Archivo diario: 1 octubre , 2008

Mecanicismo vs Vitalismo

Aun a riesgo de generalizar demasiado, puede decirse que las personas que han abordado el estudio de los seres vivos lo han hecho utilizando dos aproximaciones radicalmente distintas: el vitalismo y el mecanicismo (hay algunas posturas intermedias, pero es mejor no liarse ahora). Según el vitalismo, los seres vivos poseen un tipo de fuerza misteriosa, elusiva e inmaterial, denominada fuerza vital. Esta ‘entidad especial’ es la que confiere a los seres vivos sus propiedades. El vitalismo dominó el pensamiento biológico durante varios siglos y no está totalmente muerto; de vez en cuando resurge con una formulación ligeramente distinta. En particular, cuando se pretende explicar alguna actividad biológica ‘superior’, como la consciencia o la capacidad de razonamiento humana, es probable que alguien saque a relucir argumentos de tinte vitalista. En cualquier caso, es necesario hacer dos comentarios sobre esta doctrina filosófica. El primero es que no aporta ninguna explicación sobre el funcionamiento de los seres vivos; simplemente se limita a declarar que no son explicables. El segundo es que no tiene ninguna base empírica: no tenemos ninguna constancia de que la fuerza vital exista; de hecho, según los vitalistas, ésta es indetectable por sí misma, al estar intrínsecamente unida a los procesos vitales que alimenta.

El mecanicismo representa, naturalmente, la postura contraria y constituye, naturalmente, la postura oficial de este blog. Los seres vivos están formados de materia y energía, igual que los seres inertes; por lo tanto son explicables, en principio, en términos físico-químicos. Esto no quiere decir que la explicación sea fácil; en la mayoría de los casos no lo es, sólo que si persistimos en el intento, eventualmente llegaremos a ella. Evidentemente, el mecanicismo se encuentra perfectamente asimilado en la Biología moderna, mientras que el vitalismo es, sencillamente incompatible con ésta. No es de extrañar que el vitalismo sea una doctrina filosófica en retirada. En las últimas décadas, el avance espectacular de la Biología Molecular ha consistido justamente en esto: explicar más y más fenómenos vitales empleando términos y herramientas de la Física y la Química.

La polémica entre vitalismo y mecanicismo ha estado dando vueltas durante siglos, con buenos argumentos en cada uno de los bandos (quiero decir, argumentos elegantemente construidos). Independientemente de cómo fuera el curso de esta batalla, la ciencia ha tenido que ponerse del lado mecanicista. Esto puede parecer una postura dogmática, pero en realidad se trata de un imperativo lógico: la ciencia tiene que hacer como si las cosas fueran explicables por causas naturales. Sencillamente, sin esta suposición es imposible el avance científico. En el caso hipotético de que un fenómeno no fuera explicable por causas naturales (conste que yo no lo creo), por ejemplo un fenómeno para-normal, la ciencia fracasaría en el intento de explicar el fenómeno. Mala suerte. Pero durante el proceso tendría que hacer como si el fenómeno fuera explicable.

Anuncios

27 comentarios

Archivado bajo Evolución, Filosofía