrona sólo tiene efectividad si está asociada a la cepa decente en el momento crucial en que hay que enviar señales. No obstante, si se co-incoulan las dos cepas se podría conseguir una atenuación de síntomas. En cualquier caso, el empleo de esto en la clínica me parece lejano, si es que llega a funcionar.

  4. Esto me recuerda mucho a los modelos matemáticos que planteaba Dawkins en el Gen egoísta y temas que trataban estos asuntos…

    Es curiosísimo… me encanta cuando se pueden “apreciar” algunos de los “pasos intermedios entre unicelulares y pluricelulares”…

    Recuerda un poco al tema de los arrecifes de coral y tal…

    Respecto a lo de las “gorronas” supongo que existirá un equilibrio…

    Si las “gorronas” proliferan en exceso aumenta su frecuencia en su población por lo que su estrategia deja de tener efecto…

  5. Pingback: Bacterias gorronas

  6. ¡Cada vez hay más evidencias que se pueden poner al servicio de la comprensión de la conducta humana! Así me parece, aunque sin por ello inferir conductas directas. Ya había visto algo similar (caracteres individuales diferenciasdos) en un no muy viejo post de Sapere acerca de las e-Colly.

  7. jesus121611811

    la gorronea es una bacteria si o no

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s