las chicas guapas piden la Luna

pretty_girl.jpg

La cuestión del “dimorfismo psicológico”, esto es, que algunas diferencias entre hombres y mujeres relativas a inclinaciones o capacidades puedan tener origen biológico, ha sido tratada varias veces en este blog (https://pablorpalenzuela.wordpress.com/2007/12/14/escasez-de-mujeres-y-mercado-matrimonial/). Invariablemente ha generado controversia (aunque siempre civilizada y razonada, es verdad). Vuelvo a la carga para comentar el último trabajo de David Buss (Buss, 2008), uno de los pioneros en los estudios sobre este tema desde el lado de la psicología evolucionista.

Para evitar polémicas (aunque supongo que esto es imposible) permítanme decir algunas cosas obvias. Evidentemente, las diferencias de género son siempre de naturaleza estadística, por lo que no nunca está justificado generalizar (“las mujeres son…o los hombres son…”). Las diferencias son, en realidad, pequeñas cuando las comparamos con las semejanzas (nuestra especie no procede de Venus ni de Marte, sino de África). Evidentemente, el “condicionamiento” social existe y es difícil separar éste de los posibles factores biológicos. Evidentemente, el discurso “biologicista” ha sido empleado interesadamente para justificar el “status quo” y no voy a negar que las mujeres han sufrido (y sufren) discriminaciones injustas.

Sin embargo creo que existen buenas razones para afrontar la cuestión de las diferencias de género. En primer lugar está mi profunda convicción de que “no hay nada sagrado” y que todo lo que sea abordable experimentalmente debe someterse a los rigores del escrutinio de la evidencia empírica. En segundo lugar, creo que los “hechos” no tienen por qué condicionar nuestros “valores” y cualquier cosa que nos diga la biología (si es que llegamos alguna conclusión) no va a dictaminar qué es y qué no es moralmente correcto. Ya somos mayorcitos. No pasa nada por reconocer que somos (algo) diferentes (si consideramos que la evidencia es concluyente).

El trabajo en cuestión parte de un hecho que el autor considera suficientemente probado: que los principales criterios de elección de pareja en los hombres son el aspecto físico y la edad de las potenciales parejas. En cambio, las  mujeres parecen tener criterios de elección más complejos (y ciertamente, más juiciosos), tales como inteligencia, sentido del humor, estatus, buen carácter y… sí, también aspecto físico. De nuevo, no quiere decir que estas cosas tengan importancia cero para todos los hombres, sino que para la mayoría de los tíos, el aspecto físico es tremendamente importante y para la mayoría de las mujeres, no tanto. Ante la posible avalancha de críticas, voy a refrenar cualquier opinión personal y limitarme a citar algunas referencias bibliográficas sobre el tema (Botwin et al., 1997; Buss, 1989; Buss and Schmitt, 1993; Buss, 1995, 2000; Hill, 1945).

La pregunta que intenta contestar Donald Buss es simple: si la belleza femenina es de capital importancia, cabe pensar que las mujeres que puntúen “alto” en este capítulo deberían ser más exigentes en cuanto a las características de sus potenciales parejas. Para contestar a esta pregunta,  este investigador seleccionó un panel de aproximadamente 100 mujeres, que llevaban casadas menos de un año y, mediante una extensa serie de cuestionarios y entrevistas, estimó concienzudamente cuáles eran los criterios que empleaban las mujeres para seleccionar una posible pareja (evidentemente, los habían puesto en práctica recientemente, así que debían tener el tema bastante fresco). Estos indicadores se clasificaron en cuatro categorías: 1) Posibles indicadores de “buenos genes”, como masculinidad, buen tipo, forma física e inteligencia; 2) posibles indicadores de “recursos”, como capacidad económica, nivel de estudios o ambición; 3) posibles indicadores como “buen padre”, como afabilidad, inteligencia y estabilidad emocional o interés por los niños; y 4) posibles indicadores como “buen compañero”, tales como lealtad, devoción y demostraciones de afecto.

Por otra parte, un panel independiente de hombres evaluó la belleza física de las participantes, con la finalidad de buscar correlaciones entre los criterios expresados respecto a los requisitos de la pareja potencial y las puntuaciones obtenidas por las mujeres. Los resultados fueron bastante elocuentes (aunque tal vez, algo predecibles). En la mayoría de los criterios considerados como deseables se encontró una correlación con el atractivo físico de la mujer. La explicación, obvia, es que las mujeres físicamente atractivas son conscientes de su alto estatus en el mercado matrimonial y, consecuentemente, sólo se conforman con parejas que tengan características muy deseables (con arreglo a sus criterios).

Hay que decir que este no es el único estudio que se hecho sobre este tema y, en general, parece haber resultados coincidentes. Lo que sí era nuevo en este trabajo es que la evaluación del atractivo físico de las mujeres lo hacía un panel externo (en otros estudios se daba por buena la propia opinión de la interesada).

Una de las pocas características deseables que no mostró una correlación positiva fue la “inteligencia”, a pesar de que se supone que dicha característica constituye un excelente indicador de “buenos genes”. Ojo, este resultado no quiere decir que las mujeres atractivas no la valoren; quiere decir que no lo hacen en mayor medida que las mujeres menos atractivas. La interpretación de este hecho es difícil, según los propios autores. Así pues, me voy a atrever a sugerir una posible explicación: es probable que las mujeres menos atractivas rebajen sus estándares con respecto a muchas de las características consideradas como deseables, excepto en el caso de la inteligencia. Esto podría significar que la inteligencia no es negociable. Pase que el marido no sea guapo ni famoso pero, por favor, que no sea un imbécil (esta idea no está apoyada por ninguna evidencia experimental, obviamente).

La conclusión (que posiblemente ya sabíamos antes de leer el artículo):

Las chicas guapas piden la Luna (y hacen bien).

Botwin, M.D., Buss, D.M., and Shackelford, T.K. (1997) Personality and mate preferences: five factors in mate selection and marital satisfaction. J Pers 65: 107-136.

Buss, D.M. (1989) Conflict between the sexes: strategic interference and the evocation of anger and upset. J Pers Soc Psychol 56: 735-747.

Buss, D.M., and Schmitt, D.P. (1993) Sexual strategies theory: an evolutionary perspective on human mating. Psychol Rev 100: 204-232.

Buss, D.M. (1995) Psychological sex differences. Origins through sexual selection. Am Psychol 50: 164-168; discussion 169-171.

Buss, D.M. (2000) Desires in human mating. Ann N Y Acad Sci 907: 39-49.

Buss, D.M. (2008) Attractive women want it all: good genesecominc investment, parenting proclivities, and economical commitment. Evolutionary Psychology 6: 134-146.

Hill, R. (1945) Campus values in mate selection. Journal of Home Econmics 31: 772-775.

8 comentarios

Archivado bajo Evolución, Genes, Inteligencia, Psicología, Sexo

8 Respuestas a “las chicas guapas piden la Luna

  1. Creo que se puede resumir: Los hombres buscan la belleza y las mujeres el dinero.
    Saludos.

  2. Creo que se simplifica demasiado.

    Hay que poner de manifiesto muchas condiciones que parecen ocultas. Por ejemplo, los hombres prefieren la belleza dando por descontado que las mujeres no aportan riqueza y que los hombres no se van a hacer responsables de la crianza.

    Pero si a las mujeres se les da la oportunidad de escoger hombres cuando ellas no tienen que hacerse cargo de una crianza y tienen su vida asegurada, escogen a un hombre joven, sano y fuerte.

    O si a un hombre le conviene una buena madre para sus hijos o una buena compañera para su vida, escogerá inteligencia y carácter estable.

    surscrd

  3. A mi me parece que lo que tratan de hacer estos investigadores es averiguar cuáles son los criterios importantes. Evidentemente, no es una pregunta fácil y los datos obtenidos en un contexto social son difícilmente generalizables.
    Con todo, los datos contribuyen a aclarar la cuestión, sin que se vaya a zanjar fácilmente.

  4. Es que hay que analizar varios factores por separado:

    1/ La satisfacción inmediata e instintiva

    2/ La colaboración en pareja

    3/ El status social que se da o que se obtiene

    Si la pregunta se le hace a un hombre teniendo en cuenta que no valora el aspecto pareja ni el aspecto status, está claro que valora lo que instivamente hemos valorado durante milenios: una mujer joven, sana y fértil.

    La mujer puede valorar el status si necesita status, o un buen padre si necesita un buen padre. Pero si necesita un revolcón no elige a un hombre maduro rico o afectuoso por mucho que esto le pueda complacer a un hombre maduro, rico o afectuoso, sino que se irá de noche loca con el “tipo malo” del que luego abominará por la mañana porque TAMBIÉN escoge irse al otro día con otra.

  5. Pingback: Sexo en las aulas « La logica del titiritero

  6. andrés

    alguien me puede decir quien es el bellezón de la foto? me he quedado prendado…

    por cierto, el artículo ha sido muy interesante. estoy totalmente de acuerdo!

    pdta: de verdad si alguien sabe el nombre de esta chica tan maravillosa que me lo diga. graciaS!

  7. Las mujeres no aportaran “riqueza” pero se hacen cargo de la familia, y hacen de ella algo estable, o lo que es lo mismo, se encargan de “mantener la familia” a otro nivel “no visible” como si es el caso de lo economico porque el dinero y lo material si se puede ver.
    La mujer tambien aporta riqueza, solo que aporta “la riqueza que no se ve”

    Muy tipico del hombre, que es VISUAL y extremadamademente visual abordar el mundo solo a nivel fisico, de todo aquello que SOLO se puede ver fisicamente.

    GRATO ERROR del hombre no aprender de la mujer, el hombre es visual y material, la mujer sensitiva y emocional…
    Por tanto al hombre le valen las cosas que se pueden ver,y olvida lo que llena a una mujer es que le hagan “sentir”, pero claro, como el mundo del hombre es visual-materialista (para ver necesita cosas físicas), no sabe como hacer feliz a una mujer si no es a través del materialismo.
    Un hombre piensa que es necesario trabajar duro porque poder rodear a su mujer de objetos materiales, cenas y viajes caros va hacerla feliz, ….(*)
    Cuando en realidad nada de eso sirve de nada si no hay afecto. Si el acto no esta impregnado de algo. Pero claro esa el la parte que no se ve… Lo que a ella le hace sentir y vosotros no veis.
    (*) Y asi acaban muchas mujeres de ricachones “con de todo” divorciadas y después su marido no comprende nada porque segun el se ha deslomado para dárselo “TODO” …. ¬¬´´

    LOS HOMBRES TENÉIS QUE EVOLUCIONAR, me parece muy triste cada vez que un hombre dice que la mujer solo tiene que poner su cuerpo y su cara bonita. Y además te parecerá poco. No solo tiene el hombre el privilegio de no quedar embarazado si no que tampoco tiene porque hacerse cargo de su descendencia. Ya me gustaría ver a mi como embarazan a un hombre y le dejan tirado….
    Ser mujer es peligroso y tener útero un estorbo que acarrea consecuencias.La mujer esta maldita. Si seria hombre viviría mucho más tranquilo de saber que no tengo riesgo de nada, ni voy a tener que parir, un embarazo no deseado,o una experiencia traumatica como es abortar,…o ser madre soltera (todo muy way)
    Además piensa que si se han tenido que crear leyes para amparar a la mujer es porque “por naturaleza” el hombre no esta obligado a hacerlo.

    Una mujer aporta y es mucho más que un cuerpo y una cara bonita, aunque el hombre solo sepa verla así porque no sabe ver más allá de aquello que solo puede verse con los OJOS, por eso no la comprende, porque presta atención a lo que dice y no la cara o el tono con que lo dice… decir que una mujer no aporta “VALOR” que solo pone el cuerpo y la cara bonita es ESCUCHIMIZARLA, claro que aporta valor, ella es el principio que acontece en la vida del hombre para calmarlo, bajarle las revoluciones y que quiera estar tranquilo con ella. Es gracias a ella a quien existe la familia. La cohesión y ESTABILIDAD FAMILIAR en el plano no fisico depende practicamente todo de ella, mientras tanto el hombre “solo” se tiene que encargar de traer dinero, algo que a dia de hoy, hacen los 2, al igual que el cuidado de lo niños, … pero un hombre jamás podrá sentir lo que una madre por un hijo porque no ha llevado vida dentro… y ademas esta claro que la capacidad estructural y funcional cerebral de un hombre es más limitada al lado de la mujer para cuidar a los niños…
    Pero no creo que el papel de mantener unida a una familia sea menos “VALIOSO” que traer dinero a casa.. sinceramente.

  8. Y ah !! tambien opino que es normal que la edad sea un factor indspensable para los hombres ala hora de escoger pareja… ya que el subconsciente traduce la información en terminos de “fértil-infertil”… y la fertilidad asociada a la “juventud” es solo una fenomeno presente en la juventud…. El hombre no solo tiene el lujo de no cargar con la parte pesada si no que además tiene toda la vida (sin prisa) para poder tener la descendencia que le de la gana cuando le de la gana…
    Las mujeres estamos doblemente condenadas! (y eso si no le sumas regla, dolores de regla, menopausia, diferencias fisicas…. )

    Y por otro lado menos mal que para la mujer el aspecto fisico no es un tema de vida de o muerte… porque de ser así teniendo en cuenta en terminos de belleza la apariencia masculina ya nos hubieramos extenguido… Mira a una mujer…su cara, su cuerpo… y luego mira a un hombre… son feos

    No me parece de extrañar que si yo fuera un hombre, y con lo guapas que podemos ser nosotras, estaria todo el día feliz y atontado con tal de tener una chica guapa al lado… disfrutaria mucho de ella de su cuerpo, de su cara… todo el dia tendria ganas de ella, de verla feliz y complacerla,… muchos hombres nos tienen endiosodas, se aboban, quedan hipnoticos, pero no es de extrañar por el aspecto fisico, ….
    A todo esto que algo habremos evolucionado, o no se si sera cuestion de edad, madurez, o sabe dios que… pero muchos a la hora de escoger pareja seria para formalizar una relacion dicen que buscan algo mas que una cara bonita, y aunque claro que el fisico tambien cuenta porque no puedes estar con alguien por quien sientes repulsión, si es solo cara bonita y cuerpo la califican valida para polvete, pero no para posible pareja.y para seria prefieren a una chica que a parte de guapa no tenga porque ser necesariamente un cañón pero que les comprenda y al menos les haga sentir algo especial por ella. Entonces han transcendido a lo fisico…. porque ya el ser miss valencia no vale para conformarse

    Aunque claro, eso dicen ellos, luego habria que mirar hasta que punto es eso cierto, si se trata de chicas muy superficiales, o cuando escogen pareja aun influye la belleza en el modo en el que “ven” a la chica, y entonces sienten atraccion por ella. Pero si, tiene sentido que busquen cualidades para “las madres de sus hijos”, para que sea supropia madre y compañera por complejo de edipo, al igual que nosotras…

    Y para ellos sentir deseo sexual por jovencitas es inevitable, por eso hay tanto cancer de prostata… no es mas que una somatizacion de deseo sexual reprimido, porque claro, desear jovencitas en pantaloncitos cortos con 40-60 esta mal… y toda la vida asi es muy acumulativo…
    Si se te acerca una de 40 ni mirarla, eso si tu con 60 es una de 20 añitos no hay problema…para que cuestionarte que si a ti te resulta repulsivo una vieja arugada tu eres igual de repulsivo tambien,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s