Archivo mensual: marzo 2009

Bio-humor

hybrid_animal

1 Comentario

Archivado bajo Humor

Genes y Memes

brain_image

Aunque pueda parecer lo contrario, una de las motivaciones principales de este blog es refutar la dicotomía Naturaleza vs Crianza. En el momento en el que nos tragamos este cuento y empezamos a argumentar a favor o en contra de alguna de las dos posturas la hemos fastidiado irremediablemente. Es cierto que me han acusado de biologicista algunas veces y ninguna de ambientalista; pero también es cierto que nadie entre los primeros niega la influencia de la educación y bastantes entre los segundos niegan la influencia genética (afortunadamente, cada vez son menos).

Pero el objetivo no es llegar a un conciliador “empate y todos contentos”, sino identificar los genes implicados, los mecanismos bioquímicos y neurológicos que están detrás de esos genes y (más importante) qué cosas pueden cambiarse y cuáles son las estrategias óptimas de aprendizaje. El primer paso consiste en abandonar para siempre el maniqueísmo genes/educación. Los siguientes pasos requieren ir a los detalles…

La imagen adjunta es un mapa de la “calidad del cableado” de un cerebro, esto es, una medida de la cantidad de conexiones en distintas partes del mismo (1, lóbulo parietal; 2, cuerpos callosos, 3, lóbulo frontal; 4, lóbulo temporal; y 5, corteza visual) empleando una técnica denominada HARDI. Se trata de una variante de la Resonancia Magnética, capaz de mostrar la cantidad de agua que difunde a través de la materia blanca; esta medida está relacionada con la integridad de las vainas de mielina y esto a su vez con la rapidez del impulso nervioso. La imagen puede considerarse, pues, como un mapa de la velocidad mental.

Cuando Paul Thomson y sus colegas de la Universidad de California aplicaron esta técnica a un conjunto de gemelos idénticos y no-idénticos pudieron comprobar que esta característica tenía un importante componente genético (el trabajo aquí).


Estos investigadores estimaron la importancia del componente genético en el 85,100,65,45 y 76% respectivamente para las áreas 1-5. Por otro lado, la integridad de la mielina en esas áreas está correlacionada con las puntuaciones en los test de inteligencia.

Pero el que esta característica se herede genéticamente no significa que no pueda cambiarse; de hecho, los científicos creen que la integridad de la mielina es una diana susceptible de manipulación, al contrario que otras, como la cantidad de materia gris. El identificar los genes responsables y estudiarlos a nivel bioquímico tal vez permita desarrollar nuevas terapias frente a enfermedades como el autismo o la esclerosis múltiple, o simplemente, mejorar la capacidad cognitiva de las personas (podemos preguntarnos si esto último es o no deseable). En todo caso, todavía estamos bastante lejos de cualquier aplicación práctica de este tipo.

En otro trabajo parecido, publicado esta semana en Science, un grupo de la Universidad de Aachen (Alemania) empleó la resonancia magnética funcional (fMRI) para estudiar cómo diferentes individuos emplean distintas estrategias mentales cuando son confrontados con tareas complejas. De nuevo, al estudiar gemelos idénticos y fraternos observaron que la tendencia a emplear una estrategia determinada tenía una heredabilidad el 60-90%.


En el otro lado de la (falsa) polémica, tenemos este artículo publicado en el Journal of Neuroscience.


Para este trabajo se seleccionó (aleatoriamente) a un grupo de 15 colegiales de 6 años de edad y se los “sometió” a un entrenamiento musical moderado (consistente en lecciones semanales de teclado). Al cabo de tan sólo 15 meses, los investigadores comprobaron mediante escáner que se habían producido cambios estructurales en el cerebro de los chicos musicalmente entrenados, y no en el grupo de control. Adicionalmente, este entrenamiento estaba correlacionado con mejoras cognitivas en tareas relacionadas (capacidad de recocer melodías y coordinación manual) pero no en actividades no relacionadas, como la aritmética.

No todo el mundo puede ser un Mozart, pero incluso los genios tienen que practicar.

6 comentarios

Archivado bajo Biología, Evolución, Filosofía, Genes, Inteligencia, Neurobiología, Psicología

Estoy planeando tirarte piedras

chimp460x276

Se llama Santino, tiene 30 años y odia a las personas.

Tal vez no lo falte razón. Santino es un chimpancé del zoo de Furuvik (Suecia) y a pesar de que las instalaciones en las que habita son de primera, es posible que su vida sea muuuuy abuuuurrida. Luego están esos tipos mirándole como si no tuviesen otra cosa que hacer. Santino los detesta y empezó a tirarles piedras cuando era un chimpancé adolescente.

Pero no es el hecho en sí de arrojar piedras a los visitantes lo que le está haciendo famoso, sino más bien el modo de hacerlo (podría decirse que es un verdadero modus operandi). Santino recolecta su munición del foso que rodea la zona. Generalmente por las mañanas, cuando todavía no ha empezado a llegar la gente. Lo más notable, es que mientras se hace con los proyectiles parece estar  completamente calmado y pacífico. Sus movimientos son lentos y deliberados. Ningún asomo de ira o temor en su ánimo (de momento).

Pero cuando llegan los visitantes la cosa cambia. Santino se muestra cada vez más agitado y empieza a lanzar piedras a diestro y siniestro  e incluso -si puede- grandes pedazos de cemento. Los administradores del zoo no están muy tranquilos con esta costumbre y han colocado carteles de advertencia y vallas en algunos lugares.

Las actividades “preparatorias” de Santino han sido grabadas en video en numerosas ocasiones. Resulta muy difícil explicar esta conducta sin admitir que este chimpancé  tiene capacidad de planear la acción y anticipar los acontecimientos. Incluso ha llegado a hacer varios “arsenales” en lugares estratégicos desde los cuales lanza sus ataques.

No es la primera vez que se describe una conducta planeada en el chimpancé, pero hasta ahora se trataba de observaciones esporádicas. El trabajo ha sido publicado recientemente en la revista Current Biology y la comunidad de primatólogos está muy excitada.

No puedo dejar de identificarme con Santino; yo también querría tirarles piedras.

El trabajo aquí.

Proyecto Gran Simio

9 comentarios

Archivado bajo Animales, Chimpancé, Evolución, Filosofía, Psicología, Psicología Evolucionista

Retratos de familia

orrorin

Aragai, Kenia, 6 millones de años antes del presente

En una luminosa mañana de abril, este Orrorin tugenensis, acaso el primero de nuestra estirpe en caminar erguido, se adentra en la selva ecuatorial.

The Last Humans. G.J.Sawyer and V. Deak. 2007. Yale University Press.

2 comentarios

Archivado bajo Evolución, Paleontología

Al gimnasio o al transplante

37435-old-guy-running

Muchas personas practican deporte de forma intensa cuando son jóvenes y lo abandonan totalmente a partir de los treinta. Siempre he pensado que este “pattern” es muy poco ventajoso. En primer lugar, el deporte “competitivo” tiene evidentes riesgos de lesiones serias y otros efectos negativos. El deporte de élite no es bueno para la salud y, sin duda, esta no es una de las motivaciones principales de los deportistas famosos (que, lógicamente, deben buscar la fama). Por otro lado, el llevar una vida sedentaria a partir de los 30 es justo lo contrario a lo que le conviene al cuerpo. A medida que envejeces resulta más importante mantener la forma física.

Al deportista maduro y amateur todavía le persigue una cierta sensación de ridículo (“¿a dónde se cree que va éste?”). Por el contrario, el deportista joven y profesional le rodea un aura de gloria, aunque se esté destrozando los ligamentos o provocándose una hipertrofia del corazón. Siempre he mantenido esta idea y siempre he practicado deporte de forma frecuente, moderada y no competitiva. Por eso  me he sentido verdaderamente reivindicado al leer un estudio en la página web del British Medical Journal, según el cual hacer ejercicio moderado a partir de los 50 aumenta de forma significativa la esperanza y la calidad de vida.

El estudio se realizó sobre una muestra de unos 2000 individuos (del sexo masculino), los cuales fueron monitorizados durante más de un década (así que no sabemos si en las mujeres se produce un efecto similar, aunque probablemente sí). Lo primero que sorprende es la magnitud del efecto: hacer ejercicio equivale a dejar de fumar. Lo segundo, es que el efecto favorable se observa entre aquellos que hacen deporte a partir de los 50, independientemente de que lo hayan hecho antes o no. Es decir, el ejercicio físico durante las primeras cinco décadas no se corresponde con un aumento de la esperanza de vida, y a partir de los cincuenta sí.

Una observación: por “ejercicio físico” se entiende al menos tres horas semanales de ejercicio aeróbico. Lo siento, pero acercarse a la nevera por otra cerveza no cuenta.

4 comentarios

Archivado bajo Salud

Bio-humor

gary_larson6

Deja un comentario

Archivado bajo Humor

¿Y a mí…quién me protege?

toro_banderillas_sangre

De un mal gusto indescriptible. Así se podría calificar la campaña de la Conferencia Episcopal frente al proyecto de modificación de la Ley de interrupción voluntaria del embarazo. Y de una demagogia incalificable.

En primer lugar, los niños de unos 10 meses de edad, como el de la foto de la campaña, están protegidos por la leyes de este país (como no podría ser de otra manera). En segundo lugar, ¿qué tendrá que ver la protección de la Naturaleza con la cuestión del aborto? Para empezar, al proteger al lince se está conservando todo un ecosistema único, sin el cual el lince no puede sobrevivir; así que no se trata sólo del lince, sino de la liebre, al perdiz roja, el buitre negro, las encinas y muchas más especies de animales y plantas. Se me ocurren muchas razones para desear que el tesoro de biodiversidad que hemos heredado no desaparezca en pocos años.

La campaña no sólo dibuja una ecuación surrealista (protección al feto vs protección a la naturaleza), sino que lo hace en el país europeo que está a la cabeza en el maltrato animal y el único donde la tortura organizada constituye un motivo de diversión (y es difundida por las cadenas públicas de televisión).

Dejando de lado el mal gusto de la campaña publicitaria, vamos al fondo de la cuestión, en cuyo núcleo nos encontramos un problema biológico: el hecho que el desarrollo de un nuevo individuo sea un proceso gradual.  Cierto que el momento de la fecundación y el del nacimiento constituyen hitos del mismo, pero no por ello el proceso deja de ser gradual. El recién nacido es muy parecido al feto un momento antes de nacer.

En general, nuestros conceptos (sobre todo en materia legal) se adaptan mal a este tipo de procesos y preferimos distinciones claras y tajantes. Los problemas vienen cuando tratamos de “imponer” categorías claras y disjuntas sobre procesos que no las tienen.

Es evidente que todo ser humano tiene derecho a la protección de las leyes, y es igualmente evidente, que los padres no tienen derecho sobre la vida de sus hijos, aunque en un momento se la dieran. Ninguna legislación (que yo sepa) admite el infanticidio, aunque en algunas sociedades ha sido relativamente frecuente.

Por otra parte, es también evidente que los humanos (en particular, las mujeres) tienen derecho a decir cuándo y cuántos hijos desean tener. En las condiciones sociales “normales” en Europa, las mujeres tienen muchos menos hijos de los que son biológicamente posibles. Por lo tanto, es muy importante (para la madre, para el hijo y para la sociedad) que la reproducción se produzca cuando la madre considere que las condiciones son favorables para ello. Tener hijos supone un compromiso importante y duradero: es muy importante que salga bien.

Si ninguna mujer puede ser obligada a tener hijos, tendrá que poder decidir en qué punto para el proceso: no teniendo relaciones sexuales, empleando métodos anticonceptivos, interrumpiendo voluntariamente el embarazo ¿dónde acaba el derecho de la madre a decidir? ¿cuándo empieza a tener derechos legales el feto? Se pongan donde se pongan los límites, éstos serán (hasta cierto punto) arbitrarios y el tema es naturalmente opinable y debatible, pero la ley tiene que trazar una raya en algún sitio.

El debate se complica cuando entran en juego las consideraciones religiosas. Al parecer, la Iglesia Católica cree que el alma se crea en el momento de la fecundación, por lo que un zigoto (formado por una sola célula más un núcleo paterno) sería un ser humano de pleno derecho. Esto es problemático porque no hay ninguna evidencia de que el alma exista, en primer lugar, menos aun que se “incorpore” al proceso en el momento de la fecundación. Los católicos tienen derecho a creer en lo que quieran, pero deberían reconocer, al menos, que las creencias basadas puramente en la “Fe” no pueden introducirse en un debate que afecta a todos, católicos y no católicos.

Este es el punto clave. Si no hay evidencia de la existencia del alma, no pueden emplear el argumento. Las creencias religiosas son completamente respetables, pero tienen que quedarse en el ámbito privado. En un post anterior, comentaba que si una religión creyese literalmente en Papá Noel podría exigir que los aviones no volasen el 24 de diciembre, no fueran a chocar contra su trineo de renos. Recibí algún comentario indignado por “equiparar las creencias religiosas a creencias infantiles”. El problema es que si el argumento de la “Fe” se admite para una cosa, puede admitirse para (literalmente) cualquier otra.

En el mundo hay suficiente sufrimiento (padecido por humanos y otros seres sentientes) como para preocuparse demasiado por si el zigoto tiene o no “alma”… creo yo.

36 comentarios

Archivado bajo Biología, Filosofía, Laicismo, Libertad de expresión, Maltrato animal, Religión

Sexo precoz

nothobranchius

Para algunas especies del género Nothobranchius la prudencia carece de sentido. Estos peces habitan en charcas someras en el continente africano. El problema es que la mayoría de las veces estas charcas se secan durante la estación seca y todos los peces mueren, así que tienen que darse mucha prisa para completar su ciclo vital. Son capaces de reproducirse con tan sólo 3 semanas de vida.

Los huevos pueden resistir la desecación hasta  la siguiente estación lluviosa.

Y vuelta a empezar.

3 comentarios

Archivado bajo Animales, Sexo

Muerte y resurrección de un gen

dna

Una bonita historia sobre la muerte y posterior resurrección del gen humano IRGM ha sido publicada la semana pasada en PLoS genetics. En el trabajo ha participado Tomas Marques-Bonet, del Institut de Biologia Evolutiva de Barcelona. Los IRGs (Immunity Related GTPasas) son una familia de genes que, como indica su nombre, participan en la respuesta inmunológica de los vertebrados, particularmente en la resistencia a patógenos intra-celulares. En estudios anteriores se había relacionado una variante de este gen con la Enfermedad de Crohn. Genes similares existen en muchas otras especies de mamíferos; curiosamente, el gen que poseemos los humanos tiene unas características muy especiales. Cuando los investigadores se han puesto a estudiar la historia evolutiva de este gen particular se han encontrado con una historia realmente fascinante.

En varias especies de mamíferos existen genes de esta familia génica (técnicamente son parálogos: genes similares pero no idénticos que evolucionan dentro de una especie, después de un proceso de duplicación génica). Esto es lo que ocurre en el genoma del ratón y el del perro, así como en una especie de prosimio. Sin embargo, esta familia génica quedó reducida a un solo gen (y encima no-funcional) en el linaje que lleva a los simios; los análisis muestran que una secuencia Alu se coló en el interior del mismo, creando una prematura señal de stop y, por tanto inactivándolo. Esto no es, en principio, demasiado sorprendente. Las Alu constituyen un grupo de secuencias repetidas muy abundantes en los genomas de nuestro linaje, lo que ocasiona fenómenos de re-organización en el DNA. Esto debió ocurrir antes de la separación entre monos del Nuevo Mundo y del viejo Mundo.

Aparentemente, IRGM estuvo viviendo el sueño de los justos en el genoma de nuestros antecesores (sin hacer nada, ni siquiera estorbar) durante unos 25 millones de años, para ser accidentalmente “resucitado”. En este caso, el “salvador” parece ser un retro-transposón, una secuencia derivada de un virus y que tiene capacidad de saltar de un lado a otro en el DNA, el cual se volvió a colar dentro del gen inactivado recuperándose la malla de lectura. Los retro-transposones, como las secuencias repetidas, son “habitantes” frecuentes en los genomas. Además, el gen resucitado muestra la huella de selección purificadora dentro de la rama de los homínidos, lo que indica que recuperó la función (o al menos alguna función).

Estos datos, unidos al hecho de que el gen se expresa en la actualidad en diversos tejidos humanos, y al hecho ya mencionado de su posible papel en la enfermedad de Crohn, llevan a los investigadores a concluir que IRGM probablemente es un gen funcional en nuestra especie. Estrictamente hablando, se trata de un gen muerto y probablemente resucitado.

Este trabajo nos indica (una vez más) que el proceso evolutivo es enormemente complejo y que puede ir hacia “atrás” o hacia “adelante”, en el sentido de que un gen puede aparecer, desactivarse y volver a entrar en acción. Claramente, no hay evidencia de un “diseñador” al mando, pero eso no quiere decir que el proceso carezca de “sentido”. En este caso, el “sentido” lo proporciona la eterna e incesante lucha de todo organismo contra sus  patógenos.

En verdad, los caminos de la Evolución son difíciles de escrutar.

El trabajo aquí:

10 comentarios

Archivado bajo Ateísmo, Evolución, Genes

Retratos de familia

homo_erectus

Sangiran, Java; hace un millón de años.

Este Homo erectus prepara sus armas a la luz de la hoguera para la cacería del día siguiente. Su grupo sólo lleva una generación en la pequeña isla, pero su número esta creciendo rápidamente. Cada vez es más difícil encontrar alimento. Los más jóvenes miran inquietos hacia el Levante, donde se distingue la silueta de otra isla, no demasiado lejos. Tel vez sea el momento…

The Last Humans. G.J.Sawyer and V. Deak. 2007. Yale University Press.

2 comentarios

Archivado bajo Evolución, Paleontología

La vitamina D podría disminuir el riesgo de resfriados

resfriado

Durante años vivimos con el mito de que la vitamina C podía protegernos del resfriado, hasta el punto de que esta sustancia sigue siendo un componente común en los medicamentos para este fin. El “padre” de este mito fue el gran Linus Pauling, por otra parte, uno de los científicos más brillantes del siglo XX. Por razones difíciles de explicar, Pauling decidió que en este punto (el de la vitamina C), su intuición tenía más peso que la evidencia experimental. Y, evidentemente, “la cagó”.

En su libro publicado en 1970, “Vitamin C and the common cold”, Pauling recomendaba –sin datos- consumos diarios verdaderamente astronómicos de esta sustancia y muchas personas en todo el mundo siguieron su consejo, a pesar de la indignada respuesta de la mayoría de los nutrólogos. La buena noticia es que el ácido ascórbico es una sustancia relativamente inocua y lo más que se puede pillar por esto es una diarrea o una piedra en el riñón.

La historia debería hacernos reflexionar sobre cómo se llega a alcanzar una “conclusión” dentro de la comunidad científica y –sobre todo- debería recordarnos que en Ciencia el argumento de autoridad no es aceptable. Por mucho prestigio que tenga un científico, sus afirmaciones tienen que estar respaldadas con datos si quiere que se consideren “científicas”. Tal vez los miembros de la Academia Sueca deberían hacer como los organizadores de los “triunfos” en la antigua Roma: el general vencedor llevaba un esclavo a su lado que le repetía continuamente: “¡Recuerda que sólo eres un hombre!”.

Pero no es sobre esto de lo que quería hablar hoy. El caso es que, según un estudio publicado en Archives of Internal Medicine, la vitamina D –no la C- podría disminuir realmente el riesgo de resfriados. En este caso, los autores se basan en un estudio amplio en el que observan una correlación entre los niveles de esta sustancia en sangre y la frecuencia de infecciones respiratorias. El efecto parece estar mucho más acusado entre personas que padecen asma u otras enfermedades respiratorias crónicas.

Una correlación es poca cosa, pero es un principio. Naturalmente, hace falta mucha más investigación para llegar a una recomendación de consumo diario; así que –por favor- si alguien están pensando en correr a la farmacia más cercana, que no lo haga. El consumo de vitaminas por encima de los niveles normales en la dieta no está exento de riesgos y más aun en el caso de la vitamina D.

Tiene bemoles que el resfriado siga siendo una enfermedad “incurable”.

El trabajo aquí:


2 comentarios

Archivado bajo Salud

Bio-humor

gary-larson-1984-far-side-anthropologists

Deja un comentario

Archivado bajo Humor

Dominancia masculina y éxito reproductivo

macho_man

Uno de los temas calientes de la Psicología Evolucionista (y recurrente en este blog) es el de las diferencias entre hombres y mujeres. No voy a repetir aquí toda la retahíla de post anteriores, sino comentar un artículo reciente que –en mi opinión-tiene una importancia capital para sostener el edifico de la PE. En apariencia, no se diría que el trabajo tenga tanta importancia. Se limita a demostrar que en una población de chimpancés existe una clara correlación entre el “rango” que ocupa un macho en la jerarquía del grupo y su éxito reproductivo.

El tema no es nuevo en absoluto. Desde hacía mucho tiempo se suponía que tal correlación era cierta. Sin embargo, una cosa es suponer y otra muy distinta probar. En este caso, los investigadores estudiaron a una población de chimpancés en la reserva de Gombe (Tanzania) durante 22 años, estableciendo claramente quiénes eran los machos dominantes así como la paternidad de todas las crías nacidas en ese periodo. Los resultados mostraron sin ambigüedad las ventajas reproductivas que tiene para un chimpancé ser dominante, aunque también mostraron que no es una cuestión de blanco/ negro. Los machos de bajo rango también ser reprodujeron. No es el primer trabajo que publica unos resultados similares, pero sí uno de los más completos realizados en chimpancés salvajes.

Nosotros somos diferentes de los chimpancés, pero también hemos evolucionado en grupos donde existe una jerarquía. Diversos estudios en cazadores-recolectores modernos también indicaron una relación entre jerarquía y éxito reproductivo. El problema es que la inmensa mayoría de las sociedades de cazadores-recolectores que existieron en el pasado han desaparecido en la actualidad, por lo que es imposible contrastar esta hipótesis de forma general.

Las consecuencias de este hecho siguen estando presentes (y de qué modo) en la sociedad actual. Si los machos dominantes siempre se han reproducido más, habrán dejado una generosa ración de sus genes para las siguientes generaciones, incluyendo aquellos genes que favorecen en desarrollo de personalidades dominantes. Cabe esperar que los machos actuales de nuestra especie sigan tratando de ser dominantes y ocupar altas posiciones en la jerarquía (cualquiera que sea), aunque en la actualidad el proceso no esté necesariamente ligado a la reproducción.

Entender este hecho no implica aceptarlo, al contrario, es el primer paso para cambiarlo.

1 Comentario

Archivado bajo Animales, Antropología, Biología, Evolución, Sexo

Optimistas de nacimiento

optimista

Mi amiga Alejandra es una optimista incurable. Donde los demás vemos problemas, ella ve oportunidades. Cuando para los demás truena, para ella hace sol. Debo decir que esta actitud de mi amiga le resulta útil, en general, a pesar de que con bastante frecuencia sus predicciones no resultan acertadas. Paradójicamente, aunque su optimismo no constituye una base de conocimiento fiable, suele ser bueno para ella. Pero no se trata de una estrategia. Sucede que mi amiga es así.

La polémica del vaso medio lleno o medio vacío lleva rondándonos milenios (seguramente decenas de milenios). Es evidente que algunas personas manifiestan un sesgo al valorar los aspectos positivos/negativas de cada cuestión y ese sesgo suele ser consistente ¿Por qué mi amiga Alejandra es así?

Curiosamente, el Modelo Social Estándar no se había inventado hasta ahora una explicación (naturalmente, ambientalista) para este tipo de personalidades (es posible que sí la haya inventado y yo la desconozca). Hablando en serio, no puede descartarse que determinadas condiciones sociales o educativas influyan, aunque no está nada claro cuáles son estas condiciones. En cambio, que los genes ejerzan una poderosa influencia sobre este carácter constituye una afirmación cada vez más sólida y avalada por una notable evidencia experimental.

Un artículo publicado en los Proccedings of the Royal Society B nos trae una nueva pieza de evidencia en este sentido. Según estos investigadores, algunos individuos tienden a evitar selectivamente la información que les resulta emocionalmente negativa, y este sesgo parece estar asociada a la variante alélica larga (L) de un transportador de serotonina. De nuevo, esta tendencia parece estar asociada a un alto nivel de sociabilidad y bienestar psicológico.

Evidentemente, las cosas son bastante más complejas. Hay otros genes y otros neurotransmisores implicados. Lo que cada vez está más claro es que los genes determinan (en parte) aspectos importantes de la personalidad.

El trabajo aquí:

12 comentarios

Archivado bajo Felicidad, Genes, Psicología

Retratos de familia

homo_flosresiensis

Isla de Flores, Indonesia. 12.000 años antes del presente.

Esta diminuta hembra de Homo floresiensis tiene el dudoso honor de ser la última representante de su especie. Una extraña enfermedad acabó con los demás miembros del pequeño grupo. Contempla el mar con ojos tristes porque sabe que su destino está sellado.

The Last Humans. G.J.Sawyer and V. Deak. 2007. Yale University Press.

3 comentarios

Archivado bajo Evolución, Paleontología

El origen oral de la moral

disgust1disgust4disgust2disgust3

La palabra “repugnante” puede aludir tanto a un estímulo literalmente vomitivo como a una conducta percibida como injusta y “moralmente repugnante”. Aparentemente, esta conexión entre la repugnancia estomacal y la moral podría tratarse simplemente de una metáfora, pero para Chapman y sus colaboradores de la Universidad de Toronto la cosa va mucho más allá. La hipótesis de estos investigadores es que la respuesta emocional frente a estímulos estomacal y moralmente repugnantes es similar y probablemente tiene un origen evolutivo común. Así, un tipo de respuesta destinado evitar comidas tóxicas (p.e. sensaciones de asco frente a determinados olores) pudo ser transferida a otros estímulos o determinadas conductas.

De acuerdo, la idea es bonita y coincide con el principio de la pre-adaptación: un carácter existente y que cumple cierta función en una especie puede ser “reclutado” por la evolución para realizar una función diferente. Originalmente, el sistema de “repugnancia” verdadera consistiría en un “sistema de evaluación” destinado a evitar alimentos tóxicos; en una primera fase dependería de ciertos olores o sabores, pero podría ampliarse para rechazar alimentos en función de su origen percibido. Posteriormente, mediante una evolución cultural y biológica podría transferirse a determinados símbolos; p.e. un individuo devoto podría sentir verdadero rechazo ante alimentos prohibidos por su religión. Finalmente, el sistema se habría extendido al rechazo de determinadas conductas, como el incesto o la injusticia flagrante. Durante este proceso, el sistema de rechazo habría seguido teniendo valor adaptativo, ya que permitiría comunicar la “negatividad” de determinadas cosas o acciones.

La cuestión es ¿cómo contrastar esta hipótesis? Los autores del trabajo descubrieron que se activan los mismos músculos ante situaciones de repugnancia “gustativa” (sabores desagradables), repugnancia “básica” (fotografías de cosas desagradables) y repugnancia “moral” (percepción de injusticia en un juego de ultimátum). En los tres casos se produjo una elevación del músculo levator labii, lo cual es consistente con la hipótesis. El siguiente paso (supongo) será examinar los cerebros de los sujetos experimentales mientras “sufren” los estímulos mencionados, empleando las modernas técnicas no invasivas, como la tomografía por emisión de positrones, y ver si en todos los casos se activan los mismos circuitos cerebrales.

A un nivel mucho más primario, intuyo que la hipótesis debe ser cierta porque cuando oigo hablar a algunos políticos me dan arcadas secas.

Chapman et al. (2009) Science, 323:1222-1226

5 comentarios

Archivado bajo Evolución, Psicología, Psicología Evolucionista

Harén de maridos

jacana

La jacana bronceada (Metopidius indicus) es un ave acuática que habita en regiones tropicales. Puede decirse que las hembras de estas especie han logrado, no ya la igualdad con los machos, sino revertir los “papeles tradicionales”. Una hembra de jacana se aparea normalmente con un harén de hasta cuatro machos, dentro del territorio que ella defiende con fiereza. La hembra pone los huevos (claro), el resto de las labores se las deja a sus “maridos”: construir el nido, empollar el huevo y alimentar al polluelo. De esta forma, el éxito reproductor de la hembra es mucho mayor que con el método tradicional.

¡Enhorabuena, chicas!

8 comentarios

Archivado bajo Animales, Sexo

Los colores del lobo

wolf

Para muchas personas (un servidor incluido) resulta obvio que el color del pelaje de muchos animales debe tener un valor adaptativo. Los ejemplos son innumerables: las especies de oso, liebre, zorro y perdiz que viven cerca del ártico tienen coloración blanca, mientras que las especies emparentadas que habitan regiones templadas son de colores pardos o grises. Algo debe haber. Curiosamente, la cuestión ha generado algunos debates furiosos, con acusaciones por parte de algunos “anti-seleccionistas” de inventar historias ad hoc.

El tema se trató de largo en un post anterior( http://pablorpalenzuela.wordpress.com/2008/06/08/recuerdos-desde-madison/ ). Mi opinión (bastante poco arriesgada) es que las “historias ad hoc”, como la de que los animales de Ártico sobreviven más si tienen coloración clara, deben considerarse como hipótesis. Para contrastarlas más allá de toda duda razonable necesitamos identificar los genes implicados en el carácter que sea y estudiarlos con los métodos de la “Evolución molecular”. Y eso es exactamente lo que han hecho los autores de este bonito trabajo publicado en el último número de Science sobre los colores del lobo.

Generalmente, los lobos que habitan en la tundra canadiense son de colores claros, mientras que entre los que viven en zonas boscosas, más al Sur, los colores oscuros son relativamente frecuentes. A este patrón se superpone el hecho de que los individuos se tornan grises con la edad. Varios genes son responsables de esta coloración, entre ellos el receptor de melanocortina Mc1r y el denominado locus K. Este último parece ser responsable del melanismo en los lobos americanos.

Dejando un poco de lado los detalles técnicos, podría decirse que los autores del trabajo han descubierto dos cosas realmente interesantes. La primera es que la coloración oscura proviene del perro doméstico y se ha introducido en las poblaciones de lobos salvajes por hibridación con éstos (fenómeno conocido como introgresión). Los datos no permiten decir cuándo sucedió este fenómeno, pero pudo ocurrir hace unos doce mil años, con la llegada de los primeros humanos al continente americano (los cuales llevaron consigo sus perros). El segundo descubrimiento es que el locus K contiene la huella de haber estado sometido a selección positiva, lo que indica que la coloración puede ser un componente importante de la fitness de los individuos. Un fenómeno similar ha sido observado entre los lobos europeos y los coyotes.

En definitiva, el valor adaptativo del color de los lobos no parece ser una historia “ad hoc”. En otros casos, habrá que seguir trabajando.

Anderson et al. p. 1339

5 comentarios

Archivado bajo Animales, Biología, Evolución, Genes

Bio-humor

cgon81l

Te acordaste de los preservativos ¿verdad?

Deja un comentario

Archivado bajo Humor

Vampiro descubierto en su tumba

vampire


La noticia ha dado la vuelta al mundo y no me extraña, tiene todos los elementos de una película de terror. La imagen es bastante morbosa por sí misma, si le añadimos la palabra “vampiro” es normal que los medios se derritan. El pequeño problema es que a lo mejor la historia no es cierta.

A los hechos. El esqueleto de la imagen, perteneciente en concreto a una mujer, fue enterrado con un ladrillo en la boca en la Venecia del siglo XVI, en un momento en que esta ciudad estaba siendo azotada por la plaga (peste negra).

Según su descubridor, Mateo Borrini, las crónicas de la época muestran que entonces se pensaba que los “vampiros” podían extender la enfermedad, ya que tenían la desagradable costumbre de morder el sudario, que con cierta frecuencia entre los afectados por la enfermedad, tenía restos de sangre. A la mujer la enterraron con un ladrillo en la boca para evitar esto y que después fuera contagiando a otras personas (es lo que tienen los vampiros, que después de muertos siguen teniendo vida social).

Mateo Borrini asegura que es la primera evidencia de “exorcismo” contra los vampiros. Otros arqueólogos opinan que la idea es completamente ridícula.

¿Tal vez hablaba demasiado?

8 comentarios

Archivado bajo Arqueología

Francis Bacon ¿pintor evolucionista?

bacon

Impresionado por la aguda visión de la naturaleza humana que muestra Francis Bacon en sus cuadros, particularmente en sus versiones del famoso retrato de Inocencio X de Velázquez.

Donde el pintor sevillano veía a un hombre poderoso, inteligente y taimado, Bacon vio a un macho alfa de una especie primate defendiendo su estatus.

¡Fantástico!

1 Comentario

Archivado bajo Arte, Biología, Evolución

¿Experimentan las aves placer sensorial?

loro_gris_africano1

Esta es la atrevida pregunta que se hace Michel Cabanac, de la Universidad de Laval en Canadá y nos cuenta en una artículo reciente en la revista Evolutionary Psychology. Debo decir en primer lugar en que a mí el artículo me ha parecido bastante confuso en su planteamiento y conclusiones, pero al mismo tiempo nos cuenta una historia fascinante.

La pregunta lleva largo tiempo rodando entre los filósofos con formulaciones ligeramente distintas. Por ejemplo, el filósofo Thomas Nagel se preguntaba ¿Cómo es ser un Murciélago? La pregunta es bastante retórica a menos que dispongamos de un sistema experimental para avanzar. Y eso es justamente lo que ha conseguido Cabanac (o al menos, él lo cree así). La aproximación que ha elegido este investigador es tan simple que produce cierto estupor: para saber cómo piensa un animal lo que hay que hacer es enseñarle primero a hablar y después preguntárselo.

Como modelo experimental eligieron a Aristóteles, un ejemplar de loro gris (Psittacus erythacus) y procedieron a enseñarle a hablar (en francés) siguiendo el clásico método triangular: dos personas hablaban entre ellas y sólo miraban a Aristóteles cuando pronunciaba palabras de forma correcta (o al menos entendible). De esta forma, el bueno de Aristóteles aprendió unas cuantas palabras que le permitían conseguir juguetes, “donne bouchon” (dame el corcho), o la atención del experimentador, “donne gratte” (ráscame). En el estado 3, la palabra “bon” se añadió al limitado vocabulario de Aristóteles. Cabanac decía bon cuando le daba al loro el objeto/estímulo pedido, el cual –presumiblemente- le resultaba agradable. Aristóteles empezó a transferir la palabra bon a otros estímulos y a emplear frases cortas como “yaourt bon” (yogur bueno). Finalmente, Aristóteles llegó a transferir el concepto a objetos tales como las pasas (raisin bon), una asociación que el experimentador asegura que nunca hizo.

A partir de este uso del vocabulario (por otra parte limitado) y, sobre todo, a la capacidad de transferir un adjetivo a otras palabras, Cabanac concluye que las aves (al menos Aristóteles) tienen la capacidad de experimentar placer sensorial.

Cabanac acaba el artículo agradeciendo la paciencia de su mujer al permitir que realizase estos experimentos en su casa. En esto blog nos solidarizamos con ella.

Felicitaciones, Madame Cabanac.

El artículo aquí.

7 comentarios

Archivado bajo Animales, Biología, Filosofía, Lenguaje, Psicología

Retratos de familia

p_boisei

Lago Malami, Tanzania. 2 millones de años antes del presente.

Armado con sus robustas mandíbulas, este Paranthropus boisei no tiene grandes dificultades para encontrar alimento en la espesa pradera de gramíneas que habita.

The Last Humans. G.J.Sawyer and V. Deak. 2007. Yale University Press.

3 comentarios

Archivado bajo Animales, Biología, Evolución, Familia, Paleontología, Uncategorized

La primera penetración sexual de la Historia

placoderm_mother

Aunque la mayoría de las especies de peces realizan el sexo sin penetración mediante fertilización externa de los huevos, algunas especies son realmente vivíparas. En este caso, las crías nacen “vivas” del cuerpo de la madre, y la fertilización es, por supuesto, interna. Una pregunta interesante es cuándo apareció en la Evolución esta forma de reproducción, mayoritaria entre los mamíferos. Un equipo australiano ha descubierto un fósil que demuestra que el viviparismo es mucho más antiguo de lo que se pensaba.

El fósil en cuestión pertenece al grupo de los placodermos, peces acorazados, que vivieron entre 430 y 360 millones de años. Al visualizar el interior del fósil en tres dimensiones, se encontraron en el interior otros peces de pequeño tamaño y que tenían las características típicas de los placodermos. Al principio, se pensó que constituían restos de la última comida del pez, pero al examinarlos con más detalle se vio que no tenían marcas de mordiscos ni restos de erosión por los ácidos del estómago. Esto sugiere que los pececitos no eran restos de comida sino embriones.

Además, el examen de otros fósiles de placodermos ha revelado la existencia de unos pequeños apéndices pélvicos que probablemente facilitaban la copulación, tal como ocurre en los tiburones actuales.

Este descubrimiento nos dice que el “acto sexual” ya se practicaba hace unos 380 millones de años. Hay pocas cosas nuevas bajo el sol.

Long, J., Trinajstic, K. & Johanson, Z. Nature 457, 1124–1127 (2009).

2 comentarios

Archivado bajo Animales, Biología, Evolución, Familia, Paleontología, Sexo

Bio-humor

2588302145_ce6984f5d3_o

Tenemos que hablar…

Deja un comentario

Archivado bajo Humor

La primera huella del hombre

127821-fbhuman-footprints-in-mud-in-the-grand-canyon-posters

Un equipo científico describe en el último número de Science el descubrimiento de huellas humanas en Ileret (Kenia) con una antigüedad de aproximadamente 1.5 millones de años. No son las más antiguas que se conocen; las famosas “pisadas de Lucy” en Laetoli (Tanzania) tienen 3.5 millones de años. Sin embargo, éstas últimas corresponden a un diminuto (o diminuta) Australophithecus afarensis mientras que las primeras corresponden a alguno de los primeros representantes del género Homo. Por ello pueden considerarse propiamente como las primeras huellas humanas de las que se tiene noticia.

Los investigadores han comparado las huellas de Ileret con las de Laetoli empleando herramientas estadísticas sofisticadas. La principal conclusión es que las pisadas de los primeros Homo son difícilmente distinguibles de las de los humanos actuales, pero muy diferentes de las de Laetoli y de las de los chimpancés actuales. El dedo gordo es más corto y tiene una posición paralela a los otros, mientras que en el chimpancé está torcido hacia fuera. Además, las huellas de Ileret muestran que el “puente” del pie ya existía hace 1.5 millones de años.

El hallazgo es particularmente importante dado que nuestra forma de caminar erecta constituye una de las adaptaciones más características del ser humano. Podría decirse que las huellas encontradas en Kenya son lo más parecido a una “conducta fosilizada”.

M. R. Bennett et al., Science 323, 1197 (2009).

3 comentarios

Archivado bajo Antropología, Evolución, Paleontología