Conclusiones

1 ) La razón es un producto de la evolución. Somos animales y hemos evolucionado a partir de un antecesor probablemente parecido a los actuales chimpancés, pero evidentemente, somos muy distintos de las demás especies. El lenguaje, la cultura y la capacidad de razonar han cambiado (en buena parte) las reglas del juego de la Evolución. No obstante, estas características han surgido (probablemente) como adaptaciones a un ambiente dado y constituyen una parte esencial de nuestro fenotipo.

2 ) La conducta constituye un objeto de la Evolución. Todas las especies manifiestan conductas características, que son importantes para la supervivencia de los individuos. Estas conductas están determinadas genéticamente, aunque muchas veces también tienen que ser refinadas mediante aprendizaje. En muchas especies de animales se han identificado mutaciones que afectan a aspectos particulares del comportamiento. Es evidente que la conducta de los animales está sujeta a la variación y a la selección natural, de la misma forma que lo están las características anatómicas y fisiológicas.

3 ) El determinismo genético es un invento. Los genes no determinan el 100% del destino de los humanos y la influencia del ambiente siempre tiene una gran importancia. El hecho de que los genes tengan alguna influencia en la determinación de bastantes características (peso, propensión a enfermar, CI y varios aspectos de la personalidad) no excluye que la educación sea esencial para todos los individuos.

4 ) Todos los humanos somos genéticamente muy semejantes, por lo que no tiene sentido hablar de ‘razas’. La hipótesis, ampliamente aceptada, de la Eva Mitocondrial indica que todos los humanos actuales tenemos una antecesora común relativamente reciente. Además, numerosos estudios sobre la variabilidad humana indican que las diferencias entre las denominadas ‘razas’ se limitan a algunos caracteres superficiales, y son muy pequeñas comparadas con la variabilidad que encontramos dentro de cada población.

5 ) ‘Explicar’ no implica ‘justificar’. Que algo sea ‘natural’ no quiere decir que sea moralmente bueno. El estudio de la Naturaleza Humana no permite sacar conclusiones morales. Este es el pivote esencial de la Psicología Evolucionista.

6 ) Todas las culturas contienen elementos comunes. Esto nos indica que existe una Naturaleza Humana, la cual es maleable, pero no infinitamente maleable.

7 ) Existen diferencias innatas (pequeñas pero significativas) entre hombres y mujeres, particularmente en lo que atañe a los criterios de elección de pareja y otros aspectos de la reproducción. Esto no implica que un sexo sea mejor que otro ni que esté justificada la discriminación en modo alguno. Este hecho no debería ser un obstáculo para las revindicaciones feministas, sino una parte integral de las mismas.

8 ) Aunque la tendencia a la agresión debe tener componentes genéticos, su manifestación depende mucho de la herencia cultural. Las distintas sociedades (o grupos dentro de las sociedades) varían muchísimo en cuanto a la frecuencia de los comportamientos violentos, lo que indica que se trata de un carácter muy susceptible al condicionamiento. No obstante, se han identificado algunas características genéticas que pueden pre-disponer a algunos individuos hacia la agresión.

9 ) El lenguaje es un instinto. La facilidad con que los humanos aprenden a hablar cuando tienen aproximadamente dos años de edad sugiere que esta capacidad está pre-programada. Los estudios en Neurobiología y la Genética sugieren que existen circuitos cerebrales/genes especialmente implicados en esta tarea.

10 ) En todos los grupos humanos existe algún tipo de organización jerárquica, aunque ésta pueda ser muy laxa. La preocupación por el propio estatus constituye una de las motivaciones individuales más importantes, aunque este rasgo no esté exento de variabilidad entre individuos y, sobre todo, los factores que contribuyen al estatus personal varían enormemente en distintas sociedades.

11 ) El ‘altruísmo recíproco’, expresado como una tendencia a devolver los favores (y vengar las ofensas) tiene, posiblemente un origen evolutivo, y un asiento en las estructuras cerebrales. Este fenómeno parece estar en el núcleo de los códigos morales que han desarrollado las distintas sociedades.

12 ) Si desciframos la ‘lógica del titiritero’ estaremos en mejor posición para cambiar lo que no nos guste.

2 Respuestas a “Conclusiones

  1. Te envío una conferencia que dio un amigo mío…

    http://www.juandemariana.org/comentario/2975/naturaleza/humana/

    … y unos breves comentarios míos:

    “Hola Paco

    Unas líneas para agradecerte personalmente el placer y buen rato que pasé, pasamos tus amigos, el pasado viernes escuchándote en tu conferencia sobre “La Naturaleza Humana. (vida, acción, evolución, cognición, emociones, sentimientos, moral, psicología evolucionista y memética)”. Quisiera hacer algunas humildes matizaciones para que, si lo vieras conveniente, lo tuvieras en cuenta a la hora de escribir tu esperada tesis.

    Comentaste acerca de la importancia de las cuerdas vocales en el hombre. Lo que nos hace diferente de los grandes simios es la ubicación de la laringe. Éstos sí tienen cuerdas vocales y glotis. Pero la laringe, al igual que el resto de los mamíferos, la tienen más elevada, algo básico para la supervivencia ya que te permite beber a la vez que respiras mientras vigilas que no venga ningún depredador . El hombre es el único mamífero, y homínido, que se atraganta ya que el líquido puede pasar con facilidad al conducto “erróneo”. Somos primates atragantados. La epiglotis se encarga de abrir sólo un conducto: El alimenticio o el respiratorio. Por eso los bebés pueden amamantar y respirar a la vez, como el resto de los mamíferos. Es a los dos años cuando se produce el descenso y, cada paso evolutivo tiene un sentido…, les permitirá hablar cuando se presionen las cuerdas vocales. Milagro!

    Te hago de nuevo hincapié en el suborden al que pertenecemos: Haplorrinos. Somos genealógicamente animales, cordados, vertebrados, mamíferos, primates y haplorrinos. Nuestro labio superior está unido y la nariz tiene piel. Éste rasgo sólo lo compartimos con los grandes simios, y hace que nos sintamos identificados con TODOS los gestos que éstos puedan realizar con su cara. Es básico para la expresión de sentimientos. Ya lo conté y no me repito. http://es.wikipedia.org/wiki/Haplorrinos

    Una de las consecuencias de la progresiva bipedación humana es el estrechamiento del diámetro del canal pélvico del parto y que todavía se vio más dificultado durante la encefalización humana. En esto es experto J.L. Arsuaga y comenta que el parto del hombre es un acto social, que requiere de “altruismo” de la tribu. Otra gran consecuencia de ponerse de pié fue el cambio en la morfología de la mano, dando lugar a la “pinza de precisión yema con yema”, que no es más que el estiramiento del dedo pulgar con respecto a los demás. Me temo que es lamarkismo. Todo lo que hacemos con las manos (producción de cultura) es, motriz y físicamente, gracias a eso.
    http://boards2.melodysoft.com/origenes/el-origen-de-la-mano-humana-3846.html

    La bipedestación “colocó” la vagina de la mujer en la parte inferior de la pelvis y no detrás, como en el resto de los mamíferos. El ser humano tiene sexo facial, es decir, cara a cara, incrementándose así la capacidad de percibir los sentimientos del otro. Son los bonobos los únicos que pueden elegir esta postura sexual.

    Una de las definiciones más apropiadas para el hombre es el de “animal simbólico”. No sólo “deberías” mencionar la capacidad de generar religiones sino el arte como expresión de la conciencia individual hacia el grupo. La trascendencia social humana, como máxima expresión del instinto de supervivencia, se consigue a través de la elaboración de religiones (que te conectan con tus antepasados, con el resto de los animales o con la eternidad) y mediante el arte.

    Me pareció un error cuando mezclaste el socialismo y derechos de propiedad natural, con temas de darwinismo y demás adaptaciones al medio. Como ya sabes, Dawkins ha escrito mucho sobre ello y seguro que esa noche le pitaron los oídos. El mismo argumento te lo podría dar un colectivista. Verás como el año que viene, año de Darwin 2009, algún político dirá sandeces al respecto.

    Hablaste de mente y cerebro cuando sería más preciso hablar de la especialización del neocórtex en los grandes simios y los humanos. Nuestro alma consiste en la lateralización de nuestro cerebro debido a las marcadas asimetrías (derecho e izquierdo) y en la complejidad en la morfología del lóbulo frontal. A medida que se desarrolla la evolución homínida, la frente se va haciendo más vertical, se va desarrollando más el lóbulo frontal, que se da en los seres humanos en su máxima expresión (capacidad de concentrarse, control de emociones, previsión de acontecimientos, el control del uso de la memoria, la coordinación del habla y “sus músculos”, las tomas de decisiones, etc, etc). Ignacio Martínez, que vendrá pronto a la tertulia, lo llama el “director de orquesta del cerebro”.

    http://es.wikipedia.org/wiki/L%C3%B3bulos_frontales

    Y por último, hemos llegado a sobrevivir como especie gracias al control del fuego. Detalle básico en todo estudio de evolución humana.

    http://www.deli.deusto.es/AboutUs/Members/Abaitua/Index/Yihaw/fuego

  2. Hay una relación compleja entre la encefalización de las áreas parietal/temporal, en el sentido de expansión volumétrica, y la expansión frontal: las áreas frontales, como tradicionalmente se pensaba, no son proporcionalmente más grandes respecto a todo el cerebro de lo que sí lo son los lóbulos parietal y temporal, comparando con el resto de cerebros primates. La paleoneurología ha revelado una más bien desproporcionada expansión volumétrica parietal/temporal sobre todo en tiempos más cercanos al Homo sapiens en detrimento del progreso del volumen frontal. Entre tanto, los lóbulos frontales humanos lo que han sufrido es un aumento de complejidad tisular (mayor cantidad de células en huso), específicamente en las áreas frontopolar/dorsolateral.

    Tanto la mayor área cortical posterior (parietal/temporal), que significa mayores conexiones neurales dentro de una mayor cantidad de áreas funcionales neurocognitivas, como la mayor complejidad tisular anterior (prefrontal), que significa mayor control ejecutivo de la compleja integración sensorial posterior, es básicamente el sustrato de los más extraordinarios aspectos humanos. De hecho, se ha teorizado que la inteligencia humana descansa en un circuito parietofrontal (Jung & Haier 2006); por otro lado el cerebro de Einstein con su 15% más aún de corteza parietal es un ejemplo «extremo» de la importancia de tales áreas corticales posteriores para el potencial humano en aspectos de manejo de información visuoespacial. Otro probable efecto de esta compleja neuroevolución como el «Mental Time Traveling» (o el propio lenguaje, que no es exclusivamente frontal), que descansaría en un circuito hipocámpico-prefrontal, es otro aspecto fundamental sin el cual incluso sería imposible el desarrollo exponencial de la cultura, ni los conceptos más abstractos que haya desarrollado el hombre.

    (Ver aquí un análisis más amplio de la expansión parietal y la naturaleza humana.)

    Saludos

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s