La píldora de la inteligencia

pill

Si pudiera aumentar su inteligencia tomando una píldora ¿lo haría?

Esta es la interesante pregunta que plantea un equipo de notables científicos en el último número de la revista Nature (“Hacia el uso responsable de medicamentos que mejoran la capacidad cognitiva”). La pregunta no es retórica ni una cuestión de ciencia-ficción, ya que diversas drogas con capacidad de aumentar la capacidad cognitiva (eso sí, de forma modesta) ya están siendo utilizadas, y de forma masiva, en algunos campus universitarios. La píldora de la inteligencia ya está aquí.

Las más empleadas son el modalfinil, el ritalin y el adderall. La primera se emplea para combatir los efectos de problemas tales como la apnea del sueño y la narcolepsia. Las otras dos se utilizan para tratar la hiperactividad, sobre todo en niños y jóvenes. Los autores estiman que en algunas universidades de USA, aproximadamente un 25% de los alumnos las utilizan.

Los firmantes del artículo se refieren a tres cuestiones relacionadas con el uso de dichas sustancias.

La primera es la cuestión de la seguridad. No parece ser un problema muy grave, al menos en el caso de las sustancias mencionadas. Todas han pasado controles exhaustivos y son recetadas con mucha frecuencia (sobre todo las dos últimas). Cierto que no hay demasiados estudios sobre los efectos a largo plazo y cierto también que sus efectos no han sido estudiados en individuos sanos. Pero ninguna de estas objeciones parece demasiado grave.

La segunda es la cuestión de la libertad. Irónicamente, los soldados estadounidenses pueden ser obligados a consumir modalfinil si sus superiores consideran que su trabajo requiere imperiosamente un estado de máxima alerta. Podría darse el caso que directores de algunos colegios, deseosos de que sus alumnos tuvieran buena puntuación en tests estatales les obligaran a tomar esta sustancia antes del examen.

La tercera es la cuestión de la justicia. Si los exámenes son “competitivos”, p.e. pruebas de acceso en la universidad, o en oposiciones, los que no tomen estas sustancias estarían en inferioridad de condiciones ¿no?

No creo que estas preguntas tengan todavía una respuesta clara. Más bien se trataría de generar un debate en la sociedad para ver si se llega a algún tipo de consenso. Evidentemente, son preguntas que se nos plantean como consecuencia de los avances en Biología y que son completamente nuevas. En cierto modo, este debate está relacionado con el del uso de drogas modificadoras del humor (“¿Más placebo y menos Prozac?”).

En el influyente libro de Francis Fukuyuma (“Our post-human future”, Profile Books, 2003), este autor arremete contra el uso de este tipo de sustancias, alegando que atentan contra el concepto tradicional de “ser humano”. Lo que dice Fukuyuma es que emplear una píldora para mejorar el carácter (prozac) o la inteligencia (modalfinil) es “trampa” y debería estar regulado (léase, prohibido). Los autores del artículo de Nature son menos beligerantes. Más bien piensan que si una píldora puede aumentar nuestra capacidad cognitiva y su uso es razonablemente seguro, ¿por qué no hacerlo? En todo caso, nos lo podríamos plantear.

Me pregunto si en el próximo examen que haga tendré que someter a los alumnos a un control anti-doping.

Anuncios

21 comentarios

Archivado bajo Filosofía, Inteligencia, Neurobiología, Psicología, Uncategorized

21 Respuestas a “La píldora de la inteligencia

  1. pau

    tomo nota de este post, para cuando se me acerquen las fechas de las oposiciones me plantearé el poder tomar estas sustancias …

    en lo que no estoy de acuerdo es en el tema del prozac. Creo que hay veces que nuestra propia personalidad puede ser autodestructiva y si tomando una pastillita (prozac o lo que sea) puedes hacer que te ‘equilibres’ ¿dónde está el problema? después de todo, si hay que vivir, que sea de la manera más tranquila y feliz posible

  2. Arturios

    ¿Y si pudieras tomar una pastilla para, no se, por ejemplo tratar un catarro la tomarías? ¿sería hacer trampa respecto a otra gente que no las toma? ¿sería atentar contra el estado “natural” de un ser humano? ¿y tomar una hormona del crecimiento

    Puedo entender que en una competición deportiva se trate de que sea en igualdad de condiciones en la que precisamente se quiere destacar la desigualdad, al campeón, pero que existan pastillas para mejorar la inteligencia me parece mucho mayor avance que la posible desigualdad que pueda producir.

  3. Me pregunto si no sería más sencillo mejorar la capacidad cognitiva teniendo un verdadero y más eficiente sistema educativo donde se despierte en los alumnos la curiosidad por conocer, donde se aliente la imaginación, las ideas, la confianza, la cooperación, etc, etc, etc…

  4. Hola Miski,
    Posiblemente es así, pero no veo que sean mutuamente incompatibles. Se supone que el sistema educativo sirve justamente para lo que dices (como todo, es perfectible). En cualquier caso, la educación es muy importante y el efecto de las pastillas puede suponer una ventaja pequeña en el mejor de los casos.

  5. nemo

    El “estado natural” de un ser humano es morir joven de una infección, pasar frío en invierno y sufrir dolores de muelas.
    Los que están vacunados tienen una ventaja sobre los que no lo están.
    Los que tienen calefacción tienen ventaja sobre los que no la tienen.
    Los que toman antibióticos tienen ventaja sobre a los que no los toman.
    Los que se lavan los dientes tienen ventaja sobre los que no se los lavan.

    Lo del “estado natural” me huele a lo de siempre, a la tontería de “jugar a ser Dios”.

    P.D. : excelente entrada, tenemos que ponernos todos a plantearnos una nueva ética, que tenga en cuenta problemas inconcebibles hace sólo 100 años.

  6. Totalmente de acuerdo
    Gracias, nemo

  7. (S)

    Pues yo creo que lo importante es ser feliz… y si necesito una pastilla para ello.. a mi la verdad es que no me importaría tomarla para nada… de hecho una vez que soy feliz tampoco me importará lo que piensen los demás de mi pastillita…

    Ande yo caliente.. riase le gente.

    Y en cuanto al post de hoy… la verdad es que a mi me parece una buena idea al menos tener la oportunidad de consumirlas…

    Si en los examenes estatales… hay 100 personas que participan… y 10 de ellas no tienen la posibilidad de tomarse las pastillitas.. eso sería una injusticia… pero si todas tienen la posibilidad de elegir… entonces no hay más que hablar desde mi punto de vista…

    Siempre y cuando las pastillas no dañen en ningún momento al consumidor… en ese caso.. yo las prohibiría salvo con receta…

    … mi humilde opinión

  8. leopoldof3

    En experiencias de familiare, que no son propias pero es como si lofueran, se que empezar a tomar pastillas, nunca es la mejor opción, incluso recuerdo un episodio de los Simpson donde a bart ler dan ritalin y termina haciendose adicto, creo yo que en un futuro no muy lejano sera bueno, pero por ahora hasta que no se tenga bien estudiado todos los efectos lo mejor es abstenerse.

  9. Hola leopoldof3,
    El empleo de ritalin es bastante controvertido; no obstante, me da la impresión que has generalizado mucho basándote en una “evidencia anecdótica” (“…nunca es la mejor opción…”). Personalmente, soy bastante escéptico con la evidencia experimental, pero mucho más con la anecdótica.
    Salu2

  10. Creo que todas estas sustancias habrá que regularlas SÓLO en función de la posible gravedad de sus efectos secundarios (y de la realidad de sus efectos positivos, claro). Pero, no siendo serios los primeros, y siendo ciertos los segundos, ¿qué tienen de malo?

  11. Hola Jesús,
    Eso mismo pienso yo.
    Un abrazo

  12. Omar

    Estoy completamente de acuerdo, sin embargo, creo que debemos de hacer enfasis de la necesidad de ver a un medico que haga los estudios previos al consumo. Yo personalmente consumí Modafinil y no me sirvio de nada, no me podia concentrar dada una baja en la presión, dolores de cabeza y un poco de dolor abdominal. A algunos amigos mios les funcionó bastante bien, pero a mi nada. Iré por el ritalin jajajaja (ahora si después de visitar al medico).

  13. Siempre el ser humano tiende al camino facil, para destacar sobres los demas, vease, en las Olimpiadas, la de barbaridades que se hacen para ser mejor, ya Sancho Panza y D. Quijote soñaban con las excelencias del balsamo de fieragras…que lo curaba todo. Nadie busca la verdad de nuestra existencia, en nuestro interior y a traves de esa busqueda llegara a la felicidad, menos prozac y mas vida interior, mas reflexiones y menos capsulas, mas humildad y menos prepotencia, si no lo eres, ¿crees que una capsula te hará mejor? nuestro cerebro no necesita de estimulos para ser suficientemente competitivo, lo que psas es que no sabemos usarlo……

  14. jiuq

    En los alimoches, el uso de piedras se considera algo “natural”. Nosotros también tenemos la natural capacidad de usar herramientas y lo hacemos, gracias a la cultura, de forma cada vez más elaborada. Nadie duda que el uso de un coche para aumentar nuestra capacidad de desplazamiento, una herramienta bastante compleja y con no pocos “efectos negativos”, sea algo problemático o éticamente dudoso. Incluso aunque no todos pueden tener coche y lo natural (AKA. primitivo) sea ir andando.

    Las medicinas también son herramientas de otro tipo. Incluso las drogas son herramientas. Por ejemplo, en el caso del alcohol mucha gente lo reconoce con argumentos como “bebo para desinhibirme” y podríamos plantearnos si es usado como handicap zahaviano (“mira cómo aguanto la bebida- tengo un metabolismo espectacular, nena”).

    Total: el uso de medicamentos para aumentar nuestra capacidad cognitiva no me parece que difiera mucho del uso de un coche en cuanto a su “naturalidad”. En ese sentido no creo que sea contrario a “la naturaleza humana” si no más bien todo lo contrario.

  15. jiuq

    En el caso del alcohol, si aceptamos su uso como handicap, los efectos secundarios son lo que le conceden “utilidad”, PERO, generalmente, el problema de las drogas (o de cualquier herramienta-mírese las armas de fuego) es que los costes superen lo beneficios.

    Los citados medicamentos no hacen otra cosa que sustituir nuestros propios mecanismos endógenos, aumentando su efecto. Es decir, las capacidades emergentes por su uso, en realidad ya estaban ahí. Mi duda: si no “surgían” de por sí, ¿no será por algo?

    Me explico con un ejemplo: la testosterona. La testosterona aumenta la expresión de caracteres sexuales secundarios que aumentan la capacidad reproductora de los machos. Por lo tanto es algo que, en principio, debería maximizarse. Sin embargo, tiene unos costes, por lo que cada individuo, en función de sus “capacidades” llega a un compromiso en cuanto al nivel de testosterona que puede soportar. Resulta que éste no es el mismo en todos los machos, si no que varía mucho, debido tanto a diferentes estrategias vitales, como a diferente capacidad (derivada de la genética o del ambiente).

    ¿No ocurrirá algo similar con las capacidades cognitivas? ¿No estarán esos medicamentos “reasignando recursos” y alterando ese “compromiso”? ¿Qué efectos tendrá eso? Si a un animal le aumentamos los niveles de testosterona por encima de sus ponderados niveles naturales, normalmente se reduce su esperanza de vida porque no puede soportarlos. Es más, a veces, al suministrar testosterona, en vez de conseguirse un aumento de los niveles de ésta, se consigue todo lo contrario al eliminar su producción natural (debido al feedback negativo que mantenía el nivel óptimo).

    Los efectos negativos de muchas drogas se deben a que sustituyen y eliminan las sustancias naturales que hacían su función. Encima, esas sustancias solían tener mecanismos de control que mantenían un equilibrio ponderado entre las distintas funciones, del que las drogas carecen. ¿No ocurrirá lo mismo en este caso? Los medicamentos se usan cuando existe un mal funcionamiento, un desequilibrio que se intenta “compensar”. Pero, si no existe mal funcionamiento, si el sistema (el individuo) estaba equilibrado, ¿no lo desequilibrarán? ¿Y al equilibrador que lo desequilibre quién lo equilibrará?

  16. Lo mismo… el problema está en los exámenes.

  17. Hablando de pastillitas, me gustaría saber tu opinión sobre la “viagra” cubana: PPG, de la que tanto se habla ahora…

    Pablo, gracias por tus post, siempre tan instructivos.

  18. Creo que una de una de las peores cosas del asunto es que a la gente se le quede la idea de que hay pastillas para ser más inteligentes. Aumentarán capacidades, sí, pero el trabajo no lo quita nadie. En ese sentido, estoy con quien apuesta por una mejora del sistema educativo.
    Ya hablando más concretamente sobre tomar o no pastillas, yo prefiero ser prudente. Aún no lo sabemos todo sobre el funcionamiento del cerebro ni sobre los efectos a largo plazo de muchas sustancias. Esto no quiere decir que esté en contra de su uso como medicamentos, pero una cosa es intentar corregir un problema, caso en el que se pueden aceptar los efectos secundarios porque son mejores que el problema en sí, y otra alterar el funcionamiento normal del cerebro.

  19. Hola Niha,
    Sin duda, el trabajo es indispensable pero la cuestión no es “trabajo o pastillas”.Tienes razón en que no lo sabemos todo sobre el cerebro; de hecho, no hay datos a largo plazo sobre muchos medicamentos.

  20. Sí, la cuestión no es “trabajo o pastillas”, pero, como comentaba, el problema está en que la gente piense que con tomarse una pastilla ya está todo hecho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s