Sexo, hormonas y sentido del humor (1)

Siempre me resulta incómodo hablar de las diferencias de género. La idea, bien establecida y políticamente correcta, de que todas las diferencias psicológicas entre hombres y mujeres se deben al distinto condicionamiento social recibido a través de la educación me pone en una situación complicada. Parece como si el hecho de reconocer que las diferencias son en parte biológicas equivale a justificar el statu quo. Nada más falso. En el mundo ideal, la cuestión de la discriminación por razón de sexo, simplemente no sería un tema relevante, al igual que ahora nadie se plantea que te puedan discriminar por el hecho de usar gafas o por la afición a comer pepinillos.

 

 

Las diferencias entre hombres y mujeres son, desde luego, pequeñas. En lo esencial somos muy parecidos y no venimos de diferentes planetas, sino de África, donde nuestra especie apareció hace relativamente poco tiempo (100-200.000 años). Además, las diferencias psicológicas se dan fundamentalmente en aspectos relacionados con las estrategias reproductivas. La cuestión es que es altamente probable que algunas diferencias tengan una base biológica, aunque siempre resulta difícil deslindar unos factores de otros.

 

dif3.jpg

 

El tema es demasiado amplio para tratarlo en profundidad en un “post”, cuyo objetivo es simplemente comentar los resultados de algunas publicaciones recientes. Sólo quiero hacer constar que el reconocimiento de las diferencias biológicas de género no debería considerarse un obstáculo para las reivindicaciones de las feministas, sino una parte integral de las mismas.

 

dif4.jpg

 

El laboratorio del Dr. Sigal Balshine, de la Universidad McMaster en Ontario (Canadá), se ha ocupado de la relación entre el sentido del humor y el atractivo sexual. Debo mencionar que este investigador ha dedicado la mayor parte de su carrera a estudiar diferentes aspectos de la biología de la reproducción en especies animales; sólo muy recientemente se ha interesado por la conducta humana.

 

dif5.jpg

 

El tema no es exactamente nuevo; existe la hipótesis de que el sentido del humor en humanos pudo haber surgido como una especie de “ornamento” que sirve para atraer a una pareja. Según esto, el sentido del humor sería algo equivalente a la cola del pavo real: un instrumento de seducción. Por tanto, este rasgo habría entrado a formar parte de la humanidad debido a la “selección sexual”, algo que aumenta las probabilidades que uno tiene de aparearse y por tanto de dejar descendientes. Pero ¿qué ventajas de otro tipo podría conferir?

Se ha argumentado que el hecho de tener “gracia” es un buen indicador de diversas capacidades mentales, de manera que la capacidad de producir humor de una pareja potencial nos estaría diciendo –indirectamente- que ésta posee genes de buena calidad (por lo menos en lo que se refiere a cualidades intelectuales), los cuales podrían pasar a la descendencia. En definitiva: un buen partido, o al menos, no totalmente estúpid@.

 

dif6.jpg

 

Sin embargo, lo que no había sido prácticamente estudiado hasta la fecha es la diferencia de género en este aspecto. Lo que se propusieron Balshine y colaboradores era diferenciar entre la apreciación de la capacidad de producir humor de la pareja potencial y la receptividad de ésta a nuestro propio sentido del humor. Lo más interesante es que hombres y mujeres tienen, aparentemente, respuestas muy diferentes ante el sentido del humor de una posible cita (2). Para las mujeres, la capacidad de producir humor es un factor claramente atractivo, tanto para una relación de corto plazo como de largo. En cambio, para los hombres lo que cuenta es la receptividad de la chica al sentido del humor (del chico). Al parecer, que una chica sea divertida no la hace más atractiva como posible pareja (aunque sí la hace atractiva como amiga).

 

En un trabajo similar (1), los autores mostraron a los sujetos del experimento fotografías de personas atractivas del sexo opuesto; junto a la foto iba una pequeña declaración que podía ser “divertida” o “neutra”. De nuevo, para las mujeres, el sentido del humor (la declaración divertida) hacía a los chicos más atractivos, mientras que los hombres resultaron insensibles a este rasgo. Expresado crudamente: los resultados de estos experimentos sugieren que a los tíos lo único que les importa es que las tías estén buenas y les rían las gracias. Obviamente, esto no deja en buen lugar a los portadores de un cromosoma Y, pero… qué le vamos a hacer.

 

 

Personalmente, creo que este tipo de investigación es sumamente interesante y el tema merece un estudio aun más profundo. Pero también creo que es necesario mantener cierta cautela. No es que haya ninguna razón a priori para dudar de estos resultados, pero sería importante que se repitieran en contextos sociales diferentes (los experimentos mencionados se hicieron con un conjunto muy reducido de estudiantes universitarios canadienses).

 

 

Feliz 2007 a todos y a todas

1. Bressler, E., and S. Balshine. 2006. The influence of humor on desirability. Evol. Hum. Behav. 27:297-305.2.

2. Bressler, E., R. Martin, and S. Balshine. 2006. Production and appreciation of humor as sexually selected traits. Evol. Hum. Behav. 27:121-130.

Anuncios

3 comentarios

Archivado bajo Sexo

3 Respuestas a “Sexo, hormonas y sentido del humor (1)

  1. Pelizia

    La idea de que las diferencias entre géneros son biólogicas y por ello justificadas ha sido empleada muchas veces por “científicos”, “curas” y otros machistas respetables. Se trata de un truco (y este es bastante viejo) para mantener a las mujeres en el estado de sumisión en el que hemos estado siempre y seguimos estando. Yo creo que, en ausencia de una educación machista, las mujeres se comportan exactamente igual que los hombres. Y no voy a cambiar de opinión por unas “publicaciones” puntuales (llevadas a cabo por hombres).

  2. Pelizia,
    La ciencia no va de creer, sino todo lo contrario, de ser escéptico de una forma sistemática. En general, una publicación no basta para sentar una cuestión, pero es un principio. La publicación queda; está accesible para otros investigadores, que pueden tener resultados concordantes o no. Si una hipótesis se mantiene firme después de haber sido contrastada muchas veces, podemos empezar a pensar que hay algo de verdad en ella. Naturalmente, no estamos seguros. Los científicos no están muy preocupados con la idea de ‘verdad absoluta’; nos tenemos que conformar con la idea de ‘verdad razonable’. Desde luego, en este caso, las cosas están muy verdes como para sacar conclusiones.
    No tengo razones especiales para dudar de la veracidad de estos datos, independientemente del hecho de que los investigadores sean hombres o mujeres.
    Un saludo

  3. maity

    En mi humilde opinión si que creo que existen diferencias en la la psicología femenina y masculina. Existen varios estudios que avalan la diferencia entre un cerebro masculino y femenino, en la que estas divergencias parecen ser debido a la influencia de las hormonas sexuales desde que somos fetos.
    Esto a priori ni es bueno ni malo, es tan solo una circunstancia, que (siempre matizado por una campana de Gaus) hace por ejemplo que las mujeres tengamos quizá más inteligencia emocional y los hombres más capacidad espacial.
    Recuerdo un documental en la que una chica se sometía a un cambio de sexo, a un tratamiento de testosterona y estuvo monitoreando su evolución por un periodo largo de tiempo.
    Aparte del evidente desarrollo de caracteres sexuales secundarios, a través de diversos test se vieron cambios (insisto: “ni a mejor ni a peor”) emocionales y de capacidades carebrales.
    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s