Justicia para los perros

sullendog

Los científicos ya sabían que algunos primates tienen un agudo sentido de la justicia (“El origen de la justicia”). Recientemente, han averiguado que los perros también pueden sentir envidia y reaccionan negativamente cuando perciben que son peor tratados que otros (lo que los dueños de perros sabían desde hace mucho).

En este artículo de la revista PNAS (el artículo aquí, pero requiere suscripción), los investigadores enseñaron a varios perros el viejo truco de extender la pata; y los perros obedecían por el mero hecho de complacer a los humanos, sin que hubiera que darles recompensa alguna. Sin embargo, cuando en una segunda fase los experimentadores empezaron a dar a algunos un trozo de pan o una salchicha, en presencia de un perro al que no habían dado nada, la cosa cambiaba radicalmente. El animal agraviado empezaba a mostrar síntomas de envidia (o si no quieren ir demasiado lejos, a negarse a colaborar en el juego, bostezar y rascarse).

Se ha sugerido que este sentido del “juego limpio” es importante para que se desarrolle algún tipo de cooperatividad en animal sociales y los lobos, antecesores de los perros, son animales francamente sociales y su forma de caza requiere una intensa coordinación de los animales que participan.

Los científicos quieren ahora repetir el experimento con lobos, lo cual es muy razonable desde el punto de vista científico, aunque yo no querría sufrir la ira de un lobo envidioso.

Sólo les falta hablar.

6 comentarios

Archivado bajo Animales, Evolución, Inteligencia

6 Respuestas a “Justicia para los perros

  1. Pingback: Justicia para los perros « La logica del titiritero « El blog de J. Webley Fosbery

  2. loxias

    que alguien me diga si este perro no es un hijo de una gran p*** de bicho pensante y espabilado.

  3. tay

    Yo tuve un perro caprichoso como el que más, comía “como un señorito”, lo que le apetecía y cuando le apetecía, algo que no le gustaba simplemente lo despreciaba.

    Una de los alimentos que despreciaba era el pescado crudo (previamente congelado)

    Cuando un gato entraba en casa, lo normal era ofrecerle algo de comer, especialmente si alguien estaba limpiando el pescado, a los restos sobrantes pocos gatos les hacen ascos… pues si el perro (bot, se llamaba) veía al gato entrar en casa, antes se ahogaba comiendo pescado crudo, que permitir que el “sucio gato consentido” se llevase algo a la boca.

    Cuando convivió con algún felino de la casa, llegó a comer pienso de gato como un loco… odiaba incluso el pienso de perro.

  4. Pingback: http://www.mundo.es/1121/noticia-justicia-para-los-perros

  5. Pingback: Justicia para los perros | Animales | Pecadoweb.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s