Reseña: Los cazafantasmas

Me encontré con este libro el pasado verano, en unas “rebajas” en la librería de la Universidad de Madison. Un rápido vistazo al interior (y su atractivo precio) me convencieron de inmediato. 48 horas más tarde leía la última página y lo guardaba en la estantería. Fascinante.

La trama transcurre a mediados del siglo XIX. Un grupo variopinto de científicos e intelectuales inician una investigación que pronto se convertirá en una obsesión personal para muchos de ellos, hasta el punto de poner en peligro sus carreras profesionales y sus vidas privadas. Liderados por el filósofo/psicólogo William James (uno de los padres fundadores de la Psicología) y por Russel Wallace (co-autor con Darwin de la Teoría de la Evolución), nuestros aventureros tratarán de contrastar empíricamente la existencia de fantasmas, espíritus y otros fenómenos psíquicos. Reconozco que no pude evitar identificarme con este puñado de aventureros intelectuales. Irónicamente, en su búsqueda de la “verdad” se encontraron con dos enemigos mortales: la Iglesia y los demás científicos.

Tal como dijo explícitamente uno de ellos, al intentar constrastar la existencia de fantasmas (la moda del espiritismo arrasaba en aquellos días), estaban al mismo tiempo poniendo en tela de juicio algunas ideas muy importantes. Si no encontraban evidencias del “más allá” tendrían que concluir que no hay nada después de la muerte. De aquí la lógica animadversión de la Iglesia. Pero ¿y si encontraban algo? Tendrían que admitir la existencia de una realidad “espiritual”. De aquí la actitud hostil de los científicos.

Sin embargo, estrictamente hablando, el punto de partida de James y los suyos era estrictamente científico. Si todo el mundo habla de los fenómenos paranormales ¿por qué no investigarlos con rigor?

No les contaré lo que encontraron, o no encontraron para no estropearles el libro. Iker jiménez debería dedicarles un programa.

Anuncios

8 comentarios

Archivado bajo Reseña

8 Respuestas a “Reseña: Los cazafantasmas

  1. Tay

    Verdaderamente interesante, lo apunto a la lista de libros por leer (empieza a ser larga).

    Wallace era famoso por su obsesión por éstos temas, aunque su posición filosófica no siempre era la mas científica de todas, de hecho tuvo problemas con las ideas de Darwin que hacían referencia a la mente humana.

    De todos modos, debe ser genial adentrarse en sus razonamientos.

    Un saludo

  2. Ahskar

    ¿Hasta que punto es un relato histórico y hasta que punto es relato? Me corroe la curiosidad.

    La verdad es que tiene buena pinta.

    Iker Jimenez es un showman, no un investigador, así que no creo que sacara mucho en claro del libro xD

  3. En principio, es un ensayo sobre historia de la ciencia (no sé si hay algo inventado). Deborah Blum es una escritora con bastante prestigio.
    Lo de Iker era broma, claro

  4. cyberwarrior2

    Estas historias te dejan con la cabeza caliente y los pies frios. Siempre el mismo calentón y luego no hay nada concreto porque si lo hubiese no andariamos todavia buscando fantasmas a estas alturas de la historia. O ésto o acabaremos admitiendo que hay un complot anti fenomenos paranormales. Y si en el caso de los OVNI la cosa tiene una justificacion lógica, en éste no la tiene.
    Seamos prácticos.

  5. Por un momento me habías preocupado con lo de Iker Jimenez…
    Dan ganas de leerse el libro. Por cierto (si no hay que estropear el libro al decírmelo) ¿qué tal parado sale James? Es que pensaba hablarle del libro a una profesora a la que le gusta mucho, pero creo que no me vendría bien recomendárselo si no sale bien parada su figura… (es broma, mi profesora es buena gente)

  6. Niha,
    James sale bien parado. En cuanto a los fantasmas…

  7. José Manuel

    Y yo, que nunca hasta ahora he visto un fenómeno paranormal. Me levanto por las mañanas y no veo dioses ni fantasmas ni espíritus.

    Probablemente, sea la imaginación -fantasía- que adquirimos en los sueños y lo traspasamos a la realidad. Como dice Llinás, el neurocientífico que más se ha aproximado a la conSciencia: “Aunque el estado funcional que denominamos «mente» es modulado por los sentidos, también es generado, de manera especial, por esas oscilaciones neuronales. Por tal razón podríamos decir que la realidad no sólo está «allá afuera», sino que vivimos en una especie de realidad virtual”.
    En los sueños sólo hay oscilaciones neuronales de distinta índole, que nos sirven para reafirmar la memoria. Pero el sistema no es perfecto, claro.

    La vigilia y el sueño REM son estados eléctricamente semejantes en cuanto a la presencia de oscilaciones de 40 Hz, existe entre ellos una diferencia fundamental: la incapacidad del estímulo sensorial de realinear la actividad 40 Hz durante el sueño REM. De hecho, durante el sueño REM, los estímulos del mundo externo (inferiores al umbral de despertar) no se perciben, ya que están fuera de contexto con el estado funcional generado por el cerebro en ese momento. En otras palabras, el estado de ensoñación es una situación de hiperatención a la actividad intrínseca, durante la cual la entrada sensorial puede no acceder fácilmente a la maquinaria que genera la experiencia consciente. Este puede también ser el caso en estados psiquiátricos alucinatorios.

    Estudios con magnetoencefalografía muestran que la oscilación de 40 Hz (40 ciclos) -en algunos casos hasta 80 Hz- se genera primero en las regiones corticales frontales y luego en las caudales, o sea, las oscilaciones se van desfasando rostrocaudalmente, de tal manera que el cerebro se comporta como si tuviera un sistema de radar, un scanning system que recorre toda la corteza cerebral en dirección rostro-caudal cada 12.5 milésimas de segundo, aproximadamente. Este escáner rostrocaudal se genera secuencialmente en circuitos recurrentes entre diferentes áreas de la corteza y los núcleos intralaminares talámicos, de tal manera que enlaza toda la información sensorial en un instante de 12.5 milésimas de segundo. No podemos olvidar que el sentido del olfato, por ser más antiguo, evolutivamente hablando, no pasa por el tálamo. Con lo cual podemos deducir la retroalimentación y reentrada del sistema inespecífico.

    En el sueño REM, El “radar” cambiaría de dirección. De ahí las alucinaciones, pesadillas y sensaciones subjetivas falsas.

  8. Ahskar

    Gracias por la aclaración. Lo cierto es que mi confusión venía de que había pensado que era una novela (histórica) pero si es un ensayo, la cosa cambia y lo cierto que se vuelve mucho más interesante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s