transgénicos (tercera parte)

A propósito del post anterior, sobre las plantas transgénicas, me escribe Jon este comentario:

A pesar de su representación de sufrido rigor científico ante las hordas de fanáticos ecologistas irracionales, lo único que hacen es repetir como cotorras lo que les han dicho en clase o lo que han leído en alguna parte: “No hay datos suficientes” “no hay evidencias suficientes” “no podemos rechazar una tecnología que podría ayudar a solucionar el problema del hambre”

Llevo tiempo investigando y si hay algo de lo que no hay evidencia alguna es de las supuestas mejoras sociales que dicen que estas “nuevas tecnologías” posibilitan. No he encontrado ningún caso. Sí, en cambio, hay reportados numerosos efectos en sentido contrario, como por ejemplo:

http://crimentales.blogspot.com/2007/02/los-efectos-del-progreso-i.html

¿Tienen una idea de las multimillonarias cantidades que se invierten cada día en el desarrollo de estas “tecnologías”? ¿saben el porcentaje que representan, desde hace más de una década, del total del mercado bursátil? ¿piensan honestamente, sinceramente, que esta vastísima cantidad de recursos no podría encontrar una mejor vía para combatir el problema del hambre?

Es más, ¿acaso se plantean cuál es la causa del hambre, del colapso de la economía alimentaria? ¿por que no se emplean más recursos en analizar seriamente estas causas, no sería el primer paso a seguir en una investigación para combatir el problema?
Tanto el comentario en sí, como el blog al que hace referencia me parece un buen ejemplo de las mentiras, verdades a medias y demagogias que abundan en el discurso “anti-transgénico”, de modo que voy a contestar en forma de post.

Empecemos comentando la descalificación gratuita:

lo único que hacen es repetir como cotorras lo que les han dicho en clase o lo que han leído en alguna parte: “No hay datos suficientes” “no hay evidencias suficientes” “no podemos rechazar una tecnología que podría ayudar a solucionar el problema del hambre”

Lo de “descalificar al que discrepa” está en la primera página del manual de demagogia. En este caso, además, es particularmente falso. Hay muchos datos que indican que las plantas que contienen el gen Bt son seguras, reducen (no anulan) la necesidad de tratamientos fitosanitarios y aumentan el rendimiento (si el taladro del maíz es un problema grave, claro). A modo de ejemplo, y sin tratar de ser exhaustivo, unas cuantas referencias recientes publicadas en Science por equipos de investigadores de distintas universidades y diferentes países. La conclusión también es muy clara: estas variedades aumentan el rendimiento y disminuyen el número de tratamientos fitosanitarios.

Wu et al

Marvier et al.

Quaim and Zilberman

El link hace alusión a los supuestos suicidios cometidos por agricultores indios “por culpa de los transgénicos”. La historia ha circulado últimamente por los medios de comunicación, y parece que todo el mundo la ha dado por cierta sin cotejarla. Sin embargo, este informe sobre los suicidios de agricultores indios publicado por el CGIAR (a través del IFPRI) concluye sin ningún tipo de ambiguedad que el número de suicidios no ha aumentado y que el algodón Bt no es un factor responsable de los mismos. Debo decir que el CGIAR es el organismo internacional más importante en investigación agraria en países en desarrollo.

Tienen una idea de las multimillonarias cantidades que se invierten cada día en el desarrollo de estas “tecnologías”? ¿saben el porcentaje que representan, desde hace más de una década, del total del mercado bursátil? ¿piensan honestamente, sinceramente, que esta vastísima cantidad de recursos no podría encontrar una mejor vía para combatir el problema del hambre?

La cantidad de dinero que se invierte en Biotecnología Agraria es modesta comparada con la investigación en otros campos (p.e. Investigación Biomédica) y lo de que podría emplearse mejor es demagogia pura: lo mismo podría decirse del dinero gastado en turismo, deportes, hostelería y otras muchas actividades no-esenciales.

Es más, ¿acaso se plantean cuál es la causa del hambre, del colapso de la economía alimentaria? ¿por que no se emplean más recursos en analizar seriamente estas causas, no sería el primer paso a seguir en una investigación para combatir el problema?

Pasando por alto la retórica de maestro de escuela, la respuesta es “sí”, he pensado algo sobre las causas del hambre, que evidentemente son complejas. Un ejemplo: Hambre y pobreza: mitos y cifras

Es evidente que los transgénicos no son “la solución” (ningún factor único lo es), pero “podrían contribuir a  resolver el problema del hambre, en conjunción con medidas de tipo económico y social” (la opinión no es mía sino de la FAO)

Pero lo más importante es que, aunque el algodón Bt tuviera consecuencias negativas, eso no sería una razón para estar en contra de esta tecnología sino de este caso concreto.

Jon, si crees que la comunidad científica ( la inmensa mayoría), la FAO y el CGIAR somos todos agentes de Monsanto… creo que tienes un problema

Anuncios

11 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

11 Respuestas a “transgénicos (tercera parte)

  1. Lord Zero

    En realidad me parece bastante absurdo el comentario de este muchacho. Yo soy tambien un biologo y seguramente para nosotros es un tema sanjado, puesto que no tiene ningun argumento valido para su posicion.

    Honestamente los detractores solo se acojen al clasico complejo de Frankenstein, es decir, que el avance genera monstruos. Las peliculas de ciencia ficcion de los 60 han dejado esa idea en la sociedad y es curioso que continue hasta hoy.

    Es realmente absurdo, son simplemente genes. Enzimas. Si se han probado y no se produce alguna interaccion quimica que produsca una toxina o algo por el estilo… que diferencia puede tener con un organismo no modificado ?

    Plus, acaso no hemos realizado seleccion artificial desde que se origino la agricultura ? Es q

  2. Lord Zero

    En realidad me parece bastante absurdo el comentario de este muchacho. Yo soy tambien un biologo y seguramente para nosotros es un tema sanjado, puesto que no tiene ningun argumento valido para su posicion.

    Honestamente los detractores solo se acojen al clasico complejo de Frankenstein, es decir, que el avance genera monstruos. Las peliculas de ciencia ficcion de los 60 han dejado esa idea en la sociedad y es curioso que continue hasta hoy.

    Es realmente absurdo, son simplemente genes. Enzimas. Si se han probado y no se produce alguna interaccion quimica que produsca una toxina o algo por el estilo… que diferencia puede tener con un organismo no modificado ?

    Plus, acaso no hemos realizado seleccion artificial desde que se origino la agricultura ? Es que acaso las plantas de las que nos alimentamos hoy, son las mismas que hace 10.000 años ?
    No es eso una modificacion artificial ?

    No es lo mismo rigurosamente, pero me cuesta entender porque no se informan rigurosamente antes de opinar. Porque no leen un libro de genetica ?, mucho me temo que ni siquiera conoscan las bases de la genetica mendeliana.

    En fin, tu blog es magnifico colega.

  3. Madre mía, lo has bordado: “Lo de “descalificar al que discrepa” está en la primera página del manual de demagogia. “

  4. Me temo que el activismo político (del tipo que sea) y la investigación científica requieren esquemas mentales diferentes; algunos ecologistas con los que he hablado argumentan que los gobiernos y las empresas mienten más. Probablemente tienen razón, pero a mí no me vale esa excusa. Mi interpretación es que el tema de las transgénicas toca una tecla en la sociedad (el mito de Frankenstein?) y algunos gurus no han podido resistirse a explotar un filón.
    En cambio estoy totalmente de acuerdo con Greenpeace sobre restringir la pesca, no cazar ballenas y otras muchas cosas.
    Lo que no debemos hacer es “comprar el lote completo” del ecologismo (ni de nada).
    Gracias, un abrazo

  5. Francamente, no entiendo por qué algo tan comúnmente aceptado en el caso de la medicina causa tantos prejuicios en el caso de la agricultura. En el tema de la enología ocurre lo mismo con los GMO, aunque en este caso se achaca a la pérdida de “personalidad” de los vinos como principal excusa contra su utilización.

  6. jiuq

    No voy a opinar respecto al uso de transgénicos por la sencilla razón de que carezco de la formación precisa (soy biólogo, pero comportamental o ecólogo evolutivo) y prefiero ser cauto y/o confiar en quien tiene mejor criterio (osea, en los que os dedicáis a ello de forma profesional y, lo que es más importante, científicamente).

    PERO yo creo que tú también cometes un error (no te enfades que no te descalifico, si no al contrario): pensar que “lo tuyo” es la única de víctima de una tendencia que, a lo mejor, es general. Me explico:

    Parece que ahora que la Religión, entendida en occidente como el monopolio cristiano, está en horas bajas (al menos en España), esa natural tendencia humana a la superstición se “reconduce” por otros cauces. Tengo la terrible sensación de que estamos en una época donde la “conspiranoia” (creencia a discreción en conspiraciones, cuanto más amplias, mejor) florece con fuerza auspiciada por la (falsa) sensación de que el acceso ilimitado a la información (que por otro lado bendigo) es lo único necesario para tener una opinión fundada. Por ejemplo, me he encontrado con personas de supuesta formación universitaria que defendían con vehemencia la falsedad de todos (¡todos!) los estudios científicos que confirman el origen antrópico del cambio climático, bajo el argumento de que había intereses comerciales que motivaban al sesgo a (¡todos!) los científicos al publicar sus conclusiones…

    ¿No crees que es más de lo mismo?

    Por supuesto, entre los miedos atávicos, el miedo a lo desconocido debe ser el más primitivo. Mucha gente (incluso la de supuesta formación universitaria) no comprende (aunque crea que sí) en qué consisten exactamente los transgénicos y confunden la siempre necesaria cautela con el pánico irracional.

    Lo mismo pasaba con la evolución y el comportamiento humano, *menos mal que ahora todo el mundo la entiende correctamente y ya se han dejado atrás mal interpretaciones, eugenesias, etc.*

  7. En ese aspecto, creo que los medios de comunicación contribuyen de manera decisiva.

    Yo voy a lo que conozco, el tema de la enología. En este aspecto hay gente que se dedica a hablar patochadas acerca del no intervencionismo en la elaboración, de los vinos que se “hacen solos”, y contra el uso de levaduras y bacterias seleccionadas (miedo da pensar el día que se autoricen los GMO), sin ser conscientes de que sin esos avances los vinos serían incatables (como lo eran antaño, cuando las catas se hacían en referencia al color y el sabor, ya que el olor era sumamente desagradable). Esos mismos se dedican a opinar y promulgar esas teorías ante gente que suele seguirles, bien en blogs o revistas, creando unas ideas con muy poco fundamento.

    Si haces lo mismo con temas de mayor trascendencia social, cómo los informativos con el cambio climático, se genera el pánico irracional del que hablas, un pánico para nada argumentado. Y lo peor es que en estos temas en seguida aparecen doctores como el que ha escrito la carta, que sin argumentos defiende posturas a capa y espada.

  8. Omar

    Otro caso es el del SIDA, conspiración por parte de las multinacionales farmaceuticas para venderle retroviralis a toda costa a los paises de tercer mundo? Lo cierto es que ni siquiera lo veo tan descabellado, y sinceramente creo que todas esas teorias se deben analizar seriamente sin menospreciarse apriori, pero tampoco creer ciegamente en algo por cuestiones ideologicas.

  9. Hola a todos,
    Parece que estamos de acuerdo en que el “conspiracionismo” (la tendencia a pensar sin pruebas que todo es el resultado de una conspiración de la CIA, las multinacionales, el Vaticano, etc…) es una especie de religión en estos tiempos. Conste que no esto no quiero decir que la conspiraciones no existan.
    En el caso del SIDA no hay absolutamente ninguna razón para pensar que sea un producto de la ingeniería genética (obviamente, las empresas aprovechan para vender retrovirales, pero no me atrevería a decir que esto es malo).
    Salu2

  10. Jon

    Curioso que hables de demagogia cuando has publicado sólo la segunda parte de mi respuesta, sacándola así de contexto, mientras que la primera, en la que explicaba las bases de mi argumentación contra los transgénicos, la cual he intentado enviar ya tres veces no aparece por ningún lado.

    En la primera respuesta que no has publicado dejaba referencias, por ejemplo, a artículos que documentan ampliamente el mayúsculo error de la teórica genética reduccionista en la que se basa la investigación de la industria de transgénicos.

    No me cansaré de repetirlo:

    La teoría genética mendeliana sobre la que se construyó la teoría Sintética neodarwinista es completamente errónea, ya que las características de los seres vivos no están determinadas por unas unidades llamadas “genes” que se heredan de forma independiente. Lo que determina las diferentes características de un ser vivo no es la ausencia o presencia de determinadas secuencias codificadoras, o mutaciones azarosas en el seno de estas secuencias, sino un complejísimo sistema de regulación de la expresión génica que es además capaz de interactuar con el medio generando cambios heredables:

    http://www.uam.es/personal_pdi/ciencias/genhum/bibliogenoma/retrovirus1versionfinaL.doc

    Dicha regulación determina, entre otras cosas, en qué tejidos, en qué momento del desarrollo embrionario y ontogénico y en qué cantidad se expresa cada “gen” (entendiendo por gen secuencia codificadora), amén del producto final de este “gen”, ya que una sóla secuencia puede dar lugar a docenas de proteínas diferentes dependiendo de los procesos de splicing que sufra durante la transcripción.

  11. Lord Zero

    Jon, honestamente no puedo estar de acuerdo contigo. Sucede que la ciencia como bien debes de saber, es un organismo en continuo cambio. Lo que es hoy es piso de concenso, puede encontrarse aun mas incompleto de lo que pensabamos o aun puede ser completamente erroneo.
    Da lo mismo el conocimiento que se tuviese hace 100, 50 o incluso 5 años atras o menos aun.
    La genetica de Mendel segun Mendel mismo es irrelevante. La genetica actual es la unica que interesa. Y de lo que estas hablando es de la ciencia moderna, basada en lo que sabemos ahora mismo.
    La cual no es “erronea” en el sentido de que ES el nivel de conocimiento actual. No se si me explico bien, pero al menos se entendera la idea general.

    El punto importante aqui, es que las pruebas para confirmar la seguridad del producto se hacen en el organismo adulto, no se comprueban los genes sino el fenotipo. Que es lo unico que puede afectarnos.

    Los genes que el organismo contenga son irrelevantes para nuestra salud, puesto que no hay intercambio horizontal. Lo que comas no modificara tu genoma en lo mas minimo.
    No ingeriras genes, sino proteinas y aminoacidos.

    Si se hacen pruebas rigurosas en el producto, que imagino han de hacerlas, entonces cual es el problema ? No llego a imaginarmelo.

    PS: La verdad es que mi campo es la zoologia… pero lo que te he puesto aqui lo lees en cualquier libro de texto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s