Lenguaje

talking.jpe

Sin duda, la característica más notable de nuestra especie es nuestra capacidad de hablar. Para Chomsky, la increíble facilidad con que los niños adquieren el lenguaje indica que debe existir un mecanismo innato para su adquisición. Sin embargo, aprendemos un idioma concreto debido a factores puramente ambientales.
Aunque los animales no hablan, nadie puede negar que se comunican; esto es, intercambian información sobre muchas cuestiones relevantes. Algunas especies, como las abejas o el cercopiteco verde utilizan lo que se denomina un ‘sistema de comunicación referencial’, mediante el cual emplean signos arbitrarios para transmitir alguna información del medio ambiente, diferente del estado interno del animal. Diversos estudios realizados con chimpancés demuestran que estos animales son capaces de aprender y utilizar signos arbitrarios, incluso llegando a combinarlos de forma sencilla. Ello constituye una capacidad cognoscitiva realmente notable, pero no es equivalente al lenguaje humano.
Es evidente que alguna vez tuvo que existir una forma primitiva de lenguaje, pero ésta no ha llegado hasta nosotros. Una posibilidad es que una vez que surge en una especie la capacidad de hablar, aunque sea de forma simple, dicha especie entra en un callejón evolutivo que le lleva inevitablemente hacia un lenguaje complejo.
El lenguaje verbal de los humanos está basado en el modo de referencia simbólica, en el cual, el significado del símbolo está contenido implícitamente en su relación con otros signos y además, puede ser empleado en diferentes contextos. El uso de símbolos cambia la ‘estrategia nemotécnica’ que emplea el cerebro para guardar y procesar la información que recibe del mundo exterior.
Los psicólogos evolucionstas sostienen que el lenguaje constituye una capacidad específicamente humana, diferente de la inteligencia general, que surgió en nuestra especie como consecuencia de presiones selectivas y que confiere una ventaja evidente a los individuos que la poseen. La idea de que es lenguaje es un instinto está apoyada por dos tipos de razones: 1) existen zonas del cerebro especializadas en el manejo del habla (áreas de Broca y Wernicke); 2) existen enfermedades genéticas que alteran la capacidad mental, dejando casi intacta la capacidad lingüística (síndrome de Williams), e inversamente, el Impedimento Lingüístico Específico altera la capacidad de hablar sin afectar a la inteligencia general.
Se ha identificado recientemente un gen (FOXP2) que está problemente involucrado en la capacidad de hablar de los humanos.

17 Respuestas a “Lenguaje

  1. La idea que el lenguaje es un instinto, o proceso muy determinado por su base genética, creo que no puede mantenerse, al menos tal y como parece desprenderse del texto anterior.
    La base genética siempre en imprescindible, pero su manifestación es lo que hay que estudiar. Para ello, lo mejor es observar la conducta de la muestra poblacional en estudio. Lo que nos lleva, en el caso de la prehistoria, a realizar estudios multidisciplinares que contengan, por lo menos, los contenidos teóricos de la Neurología, Psicología, Biología Evolutiva, Sociología y Arqueología. Mi criterio es que sólo con sintesis elaboradas con estas ciencias es como podemos vislumbrar la realidad cultural, lingüística y social de nuestro origen evolutivo. La genética siempre ofrece las capacidades cognitivas de cada especie, pero entiendo estas capacidades como potencias a desarrollar en función del medio ambiente en el cual se vive, si éste no es el adecuado el desarrollo cognitivo (donde se encuentra el lenguaje) se altera, se desarrolla mal o, en casos muy estremos, no llega siquiera a manifestarse.
    El proceso es muy largo, por lo que invito a los lectores interesados a leer la página web en donde se exponen más ampliamente mis propias ideas al respecto. Un saludo.

  2. Hola Angel,
    Gracias por participar.
    La capacidad de hablar es una cualidad única de nuestra especie y necesariamente está determinada por nuestros genes, aunque todavía no sepamos con seguridad cuáles son los genes implicados (FOXP2?). Si no fuera así, otras especies podrían aprender a hablar con el debido entrenamiento. Esto no ocurre. En varias ocasiones se ha intentado enseñar a hablar a un chimpancé y los logros siempre han sido muy limitados. Por otro lado, la adquisición del habla requirió cambios concertados en el aparato fonador a lo largo de la evolución de nuestra especie. Es muy difícil pensar que estos cambios no han tenido un sentido adaptativo. Además, la inmensa mayoría de los humanos aprende a hablar con insultante facilidad hacia los dos años de edad, incluso en ausencia de un aprendizaje explícito. Más aun, hay enfermedades genéticas que afectan específicamente al habla sin alterar demasiado otras capacidades cognitivas. Todos estos hechos indican claramente que la capacidad de hablar tiene una fuerte base biológica. Evidentemente, el lenguaje concreto que uno aprende depende de factores puramente culturales.
    Convendría abandonar la vieja dicotomía naturaleza vs crianza. Los factores genéticos frecuentemente se superponen (no se oponen) a los culturales. La gran pregunta es saber cómo interaccionan genes y ambiente.
    Un saludo

  3. Ángel Rivera

    Evidentemente todo tiene una base biológica y el gran problema es conocer, como bien dices, cómo interaccionan genes y ambiente. En la prehistoria, periodo de nuestra historia evolutiva donde se formaron todas las características conductuales, es un buen lugar donde buscar la claves de su manifestación, pues en el presente todo es más confuso al haber muchos factores que con su influencia nos distraen de la realidad del proceso.
    El lenguaje es un proceso muy complejo donde la capacidad de articulación sólo representa una parte del mismo, evidentemente es la más conocida y obvia, pero no la más importante. De que sirve poder hablar si no se tiene, por ejemplo, el concepto del tiempo y del espacio, o se tiene muy poco desarrollado. Aún hoy día existen poblaciones en las que tales conceptos están limitados, siendo su conducta consecuente con esta limitación. En la prehistoria tales conceptos tuvieron que aprenderse, desarrollarse y transmitirse por medio del lenguaje. La capacidad cognitiva para poder crear estos conceptos abstractos no se obtuvo, por lo menos según el registro arqueológico, hasta la aparición del Homo sapiens. Sin embargo, nuestra especie apareció en el África y se extendió por el Viejo Mundo y en principio no se aprecia ninguna mejora adaptativa. Es conocido que los neandertales y los Homo sapiens en el Próximo Oriente, en fechas comprendidas entre 100.000 y 50.000 B.P. tenian la misma conducta propia del Paleolítico Medio, es decir, primitiva, si un claro simbolismo y con un nivel adaptativo bajo . No obstante, sus capacidades cognitivas eran diferentes. Incluso las de los humanos modernos de entonces (identicas a las nuestras, pues todos somos de la misma especie) aún no habian dearrollado la cultura simbólica, que más tarde desarrolló poderosamente su nivel de adaptación. Tenemos misma genética, misma población y conductas muy diferentes con un nivel de adaptación totalmente distintas. Si no existe una poderosa influencia del medio ambiente en la manifestación fenotípica de tales capacidades cognitivas, ¿cúal puede ser la causa de tales diferencias conductuales?. Creo que el caracter cognitivo humano tiene un aspecto exaptativo o emergente (capacidades creadas evolutivamente para cierta función, pero que luego dan lugar a otras funciones diferentes, que se manifiestan dependiendo de las características del medio ambiente) muy llamativo, que siempre hay que valorar.
    El lenguaje requiere una capacidad de abstración alta que genere los conceptos que despues, en un medio social, se simbolizan (por medio de sonidos, gestos, signos, etc.), intentando con su trasmisión a los otros componentes de la sociedad crear conductas determinadas. Pensamiento, conducta y lenguaje son tres procesos que siempre van unidos. Pero para crear tales conceptos hay que tener la capacidad, tiempo para crearlos y unas condiciones que estimulen su producción, si estas condiciones no se producen en el nivel adecuado, el lenguaje no aparece, o lo hace muy deteriorado. La expresión genética, sin un medio ambiente adecuado (cultura) no es suficiente para desarrollar procesos tan complejos con el lenguaje humano y la conducta simbólica.
    Un saludo

  4. Hola Ángel,
    Gracias de nuevo por tu participación.
    Obviamente, estamos de acuerdo en lo fundamental, es decir, en la importancia tanto de la base biológica/genética como en los aspectos culturales. Creo que ni siquiera los “geneticistas” extremos pondrían esto en duda. Sin embargo, hay un par de cosas en tu mensaje con las que discrepo, o al menos pienso que deben matizarse. La primera es tu afirmación de que hoy en día existen poblaciones que no manejan los conceptos de espacio y tiempo (o lo hacen de forma limitada) ¿cuáles son esas poblaciones? ¿qué quiere decir espacio/tiempo limitado? Tendría que echarle un vistazo a las publicaciones para formarme una opinión.
    La segunda matización tiene que ver con el periodo que mencionas, entre la aparición de los primeros sapiens y el llamado “Gran Salto Adelante”. El hecho de que en esos casi 50.000 años los humanos (aparentemente) no utilizaran plenamente sus capacidades mentales constituye un misterio y un motivo legítimo de especulación. Sin embargo, lo que puede afirmarse de esa época es que los humanos siguieron produciendo una industria similar a la musteriense; esto es significativo pero no permite afirmar demasiadas cosas sobre su conducta o su cultura. Es razonable suponer que si la industria lítica no cambió, probablemente el resto de cosas tampoco lo hiciera. Pero suponer no es probar. Por otro lado, tampoco se puede decir mucho sobre el nivel simbólico de la cultura neandertal; por lo que sé el tema es controvertido (algunos investigadores afirman que los neaderthales enterraban a los muertos empleando algún tipo de ritual).En todo caso, muchos elementos culturales y tecnológicos pueden ser de naturaleza perecedera y no conservarse en el registro fósil. En esencia, creo que tienes razón, pero yo lo expresaría con más cautela.
    Un saludo
    Pablo

  5. Hola, me alegra saber que estamos de acuerdo en lo fundamental, que el fenotipo siempre es la expresión genética en un determinado ambiente, aunque no siempre en el mismo grado. Los ojos azules son muy difíciles de cambiar por mucho que cambie el medio ambiente, pero el desarrollo cognitivo o de la inteligencia si depende mucho de la cultura donde se desarrolla el niño. Cada proceso es único y la mutua interactuación (ambiente y genotipo) es algo a estudiar en cada caso. En el proceso de desarrollo cognitivo y/o cultural se necesita un método consensuado que facilite la labor, pues si no son simples ideas sin unza base que las sostenga. Quizás este es el gran reto, encontrar ese método de estudio del desarrollo cultural y cognitivo.
    Que el medio ambiente cultural es un factor determinante en el desarrollo cognitivo se puede comprobar en las diferentes culturas donde los conceptos del tiempo, espacio y autoconciencia son diferentes a los occidentales. Esta compresión sobre la diferencia cultural, a pesar que todos tenemos las mismas capacidades cognitivas adquiridas evolutivamente, ha sido observada en las poblaciones indígenas de América del Sus que no hayan estado en contacto con el mundo occidental. Las referencias etnográficas son abundantes pero algo antiguas y de interpretación subjetiva. En este sentido, son mejores las referencias psicológicas (PINILLOS, J. L. (1991): La mente humana. Temas de Hoy. Madrid.) y las arqueológicas (HERNANDO, A. (1999): Percepción de la realidad y Prehistoria, relación entre la construcción de la identidad y la complejidad socio-económica en los grupos humanos. Trabajos de Prehistoria, 56 (2): 19-35). En ellas, se expresan con claridad la diferente evolución cultural y cognitiva que presentan estas comunidades, no por tener diferentes capacidades, sino porque cada población debe desarrollar por sí sola todos los conceptos abstractos, sociales y culturales, lo que puede ser diferentes unos de otros.
    Respecto de tu segunda discrepancia, lo cierto es que nunca podemos estar absolutamente seguros sobre la realidad prehistórica, pero se debe tender a un nivel de certeza admisible, pero tal nivel no puede estar determinado por el simple criterio de alguien en particular, sobre todo si detrás de tal afirmación no existe un modelo de desarrollo bien documentado, multidisciplinar y con gran capacidad explicativa sobre tales procesos. El periodo del que te hablé, no es tan sencillo como parece. Los estudios arqueológicos avanzan en una afinación sobre el mismo, pero todos revelan lo mismo: el desarrollo cultural y cognitivo de todos los seres humanos no es la simple manifestación de sus capacidades cognitivas, sino el desarrollo de las mismas en función de otros factores (medio ambiente, cultura previa, demografía, lenguaje y, por supuesto, capacidades cognitivas heredadas). Así, mientras en África se han visto cierto desarrollo culturales modernos durante esos 50.000 años (MCBREARTY, S. y BROOKS, A. (2000): The revolution that wasn’t: a new interpretation of the origin of modern human behaviour. Journal of Human Evolution, 39: 453-563) con un carácter algo disperso y con aparentes rupturas en su continuidad, en el Próximo Oriente las dos poblaciones tenían el mismo tipo de conducta (TORRE, I. DE LA y DOMÍNGUEZ-RODRIGO, M. (2001): ¿Diferencias conductuales entre neandertales y humanos modernos?: El caso del Paleolítico medio en el Próximo Oriente. Trabajos de Prehistoria, 58 (1): 29-50).
    Cuando se habla del Musteriense, no sólo se indica la tecnología lítica tanta veces mostrada en láminas, sino toda los elementos culturales asociados a ella (métodos de caza, redes comerciales o de relación, distribución del hábitat, estructura espacial de los asentamientos, etc.). Así, se conoce relativamente bien el nivel que pudieron alcanzar estos humanos en todos los campos (tecnológico, social y simbólico). Personalmente opino que hablar de lo que no existe, procesos realizados sobre materiales perecederos, es realizar una Arqueología de lo invisible, de la que se debe huir siempre. Hay que intentar desarrollar un método sobre la forma en que la Humanidad desarrolló tales procesos, basándonos en los datos más actuales que diversas ciencias que estudian la conducta humana hayan podido crear y desarrollar, me refiero a la Arqueología, Biología Evolutiva, Neurología, Psicología y Sociología. Naturalmente. Con su desarrollo puedo hablar con mayor seguridad (nivel de certeza más alto, que la simple opinión) sobre temas de tal índole. Puedes ver algo en la página Web, pero de forma más resumida y actualizada está en dos artículos de Arqueo Web (RIVERA, A. (2004): Arqueología cognitiva. Una orientación psicobiológica. ArqueoWeb 6 (1). UCM. URL: http://www.ucm.es/info/arqueoweb/index.htm ¸ y RIVERA, A. (2006): “Conducta y lenguaje en la prehistoria”. ArqueoWeb 8 (1). )
    SI tienes tiempo y te interesa el tema puede que sean de interés, como es lógico puede que te surjan numerosas, que estoy dispuesto a intentar solucionar los mejor posible.
    Un saludo.

  6. Hola Ángel,

    Vamos a ver; cuando se afirma “que hoy en día existen poblaciones que no manejan los conceptos de espacio y tiempo”, debo entender que detrás de la afirmación hay una investigación antropológica/psicológica seria y, por supuesto, empírica (un equipo de expertos ha estudiado el caso sobre el terreno en profundidad). Debo suponer también que el resultado de esta investigación se ha publicado en una revista internacional, con “referee” y generalmente accesible en las bases de datos electrónicas. Por lo que he leído sobre cazadores-recolectores, me da la impresión de que son (o eran) gente bastante inteligente y capaz. Los extensos trabajos de Donald Brown indican que todos los grupos humanos conocidos tienen conceptos de espacio y tiempo, piensan en términos de causalidad, son conscientes de la posibilidad de que haya mentira y engaño (D. Brown “Human Universals”, McGraw Hill, 1991) y otras muchas cosas que sugieren que, a pesar de la gran variedad de culturas y tradiciones, los humanos compartimos una extensa lista de características esenciales. Naturalmente, cambiaría de opinión si me presentasen pruebas sólidas en otro sentido.

    Siguiendo tu recomendación, he leído la primera parte de “La Mente Humana” de JL Pinillos, 1991, Temas de Hoy (A la otra publicación no he tenido acceso). Desde luego, no he encontrado ningún dato sólido y sí algunas cosas que me han sorprendido desagradablemente.
    En primer lugar, el libro está terriblemente desfasado (posiblemente ya lo estaba cuando se escribió). Por ejemplo, en la discusión sobre herencia de la inteligencia (p. 74) cita los trabajos de Cyril Burt de 1966; aparentemente ignora la polémica con L. Kamin y el aluvión de datos posteriores; además, persiste en el empleo de términos en desuso, como “prótido” o “Pithecanthropus”, lo cual revela que el autor no estaba familiarizado con la bibliografía reciente.
    En segundo lugar, el libro carece casi por completo de bibliografía, excepto algunas escasas referencias a pie de página, generalmente referidas a otros libros y no a trabajos originales. Como ejemplo extremo, en la página 64 cita una figura como “Marta Moers, 1953”, pero no hay ninguna referencia adicional a este trabajo.
    En tercer lugar, la parte dedicada a evolución indica sin lugar a dudas que el autor no tiene una formación básica en Biología Evolutiva. El cuadro resumen de la página 19 resulta patético. Muy particularmente, el autor afirma explícitamente en varios sitios que la evolución está dirigida a un fin y que es “progresiva”. Textualmente:

    Lo que sucede es que, en semejante autoperfectiva de los seres vivos, cabe señalar la existencia de grados o niveles de perfección vital, cabe distinguir rangos de mayor o menor calidad biológica

    Esto no es sólo un error, sino que es incompatible con el núcleo de la teoría de la evolución. Resulta evidente que está escrita por una persona con formación filosófica, que no ha asimilado la biología del momento presente.

    Pero vamos al punto que nos ocupa, el de las poblaciones actuales sin conceptos de tiempo y espacio. Lo que encontramos es una discusión absolutamente filosófica (en el peor sentido) sobre la mentalidad del “primitivo” [aparentemente, kung!, inuit, Ache, Yanomamo, etc… pueden meterse en un mismo saco] Naturalmente, no hay ninguna referencia a trabajos de campo que soporten las muchas afirmaciones gratuitas que se hacen. Pero lo que más me ha impresionado es esta “perla” de la página 70. Cito textualmente:

    De esta afirmación [que no existen diferencias cognoscitivas entre razas], eso sí, habría que excluir a algunos grupos raciales poco evolucionados o biológicamente deteriorados por circunstancias especiales, como los tasmanios, los pigmeos, los negritos de Filipinas y algunos aborígenes australianos, cuya capacidad craneal se mantiene en el orden de los 3000 cc y cuyas aptitudes mentales parecen, en efecto, tener un techo más bajo que el resto de los grupos biológicos humanos…

    Vamos a ver. Lo que se afirma en este párrafo es, en primer lugar falso y en segundo lugar muy grave. Se está diciendo literalmente que existen algunas razas inferiores (aunque el autor se apresura a afirmar que hay pocas). Que alguien se atreva a afirmar una cosa así y NO citar inmediatamente las publicaciones que lo soportan, me parece absolutamente increíble. Soy consciente de que Jose Luis Pinillos ha sido una persona influyente en la Psicología de este país. Ni que decir tiene que el espíritu crítico y la necesidad de demostrar (con datos y publicaciones en revistas internacionales con referee) lo que se afirma, dentro de las reglas de la investigación científica, está muy por encima de las “vacas sagradas”. Me consta que el profesor Pinillos es doctor honoris causa de un montón de universidades, pero… lo siento mucho, el argumento de autoridad no es aceptable en ciencia.

    (espero que este alegato no te resulte ofensivo, evidentemente, no se trata de nada personal)

    El segundo tema de discusión es una cuestión de estilo. Evidentemente, uno sólo puede trabajar con los datos disponibles y resulta que las leyendas, los lenguajes, la mayoría de los rituales, los artefactos de madera, cuero o fibra vegetal, las danzas, las historias y más cosas, no suelen dejar huella en el registro fósil. Sólo tiene sentido trabajar con los datos que existen, pero si éstos sólo constituyen una pequeña parte del total también tiene sentido mantener una buena dosis de escepticismo con respecto a las conclusiones. Un punto básico en ciencia es no ir más allá de lo que permiten los datos, y eso afecta a todas las disciplinas. Como científico profesional (aunque no en arqueología o paleontología) encuentro una tendencia en estos campos a hablar con mayor certeza de los que (en mi opinión) resulta prudente. Creo es una cuestión puramente de estilo. Los paleontólogos son naturalmente conscientes de las limitaciones a la hora de reconstruir el pasado. Imagino que las afirmaciones se hacen teniendo en cuenta esta premisa. Pero cuando llegan a personas de otros campos, donde la experimentación no está limitada por la pobreza del registro fósil, se produce un pequeño “choque de civilizaciones”. No hay que darle más vueltas.

    Muchas gracias de nuevo por tu participación. Considero que esta discusión se ha prolongado demasiado para ser de interés general, por lo que te ruego que si deseas que continúe, lo hagamos a través del e-mail
    Un saludo.

    Pablo Rodríguez Palenzuela
    pablo.rpalenzuela@upm.es
    Departamento de Biotecnología
    Universidad Politécnica de Madrid

  7. ravelus

    Me ha llamado la atención que cites a Chomsky, una eminencia en el estudio de los Lenguajes y la Computación, autor de la Clasificación de Lenguajes en una Jerarquía (de Chomsky). Entendiendo la palabra “lenguaje” como “lenguaje escrito” o “de símbolos escritos”, y no la definición lingüística y natural del término lenguaje (modos de expresión de un ser vivo: verbal, no verbal; hablado, escrito, gestual, etc). Para la Informática, Chomsky sería lo mismo que Aristóteles para la Biología, en mi opinión, y no creo que ningún informático me quite la razón.

    Fuera aparte de este tema, no creo que el lenguaje primitivo de nuestros antepasados se haya perdido totalmente y no quede rastro alguno en la actualidad. No tienes más que formular una pregunta comprometida a un político para obtener una muestra de ello.

    ¡Saludos!

  8. Aloe

    Respecto a la relación presunta entre la tecnología que deja restos duraderos, como la lítica, y el resto de la cultura de una sociedad, podemos recordar que sociedades recolectoras modernas de un nivel tecnológico muy limitado han tenido en otros aspectos instituciones culturales muy sofisticadas. Aunque no puedo citar ahora las fuentes (bueno, sí puedo, pero tendría que dedicar bastante tiempo a buscarlas y estoy con pocas ganas) los australianos autóctonos, por ejemplo, tenían sistemas de parentesco, relaciones de clan, reglas matrimoniales, complejos ceremoniales y demás, verdaderamente complejos (mucho más que los nuestros), y encima, sostenidos sobre la tradición oral y la memoria, como todas las sociedades ágrafas, por otra parte.
    Yo no veo que haya un misterio indescifrable en nuestros antepasados sapiens del Paleolítico por su supuesta falta de aprovechamiento de su inteligencia. La tecnología es acumulativa de muchas maneras. Por ejemplo, sin escritura hay muchas limitaciones para preservar el conocimiento, pero la propia escritura no surge sin protoestados, comercio a larga distancia y cosas así. Las cuales a su vez no surgen sin agricultura, especialización del trabajo y estratificación social y demás. Las cuales a su vez ninguna sociedad en su sano juicio querría desarrollar salvo que no le quedara más remedio porque la caza escaseaba o la población aumentaba (lo que vino a empezar a pasar a escala apreciable hace sólo unos diez mil años).
    Nuestros antepasados tenían campo de sobra para ejercitar su inteligencia y mucha necesidad de hacerlo para sobrevivir y prosperar, y llevar una buena vida (aunque más peligrosa que la nuestra). Que su tecnología “dura” (que es la única que queda, no la única que tenían) nos parezca poca cosa creo que no es más que un prejuicio por nuestra parte. Alguien que se sabía de memoria quizá miles de versos rituales, religiosos, burlescos, de cortejo, mitológicos, mnemotécnicos, narrativos, conocía su comarca sin mapas, distinguía cientos de tipos de vegetales y animales, era un cazador recolector competente, había memorizado los usos medicinales o culinarios de docenas de hierbas, educaba a sus hijos, asistía los partos y las enfermedades y tenía al menos la misma habilidad social que nosotros para gobernar sus relaciones familiares, amorosas, políticas y demás y ser un líder, un aprovechado, el payaso de la pandilla o el pedante empollón… ¿por qué había de ser más tonto o desaprovechar su inteligencia más que nosotros?
    Casi todas las cosas realmente imprescindibles que sabemos o utilizamos las hemos heredado de ellos, al fin y al cabo.

  9. Hola Aloe,
    Feliz 2009 (aunque ya sea un poco tarde).
    Estoy totalmente de acuerdo. También recuerdo haber leído (tampoco sé dónde) lo de ese sistema de parentesco increíblemente complicado.
    Respecto a lo de la tecnología, es muy cierto que un sólo individuo en una tribu de cazadores-recolectores tiene (casi) todo el “kit” tecnológico en sus sinapsis neuronales, mientras que nosotros no sabríamos ni por dónde empezar.
    Un abrazo

  10. Aloe

    Hola, Pablo. Feliz Año nuevo, igualmente, y gracias por tu atención.
    Me resulta algo paradójico que el comentador “ambientalista” de esta entrada me resulte intragable en sus planteamientos, manteniendo nada menos que el lenguaje y el pensamiento de algunas poblaciones contemporáneas sea el de una especie de “inválidos psíquicos” colectivos. Pienso que es el viejo eurocentrismo de la antropología y la psicología, que (algo bueno tiene que tener) el predominio en la balanza de las posiciones “geneticistas” ha contribuido a dejar atrás… por el momento. Faltan dos telediarios para que el asunto de la mutaciones recientes en nuestra especie vuelva a plantear una nueva versión del “racismo científico”, porque siempre hay gente esperando que cualquier planteamiento o descubrimiento científico les dé apoyo en eso.
    Bueno, dejando de hacer de Bruja Lola y su Bola de Cristal, lo que quería comentar es que estando de acuerdo en que la facultad del lenguaje es un instinto genéticamente codificado, querría hacer una matización: el ambiente no influye solo en cuál lengua se aprenda: tiene que haber una socialización medianamente normal y una exposición al lenguaje humano para que el desarrollo del lenguaje se produzca, y tiene que ser como máximo antes de los tres o cuatro años. Después, la “ventana” se cierra y nunca se produce ese desarrollo. Como se sabe por los desgraciados y tremendos casos de niños privados de esa exposición e interacción. Por lo tanto, el lenguaje también debe aprenderse. Esa combinación instinto/aprendizaje no es rara, pues según creo pasa igual con el canto de algunos pájaros y con otras conductas animales.
    Una de las cosas más interesantes que he leído sobre esto, sin embargo, es que la facilidad humana para “recrear” la gramática y el lenguaje en la infancia con dos de pipas en cuanto a las herramientas disponibles (la calidad del lenguaje oído), es verdaderamente asombrosa, y confirma la idea de Chomsky de la “gramática innata”: resulta que hay estudios de lo sucedido en sitios como colonias, plantaciones y similares donde había una población de aluvión, colonial y heterogénea, sin lengua común salvo una amalgama “pidgin” sumamente elemental como lingua franca. Pues parece que la siguiente generación de los hijos de esta gente, practicamente fue capaz de recrear una lengua de verdad, un “criollo” con los retazos de este “pidgin”, inventando espontáneamente una gramática (no muy complicada, pero con lo necesario) y convirtiendo esa amalgama en una lengua “casi” completa, en una lengua de verdad. Y en poco tiempo. El proceso no lo llevaron sólo a cabo los niños, pero sí parece que fueron el factor más activo.
    De hecho, todos hemos observado cómo los niños conjugan espontáneamente los verbos irregulares como regulares, y de otras formas muestran que han pescado la regla “al vuelo”, y no repiten simplemente las palabras que oyen.
    (Fuente: “Panorama de la lingúistica moderna, de la Universidad de Cambridge” comp. F. J. Newmeyer, trad. española en Visor, 1992)

    Un abrazo y que siga igual de bueno tu blog

  11. Hola Alole,
    Completamente de acuerdo. Supongo que habrás oído hablar del LSN. No obstante, el problema con la “gramática profunda” de Chomsky es que nadie sabe cuál es.
    Un abrazo

  12. Txema M

    Sin conocer ninguna teoría bien fundamentada que sustente lo que creo, tengo para mí que el lenguaje es bastante más antiguo de lo que Chomsky supone; creo que el lenguaje es anterior a nuestra especie porque, según parece, las adaptaciones biológicas que lo hacen posible son también anteriores a ella. Como tengo muchísimo respeto por las opiniones de Chomsky y no conozco por qué dice que el lenguaje humano es único y exclusivo de nuestra especie, me gustaría saber en qué se basa para afirmarlo. Podría leer a Chomsky para informarme, pero tengo muchas otras cosas pendientes de leer así que prefiero preguntarlo directamente. Esta página podría ser un buen lugar para que alguien se animase a contestar; se lo agradecería.

  13. Hola Txema,
    Yo creo que la afirmación se basa en que no hay ninguna otra especie animal que tenga lenguaje simbólico. Es posible que lo hayan tenido algunas especies (p.e. H. neanderthalensis, H. erectus) pero desgraciadamente se han extinguido.

  14. Txema M

    Gracias, Pablo. Si lo que Chomsky dijera fuera lo que tú piensas como posible, me parecería muy lógico. Pero recuerdo haber leído que, en su opinión, el Homo sapiens es la única especie que ha utilizado el lenguaje, y ello desde hace poco tiempo, unas decenas de miles de años.

    No me parece creíble que el aparato fonador pudiera desarrollarse al margen de la comunicación oral, y como mucha gente ha puesto de manifiesto, el precio del habla es el atragantamiento. ¿Cómo hubiera podido seleccionarse una variación anatómica tan peligrosa como el descenso de la faringe si no hubiera sido acompañada de la mejora de la comunicación?

    ¿Es creíble que esta variación en el fenotipo humano se haya producido durante los 200.000 años de existencia de H. sapiens?

    El estudio del oído interno de los fósiles de la Sima de los Huesos ha demostrado que esas gentes ya estaban adaptadas a oir las frecuencias más propias del habla (las asociadas a los sonidos consonánticos) como los humanos modernos, es decir, mejor que chimpancés y demás parientes. ¿Qué otra variante ambiental, aparte de la comunicación verbal, pudo seleccionar este cambio en la audición?

    ¿Es creíble que el conjunto de los cambios fenotípicos asociados al habla haya antecedido al origen del lenguaje?

  15. Hola Txema,
    Evidentemente estoy de acuerdo contigo. Es muy difícil pensar que se desarrollase el aparato fonador antes que el habla. No sé si Chomsky dijo eso, pero si lo dijo se columpió. En cualquier caso, el tema es altamente especulativo.

  16. chatiriwy

    Qué interesante la entrada y sobre todo los comentarios de todos ustedes, me ha sido muy grato leerlos.
    El semesntre pasado tuve la oportunidad de estudiar algo sobre pensamiento y lenguaje, y pude leer traducciones de trabajso de Chomsky, Vigotsky, Piagget y en mi opinión, por lo que entendí de Chomsky, estoy en desacuerdo con muchísimas de sus ideas, no me trago eso de que la gramática sea innata y que el niño la desarrolle casi como un instinto, en México cuando los niños hablan cometen muchos errores de gramática y me ha tocado ver de cerca que sus padres los corrigen y los niños lo aprenden después de muy pocas correcciones; pero del mismo modo he visto niños (de 4 y medio años) que dicen por ejemplo: “yo no sabe” o “pone agua calienta” etc. y sus padres nunca los han corregido, quizá sea por ello que aún a esa edad su gramática es tan deficiente, lo más curioso es que se trata de unas gemelas las cuales hablan uy poco pero entre ellas han inventado (según refiere la madre) una especie de lenguaje entre ellas dos. De la otra gemelita no sé con exactitud sus expresines gramaticales pues interactue poco con ella.
    El caso es que no estoy de acuerdo con muchas cosas que propone Chomsky y no sé si se deba a la calidad de la traducción que leí o a que en realidad sus ideas no e convencen.
    Por otro lado, las consideraciones de Vigotsky sobre la importancia del ambiente social, y sobre todo del sentido que los adultos dan a las palabras o getsos del niño cuado está adquiriendo el lenguaje, me parecieron mas acercadas a la realidad que conozco, pues el niño comienza a balbucear y a señalar objetos y el adulto “interpreta” los sonidos del niño y por lo general se los repite de la manera adecuada por ejemplo en México es común que se interprete así: “ga”= agua, “guáguá= perro, “teta”= leche etc. y qué sucedería si no hubiera un adulto que guiara el aprendizaje del niño. Por otro lado me surge también la idea de la inminente relación que existe entre el oido y el habla, pues no se puede aprender a habalr si no se escuchan lo sonidos y eso pasa con lo ssordomudos que tienen dificultades en el funcionameinto auditivo pero las capacdiades del habla están intactas, entonces?? sin audición no hay ni lenguaje ni gramática….
    Estoy de acuerdo (sin tener conocimientos ni remotamente especializados ni profundos) en que la genética del humano le ha dado la capacidad de desarrollar un lenguaje simbólico, pero lo que no sé es si esa capacidad de desarrollar símbolos para designar objetos, ideas, emociones etc, provengan de esa misma capacidad de generar símbolos o más bien sea un asunto del tipo de ¿qué fue primero, el huevo o la gallina?, pues según entiendo la capacidad de pensmiento abstracto ha contribuido a la formación del lenguaje, y qué participación tiene la foración de imágenes mentales?… parecería que el humano tiene la capacidad de sentir emociones, tenr imágenes mentales, generar ideas, pero si no tuviera un medio para expresarlas sería como estar encerrado y aislado de los demás, supongo que las bases del lenguaje (antes de ser tan complicado como hoy día) fue justamente el dibujo, las señas, los sonidos quizá guturales. Me imagino a mi misma hablando o tatando de comunicarme mejor dicho con un tibetano….. sólo podríamos entendernos mediante señas, dibujos, gestos, etc. y sería muy divertido que aunque nuestros idiomas diferentes nos mantengan “aislados” al mismo tiempo nuestra condición humana y nuestra capacidad para expresarnos de manera alteran a un lenguaje podría mantenernos comunicados jejeje, es maravilloso. Pero me parece ahora que lo reflexiono un poco, que si por ejemplo estuviera en una situación similar con algún integrante de una tribu african ao asutraliana, me sería más difícil, pues quiezá haya dibujos que ninguno de los dos comprenderíasmo porque justamente nuestra experiencia y realidad amiental sociocultural evidentemente serían muy diferentes… pero la creatividad humana es más sorprendente.

    Soludos desde México y mis respetos y agradecimeitno a todos ustedes por compartir sus opiniones y conocimientos!!

  17. ariadna

    hola, lo que han comentado me ha despertado mucho la curiosidad y me gustaria que me respondieran esta pregunta. por que el lenguaje es capacidad especificamente humano. gracias

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s